Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Entre la nostalgia y la añoranza

Preparando mi próxima partida, se ha anticipado mi nostalgia por lo que no encontraré a mi regreso. Cartagena será, es, todos los días, una ciudad distinta.

Por ejemplo, ya no estarán los vendedores ni los comederos de la Plazoleta de la Olímpica. Al parecer, no es posible limpiar y embellecer el área dignificando su trabajo y manteniéndolos allí.

El Plan de Ordenamiento Territorial vigente sugiere otra cosa. Entre sus objetivos están: “fortalecer la identidad y la integración cultural de la población cartagenera…a través del estímulo al reconocimiento propio de su entorno físico, para conseguir que acceda a la identificación de los potenciales productivos que le garanticen una calidad de vida acorde con sus costumbres y con la sostenibilidad de su entorno”. También habla de “crear espacios para el desarrollo de proyectos colectivos, que faciliten la cohesión de la ciudadanía en general” y de “recuperar y mantener el desarrollo de la memoria colectiva histórica y cultural del Distrito”.

A pesar del discurso, decenas de empresas familiares y cientos de ciudadanos que acostumbran alimentarse de su carne, fruta y platos baratos—memoria gastronómica que integra en torno al sabor a las y los cartageneros—no pueden clamar su derecho al espacio público. A saber, el espacio destinado a “la satisfacción de necesidades urbanas colectivas que trascienden los límites de los intereses individuales de los habitantes.” ¿Es que son más públicos los intereses de los costosos restaurantes de las plazas de Santo Domingo o San Diego?

¿Es realmente inclusivo un proyecto de ciudad que sigue sacando a la clase trabajadora del Centro?

Las acciones de la industria hotelera y la de finca raíz son, en cambio, coherentes, rápidas y contundentes, como suelen ser los proyectos guiados por la consideración exclusiva del lucro.

Angustia pensar cuánto durará el ya delicado balance entre los mochileros y los residentes ante los planes de los súper hoteles en Getsemaní. Y qué decir de los pescadores artesanales de Crespo, ya huérfanos de playa, o los de la Boquilla. ¿Qué identidad le quedará a la ciudad sin el estandarte de su resistencia histórica que es Getsemaní? ¿O sin las tardes de chinchorro, mojarra y picó bajo los kioscos de la Boquilla?

¿La de la ciudad colonial? Ningún ciudadano debería identificarse con esa época codiciosa, esclavista y asesina que nos heredó su falta de escrúpulos y sus jerarquías. ¿O la de la postal? con sus playas mentirosamente azules, sus plazas y calles exclusivas para cocheros y visitantes, sus modernos y uniformes edificios de playa. Esa no es mi ciudad. Ni la de muchos cartageneros con quienes comparto  mi indignación. Tampoco es esa la ciudad que aprecia el turista de este siglo, urgido de experiencias “reales”, y consciente de que para ver otro Miami, mejor se va a Miami.

Otra cosa sería si a mi regreso encontrara revertidas las ganancias de esa fantasía en toda Cartagena, si fueran sus barrios los protagonistas de una ciudad próspera, con viviendas, vías y transporte, condiciones de salubridad y seguridad, en pleno uso de sus escuelas y bibliotecas, con teatros y sus respectivos eventos culturales.

Esa ha sido siempre la ciudad de mi añoranza. Pero ni eso aliviaría la pérdida de nuestra memoria y territorio. Ni la de la ancestral cultura del mar, para todos los nativos.

*Profesora e investigadora

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

YA VEREMOS EN ESTOS ESPACIOS

YA VEREMOS EN ESTOS ESPACIOS PÚBLICOS UBICADOS A LOS LUJOSOS RESTAURANTES Y BARES AL AIRE LIBRE Y ENTONCES YA NO SE LLAMARÁ "ESPACIO PÚBLICO"

No es facil deducir, ke con

No es facil deducir, ke con esa sonrisa tengas pensamiento liberal.

JEJEJEJEJEJE

JEJEJEJEJEJE

..." uniformes edificios de

..." uniformes edificios de playa".... esa es una apreciacion con mucho peso. Será una ciudad aburrida, sobre todo cuando estos edificios uniformados se levantan sobre lo ke en alguna epoca fueron relictos de humedales (segun el mismo POT), como el recientemente inaugurado por Juan Santos.

LE RECUERDO MI PREOCUPADA

LE RECUERDO MI PREOCUPADA DAMA, AL VOLVER SEGURO ENCONTRATRAS EL EMISARIO SUBMARINO PLENO EN SUS FUNCIONES, EL MAR CARIBE REPLETO DE RESIDUOS ORGANICOS,, LOS PECES CRECIENDO EN UN MAR DE MIERDA( SIN CENSURA), EL SERVICIO DE TRANSCARIBE EN PLEA DECADENCIA, POR QUE LOS CLIENTES DEL MOTOTAXISMO LOVETARON, Y EL MERCADO DE BAZURTO DESIERTO POR QUE LO ERRADICARON..ALGO MAS ?

y tu de

y tu de alcalde!!!!!jajajajajajajajaj!!!!!

Que identidad le va a quedara

Que identidad le va a quedara a cartagena?? .Habria que reinventarse ,y claro como dice UD no la de las murallas por que eso seria aceptar esa epoca sangrienta y tambien qnue actualmente seguimos siendo inferiores .Con respecto a la identidad nos tocara replegarnos a los barrios de las periferias ,por que en el centro vamos a encontrar una europa, que no es lo de nosotros o como dice UD un miami en colombia cosa que de ser asi cartagena perderia su atractivo

Creer que la marca d e la

Creer que la marca d e la ciudad es la inmundicia de lo que existe en la plaza de la Olímpica, o Bazurtico, o esta apología de la invasión al espacio público, es muy lamentable. La identidad de la ciudad debe ser la calidad de los habitantes, lástima que esta también es escasa. En verdad este artíc.u.l.o. demuestra el por qué la ciudad, con estos hábitos de pensamiento, esta en el pantano. Populismo recubierto con frases melifluas. Terrible!

PROFESORA NADIA, SER POBRE NO

PROFESORA NADIA, SER POBRE NO SIGNIFICA SER PUERCO, LOS QUE USAN EL ESPACIO PUBLICO AFEANDO EL ENTORNO PAISAJISTICO Y ARQUITECTONICO DE LA CIUDAD DEBEN SER RETIRADOS, LOS VENDEDORES DEBEN FORMALIZAR SUS NEGOCIOS, NO SE LES QUITA QUE DEJEN DE COCINAR LO CARTAGENERO, SINO QUE LO HAGAN BIEN. LA BOQUILLA Y SUS KIOSCOS,SI ESTOY DE ACUERDO CON USTED, ESO HACE PARTE DENUESTRA CULTURA, PERO NO EL COCINAR EN LA PORQUERIA.