Indicadores económicos
2017-11-22

Dólar (TRM)
$3.001,07
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.516,65
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,72

Estado del tiempo
2017-11-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Espantando fantasmas

(ahora de “género”) y de edad, de convertir las clases sociales en clases biológicas (“los jóvenes”, “las mujeres”, “los ancianos”, “los mayores” o “la tercera edad”) y transformar la política en simple sanidad pública, o peor aún, por eufemismos que remiten a colectivos sociales segmentados tecnocráticamente (las etnias, “los sin techo”, “los desempleados”, “los ilegales”, “los violentos”) que le van confiriendo una entidad fantasmagórica.

En lo que se refiere a los jóvenes en España, para los sociólogos Avello y Muñoz siguen siendo desconocidos para el mundo institucional, no existen a pesar de que la sociedad está preocupada o alarmada por ellos, sea que estos se presenten como víctimas o como amenaza. Para este comunicador que escribe, a los jóvenes de Cartagena y Colombia les pasa igual que a sus pares españoles, les sucede lo mismo que les ocurre en sus familias, casas y hogares, especialmente a los hombres jóvenes, a los pelaos, como lo describo en el libro “Fuera de lugar”, publicado recientemente. Son como fantasmas que desaparecen y aparecen en las mañanas muy temprano y en las noches muy tarde, que enredan todo lo que encuentran a su paso y acaban con todo lo que hay en las ollas y calderos, dejando una estela de bulla por el roce de los metales.

Como fantasmas que son, sus cuerpos y palabras no pesan mucho en la vida de sus familias y casas. La vida cotidiana del hogar, dulce hogar de los hombres jóvenes, atraviesa sus cuerpos y no reconoce sus voces y opiniones que en cambio sí se ven y sienten en la calle, dulce calle. Son fantasmas que asustan de noche, pero cuando están muy lejos de la casa y de la familia, cuando permanecen en la esquina o en la rumba hasta tarde en la noche, cuando hay peleas en el barrio o se oye a lo lejos la sirena de la ambulancia que se abre camino en medio de los ruidos nocturnos y sus camas permanecen aún vacías. Quienes más se asustan con estas situaciones son las viejas, que no duermen y no descansan hasta ver aparecer los cuerpos fantasmagóricos de sus hijos ante sus ojos. Son fantasmas raros, asustan cuando no los ven o están muy lejos. Al aparecer en la casa se acaba el miedo.

Son unos fantasmas, pero también unos vivos que viven de las vivas mujeres que sostienen con su presencia infatigable las casas y familias. Los jóvenes y las jóvenes son fantasmas que deben pronto adquirir vida propia en la casa, la familia, el hogar, pero también en la ciudad, el país y en el mundo, lugares llenos de su vacío, ausencia y silencio.

Para que así sea, se requiere que la sociedad y el Estado los y las conozcan, reconozcan y tengan en cuenta porque los y las jóvenes cuentan. Otro mundo es posible si cazamos y espantamos los fantasmas que rondan en él.



*Lingüista, Literato y Comunicador para el Desarrollo.



Puntos_de_encuentro@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El color rodsado de tu sueter

El color rodsado de tu sueter me pare sospechos, es o no es, y esa actitud en la foto, su preocuapcion con el genero, los gays y LTBS.

... ¿Y pa'ke kieres ke este

... ¿Y pa'ke kieres ke este desatinado salga del closet?...

La construcción del primer

La construcción del primer párrafo es terrible. Caes en la trampa del supuesto lenguaje incluyente : las jóvenes y los jóvenes, Aun no llegas más lejos Jóvenes y jóvanas o jov@nes. Y el contenido muy flojo. Insiste, de pronto aprenderás a escribir y a decir cosas interesantes. Fuerte abrazo.