Indicadores económicos
2017-10-17

Dólar (TRM)
$2.932,05
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.462,75
UVR, Ayer
$251,96
UVR, Hoy
$251,97
Petróleo
US$51,45

Estado del tiempo
2017-10-17

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 03:18

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Enfermedad y poder

El 23 de febrero, después de varios días de rumores, Chávez, confesó tener un nuevo tumor y que iría a Cuba a tratárselo. 

La enfermedad que agobia al presidente venezolano desde hace más de un año, que parece que ha tenido una recidiva, es un misterio envuelto en un enigma, pues parece que para el chavismo divulgarlo podría tener consecuencias políticas. El hermetismo, en cuanto a las enfermedades de los jefes de Estado, ha sido constante en las autocracias. Todavía no se sabe el nombre de la enfermedad que padeció Fidel Castro en 2006, que lo obligó a delegar el poder en su hermano Raúl.

La muerte de Lenin era un enigma, hasta que gracias a la Perestroika, se desvelaron muchos documentos secretos y se supo que padecía de neurosífilis (Lenin era bravo con la bragueta), la cual le produjo cefalea, confusión, insomnio, irritabilidad y alteraciones visuales, y que murió de una hemorragia cerebral.

Stalin aprovechó esta circunstancia para catapultarse políticamente y “brincarse” a otros dirigentes comunistas de mayor envergadura. Stalin a su vez, después de la conferencia de Yalta, desarrolló una hipertensión severa que poco a poco fue minando su organismo, al punto de que tuvo una demencia que le llevó a desconfiar de los médicos, por lo que se automedicaba con hierbas. Este déspota falleció el 5 de marzo de 1953 de una hemorragia cerebral.

Hitler es otro caso emblemático de hermetismo. Este dictador sufrió de Parkinson e hipertensión desde 1938. Estas enfermedades se le agravaron en 1943, después de la derrota de Stalingrado. Tras el atentado del 20 de julio de 1943, sufrió de ruptura de tímpanos y padeció de mareos y zumbidos en los oídos. Para terminar de empeorar este asunto, Hitler desconfiaba de los médicos especialistas, por lo que su cuidado  estaba a cargo de Theodor Morell, un médico que si bien era egresado de una universidad, creía en la astrología y usaba productos exóticos y medio “carnestoléndicos” como estricnina, cocaína, extractos de testículos de toros y hierbas de origen dudoso. Estas terapias extravagantes convirtieron al dictador alemán en una ruina humana, tal como se ve en la última foto que le tomaron, en abril de 1945, varios días antes de suicidarse.

Por último se dice que Mao sufría de depresión, hipertensión, moniliasis, gingivitis, (no se cepillaba los dientes), hipertensión y en sus últimos años padeció de una rara dolencia neuromuscular denominada como enfermedad de Lou Gehrig. Su muerte parece que fue debida a un infarto.

En fin, el secretismo y el desprecio a los consejos médicos es parte de la patología del pecado de Hybris, común en los autócratas, quienes enfermos de narcisismo, creen que son invulnerables y no escuchan a los médicos, además de que piensan que los estragos de las enfermedades comprometen la estabilidad de su régimen en razón de que la imagen del déspota fuerte, sano e inmune a las dolencias de los mortales, es parte de la “carreta” ideológica que se difunde a las masas para lograr su sumisión. Este pecado, el de Hybris según la mitología griega, era castigada por la diosa Némesis, y ahí están los casos de Hitler, Stalin y otros más para corroborarlo.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese