Indicadores económicos
2017-08-16

Dólar (TRM)
$2.967,32
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.474,73
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$46,78

Estado del tiempo
2017-08-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: -31 cms.

Hora: 20:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Envidia de la buena

Esa es lo que he sentido por mi amigo Cristo García Tapia, quien se recupera de un “mal del corazón”, enfermedad típica de poetas. Pero la envidia, por supuesto, no es por la enfermedad, que a mí también me aqueja: “salvo mi corazón, todo está bien”, como dijo con exquisita poesía Carranza.

Y es que esa máquina de aurículas, ventrículos, válvulas y sistemas de conducción eléctrica nutrida por arterias traicioneras; esa víscera palpitante que retumba ante la presencia del amor, los celos y el desamor; esa maravilla que late en promedio setenta veces por minuto a lo largo de toda nuestra vida (y a veces aún después de ella, cuando muere el cerebro y con él la vida de la persona humana), amplifica no sólo nuestra excitación amorosa y sexual, sino también la alegría, el miedo, la angustia, la nostalgia, la emoción estética, y por qué no, la expectativa ansiosa con que vivimos un partido de fútbol en el que sufrimos o gozamos por nuestro equipo, o la tristeza con la que asistimos a la crueldad de las tragedias colectivas frutos de la imprevisión, la corrupción y la desidia, y al cinismo moral de algunos gobernantes.

De la mente de Cristo nacieron los textos de su poemario “Cuchillo de luna”, pero sin duda fueron escritos con el vigor de la sangre en sus arterias mientras creaba, palabra tras palabra, ese testimonio terrenal y humano.

Pero tampoco es por eso que lo envidio, sino por lo expresado en su columna “Suele ocurrirme con Borges”, donde afirma que lo acaba de descubrir en plena madurez vital, y nos relata su deslumbramiento. Al leerla sentí el coletazo benigno de la buena envidia, de esa que hace que uno se alegre de la alegría de los demás y quiera sentirla como propia. Alguna vez escribí este breve pensamiento, que permanecía inédito: no es que la belleza de las obras maestras disminuya con el tiempo: lo que disminuye es nuestro asombro, al que lo mata el conocimiento.

¿Qué hacer para volver a leer David Copperfield o Robinson Crusoe por primera vez? ¿O esos libros tremendos de Hesse, Hamsun, Lagerkvist, Maeterlinck, Balzac, que descubrí casi que en la infancia? ¿Cómo recuperar esa inocencia, esa capacidad para el asombro? ¿Y qué decir de obras como Cien años de soledad, La ciudad y los perros, Rayuela, Historias de cronopios y de famas, Pedro Páramo, la gran poesía de Neruda, de Antonio Machado, de Federico García y otras literaturas que enriquecieron mi vida al final de los años sesenta?

Hace mucho tiempo que vago por los almacenes de discos, por las salas de concierto, por las tertulias musicales, en una exploración incesante de nuevas emociones. ¡Cómo me gustaría escuchar de nuevo por primera vez la tercera o la quinta sinfonías de Beethoven, alguno de esos maravillosos conciertos para piano de Mozart, Don Giovanni, La flauta mágica, las sinfonías de Brahms, las obras de Bach, el cuarteto La muerte y la doncella de Schubert, en fin!

Pero recientemente he descubierto dos obras magníficas que jamás había escuchado: La sinfonía Fausto de Lizst y La Tempestad de Tchaikovski. Estos descubrimientos me hacen sentirme hermanado en el mismo sentimiento con el amigo que topa con el inigualable Borges, cuya obra es un verdadero festín de literatura.

Por último, y a propósito de su pregunta al final de la columna le respondo, con Borges: ser colombiano es un acto de fe.

mmo@costa.net.co

 

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese