Indicadores económicos
2017-09-21

Dólar (TRM)
$2.893,18
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.473,84
UVR, Ayer
$251,69
UVR, Hoy
$251,70
Petróleo
US$50,41

Estado del tiempo
2017-09-21

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 0544

Marea max.: 17 cms.

Hora: 1224

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Esquela para Sakineh

Parece que el destino de las sociedades humanas, todavía, es el desasosiego por las tragedias inminentes. En la cantidad de catástrofes que ponen en cuestión la idea de humanidad hay algunas que estremecen por tener la apariencia de una forma legal que ha dado reglas a costumbres y tradiciones. Y no faltan quienes defienden, en nombre del derecho a lo diverso, de la autonomía nacional, de la cultura, unas expresiones que para muchos, hoy, son inadmisibles.

La condena impuesta por un tribunal legítimo a Sakineh Mohammadi Ashtiani, la mujer iraní encerrada por cinco años en la prisión de Tabriz, es espeluznante. Ella tiene 43 años y la sentencia, motivo del escándalo de conciencia y el repudio mundial, consiste en la lapidación.
Hasta aquí y descrito de manera ligera, el asunto podría entrar en las discusiones inacabables sobre la pena de muerte como castigo a delitos de suma gravedad. Incluso cabría el análisis de si la muerte, resultado de una sentencia del juez, requiere eficiencia en el procedimiento de aplicarla. Y se recomendaría un menú para que el condenado escogiera: veneno, inyección, descarga eléctrica, fusilamiento, horca, energía nuclear, hambre, y por supuesto el aperitivo de la asistencia religiosa si el sentenciado aún confía en las bondades de su fe. Pero no es todo.
Sakineh deberá morir a pedrada limpia. ¿Usted ha recibido alguna vez una pedrada?
No sé si las piedras para la lapidación las escoge un auxiliar de la justicia y las reúne de las que arroja el mar con superficie lisa y poco filo. ¿Cuántas pedradas son suficientes para matar a un ser humano? O las selecciona de piedras del desierto, con siglos encima, y labradas por el viento que les deja un filo que corta con sólo mirarlas.
¿Serán lanzadores expertos como nuestros cazadores de iguanas?
Pero, ¿cuál es la falta que despierta la crueldad infame de esa justicia, contra Sakineh?
Ella es acusada de haber sostenido un vínculo de amor por fuera del matrimonio. ¡Ay, el loco amor! A lo mejor la locura de amor es distinta en Oriente que en estas tierras.
Nada explica que si alguien se une por amor no pueda desunirse por amor. La presencia del amor debe ser el elemento principal para examinar estas dificultades frecuentes en los días que corren. Lo otro: la economía, los hijos, el trabajo en común o en separado, tienen suficientes normas para un justo arreglo. Pero, ¡el amor!, eso es lo que requiere de jueces sabios, generosos, inspirados, humanos.
Las mujeres, en un tiempo eran ajusticiadas por el marido que perdió el amor, y ahora la sociedad toma la ira vanidosa y masculina y disfrazada de juez las elimina. Permitir esa injusta crueldad destruye a la sociedad. Hoy, las mujeres deben sublevarse, no aceptar más matrimonios, no dárselo a los varones, hasta que esta torpe vergüenza sea corregida. Ni Mahoma ni Yaveh enseñan la maldad.
Para aumentar el rechazo, los magistrados han ahondado la impostura. A Sakineh le siguen el proceso en un idioma que desconoce, no entiende ni la comprenden. Kafka habla. Su caso tuvo sentencia absolutoria en 2006. La han sometido a torturas. A sus dos hijos les impiden visitarla.
¿A quién puede servirle este delirio?
La vida, maestra, ya empezó a tirarnos piedras de fuego desde el cielo.

*Escritor

rburgosc@etb.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese