Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El valor social del Maestro

“Aquellos que educan bien a los niños merecen recibir más honores que sus propios padres, porque aquellos sólo les dieron vida, éstos el arte de vivir bien.” Aristóteles


El presidente Santos y su Ministra de Educación presentaron las líneas gruesas de su programa de educación y todo parece indicar que daremos un paso adelante. Se habla con insistencia de calidad, lo que da esperanzas, pero impone múltiples retos.
Recientemente el presidente Piñera, de Chile, señalaba que era imperativo preguntarnos: “¿Está Colombia incentivando a los buenos profesores? ¿Está Colombia capacitando bien al magisterio? ¿Está Colombia diciéndoles a los profesores que no cumplen con su labor que no pueden seguir sacrificando una generación tras otra de niños?”
Preguntas pertinentes, si nos remitimos a los resultados educativos. Colombia quedó en el puesto 52 entre 65 países en la última prueba PISA (Programfor International Student Assessment), que mide las competencias de los estudiantes de 15 años, en ciencias, matemáticas y lectura. Esto indica que un alto porcentaje de nuestros jóvenes no entienden lo que leen y no son capaces de elaborar operaciones matemáticas de 2 dígitos. Es decir, no saben leer, ni sumar, ni restar.
¿Cómo pueden aprender si no entienden lo que mecánicamente decodifican? Saber leer no es estar alfabetizado. Y en cuanto a matemáticas, ¿cómo formar jóvenes que piensen con lógica, si ni siquiera tienen la esencia del pensamiento lógico que da la matemática básica?
¿Por qué no superamos estas cifras y nuestros jóvenes, a pesar de ir a la escuela, mantienen resultados tan pobres? ¿Dónde está el meollo de este asunto? Algunos dicen que entre otros factores, la razón es que no se enseña bien. Es decir, que el problema son los maestros. Entonces, ¿qué hacer? ¿Cómo lograr que los maestros tengan la formación que les permita educar con la calidad, la dedicación y la pasión requerida?
El primer paso que debemos dar como sociedad, es situar al maestro en el lugar que le corresponde: altísima jerarquía social, respeto, reverencia y una remuneración acorde. El maestro, a su vez, deberá demostrar que merece tal dignidad, manifestando mística, comportamiento ético y actualizando sus conocimientos en forma permanente.
Es inaudito que cuando un joven anuncia que estudiará una profesión de las consideradas no lucrativas, léase filosofía, literatura, o pedagogía, sus padres, amigos y óigase bien, hasta sus maestros, reaccionan con frases tan peyorativas y denigrantes como: “con esa profesión terminarás muriéndote de hambre o si acaso serás un pobre profesor”. ¡Un pobre profesor! Es decir, un ciudadano de segunda. Esto implica reconocimiento nulo o bajo, salarios bajos, autoestima baja…
Mientras siga primando esta concepción del maestro, no podremos aspirar a que nuestra educación adquiera en las mentes de todos los ciudadanos, incluidos los dirigentes, la importancia requerida.
Quizá con una nueva actitud social y política hacia los maestros, logremos responder afirmativamente las preguntas de Piñera y alcancemos esa educación de calidad que tanto se necesita para que un pueblo aspire a su libertad, forje su bienestar y trabaje para alcanzar su felicidad plena.


*Directora del área de internacionalización de la UTB y estudiante virtual de literatura de la UNAB
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La mediocridad academica de

La mediocridad academica de muchos de sus integrantes,culpable de esa poca valoracion social,hacen deporte de integracion los fines de semana con muchas amargas y autoelogios y poca autocritica

Seria bueno saber, asi como

Seria bueno saber, asi como han estratificado a la sociedad colombiana, que tambien se diga por estratos socieconomicos los resultados de la prueba PISA, ya que ahi tambien hay grandes diferencias socioculturales bien importantes para los resultados obtenidos Si la calificacion cuantitativa hubiera traumatizado ninguno de los dirigentes actuales estuvieran en esos sitios de privilegio, pero la cambiaron por la evaluacion cualitativa, que tiene el sesgo de quien la hace...no quien la recibe...