Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Escenas de la antidemocracia

Con desespero y con argumentos ya trajinados algunos candidatos declarados perdedores en los escrutinios alegan que se les ha escamoteado la victoria. Acusan que algunos ganaron sin votos reales, sino aparecidos después de cerradas las urnas.



Es la historia común a todos nuestros procesos electorales. Cartagena ha ratificado su índole de plaza en que los resultados tomados de los recuentos efectuados por los jurados en las mesas suelen presentar disparidad significativa con las cifras finales certificadas por las comisiones escrutadoras. Algunos declaran que les robaron las curules y los revestidos de credencial acusan a los perdedores reclamantes de ser frustrados raponeros de votos. Denuncias penales, ilusorias por supuesto, y demandas administrativas que suelen resolverse cuando el período en disputa expira, son los viejos finales de estas disputas.

Nuestra cultura política evoluciona con mucha lentitud. En el caso electoral hay que destacar que se avanza en el esfuerzo de una selección adecuada de jurados. Se observa, en la ciudad, que en las mesas se encuentran personas que conocen la tarea, que tienen suficiente bagaje intelectual para resolver situaciones dudosas, que son escogidas al azar y que, por lo general, no registran comprometimiento con algún partido o candidato. No son jurados ofrecidos para impulsar y defender una causa, sino personas que asumen la tarea cívica que la ley les impone, sin estar pendientes de preferencias o ayudas indebidas a ninguna causa.

Sin embargo, muchos candidatos y algunos movimientos van por otro camino. Lo que se hace patente en las elecciones de cuerpos colegiados. El nefasto voto preferente impulsa el tejemaneje sórdido que denuncian los propios candidatos. Las elecciones se convierten en un ejercicio en que se apuesta a ganar por cualquier medio. Y no es improbable que en muchos casos, digan la verdad elegidos y derrotados cuando se enrostran fraude en forma recíproca. Al fin y al cabo, es común la regla de tachar como vicioso en el acusado lo que el acusador practica: soy distinto a ti, pero hago lo mismo que tú, pareciera ser una divisa en la controversia post-urnas.

Ahora bien, en el fondo de estas encendidas pujas en que todo se vale y de las subyacentes manipulaciones de votos, formularios, registros y computadores, está la codicia. Es que un escaño en el concejo de Cartagena o en la asamblea de Bolívar puede significar la herramienta para enriquecerse. Es verdad pública que una curul es mejor que una llave para abrir las arcas públicas. Y por eso el costo de las elecciones y por eso el esfuerzo, lícito o ilícito, que los impulsadores económicos despliegan para asegurar que su inversión no se pierda y que se malogren sus expectativas de ganancias.

Elecciones y escrutinios son grandes ferias de corrupción, consentidas por todos, pues ya los hechos los miramos más como espectáculo que como trágica muestra de decadencia social. Y cuando digo consentidas por todos, me refiero a que, en ellas como en muchas otras causas, la sociedad sana permanece impasible, como si fuera asunto que no le concerniera. En estas y muchas otras situaciones faltan indignados.

Como nos sobra resignación y nos faltan indignación y capacidad de reacción, en las próximas elecciones repetiremos el fenómeno.



*Abogado – Docente Universidad del Sinú –Cartagena



h.hernandez@hernandezypereira.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

No obstante la denuncia

No obstante la denuncia publica del aspirante Otoya parece tener mucha credibilidad hasta tal punto de tener eco en el editorial de Universal. es una obligación de la democracia, en especial de la autoridad competente de iniciar una investigación oportuna para aclarar el inconformismo. En Cartagena el CHOCORAZO, siempre es el primer invitado en cada fiesta electoral.