Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

En busca de la felicidad perdida

En esta época nos da por hacer balances, pronosticar, tener buenos propósitos y creer que todo acaba el 31 y empieza otra vez el 1º de enero. Habrá un nuevo gobierno y muchos diagnostican y aconsejan. 

Es bueno que editoriales y columnas pongan el dedo en las múltiples llagas para llamar la atención de los nuevos gobernantes. Los retos son múltiples y enormes.

Pero nadie menciona la felicidad como objetivo, a pesar de que en el acta de independencia de Cartagena, dice que el principal fin de un gobierno debe ser la felicidad y que el pueblo de Cartagena decide independizarse, haciendo uso de la “facultad que tiene todo pueblo a separarse de un gobierno que lo hace desgraciado”. ¿Cuándo dejó de ser la felicidad el fin del gobierno y por qué los pueblos no se rebelan cuando éste los hace desgraciados? Definir y medir la felicidad no es fácil. Se confunde con alegría, con placer, con tranquilidad. Y aunque tiene un poco de todos, no es ninguno. Es más bien un bienestar que brota de la unión física y espiritual (no confundir con religión).

Se dice con desparpajo que Colombia es de los países más felices; yo no lo creo. Tal vez alegres y apasionados… pero ¿felices donde hay tanta desigualdad? ¿Donde no todos tienen las mismas oportunidades? ¿Donde tantos no tienen con qué comer o dónde dormir? ¿Donde pocos sueñan porque “esperan sin esperanza”?

Quienes tienen muchos bienes, la buscan en ellos y aplauden la célebre frase de Óscar Wilde: “el dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan parecida que necesita un especialista avezado para verificar la diferencia”. Entonces, derrochan buscando comprarla. En la sociedad de consumo que se consume a sí misma, es cada día más esquiva. El filósofo francés Serge Latouche, dice: “hay que vivir mejor con menos para encontrar la felicidad; la gente feliz no suele consumir". Vemos en el mundo un malestar creciente. La gente no se siente feliz y reclama airada otras formas de vida. Los indignados de España y Wall Street o las protestas en los países árabes, son manifestaciones de infelicidad buscando cambio de paradigmas. La felicidad es la máxima aspiración humana. Por ende, como dice nuestra acta de independencia, debe ser el objetivo primordial de los gobiernos y de los ciudadanos.

Buscando, encontré un pequeño país en los Himalayas que llaman “el reino de la felicidad”. Bután no mide su progreso y desarrollo por el PIB sino por el FIB (Felicidad Interna Bruta). Su gobierno se preocupa por tener una economía floreciente, solo para obtener los fondos suficientes y dar a la gente lo necesario para alcanzar la felicidad. Las decisiones políticas se toman con base en la felicidad que dan al pueblo. Sus principales valores son: felicidad, igualdad de género y preservación medioambiental. Su utopía ya no es aislada, se han realizado cinco congresos internacionales sobre FIB.

¿Por qué no adoptar sus metas e indicadores, en vez de seguir aferrados a un sistema que tiene al país tan pobre, tan desigual y sobre todo tan desgraciado? Señores Terán y Gossaín, ahí les dejo mi consejo. ¡Éxitos en su gestión!



*Directora del área de internacionalización de la UTB y Estudiante de literatura virtual de la UNAB.



iliana.restrepo@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ileana, cuando tu ibas, ya

Ileana, cuando tu ibas, ya yo venía.... Por lo general le sucede a los "snobistas"; o cuando el mundo se mira desde la frivolidad de "Cosmopolitan" o "Vanidades"

(1 Timoteo 1:11) 11 según las

(1 Timoteo 1:11)
11 según las gloriosas buenas nuevas del Dios feliz, que me fueron encomendadas.
Si seguimos a un Dios Feliz, nosotros seremos felices, así como los gobernantes de Bután.

Oye Iliana y, porqué esta

Oye Iliana y, porqué esta recomendación, no se la haces principalmente al presidente Santos y sobre todo porqué no se la hicistes al narco paraco Uribe? ... me huele a sólo ánimo de echarle vainas a Campo por ser negrito y no de tu laya. ¡Jajajajajajajaja, no nos creas tan pendejo, a otro perro con ese hueso!

AQUI CUALQUIERA ESCRIBE,

AQUI CUALQUIERA ESCRIBE, ESTOY SEGURA QUE ESTA NIÑA COMO LA MAYORIA DE LA GENTE QUE ESCRIBE EN EL UNIVERSAL, NO SABEN DONDE QUEDA NELSON MANDELA, NI HAN JUGADO CON EL POPO CUANDO ESTABA CHIQUITA!!!!!QUE LATA