Indicadores económicos
2017-08-16

Dólar (TRM)
$2.967,32
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.474,73
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$46,78

Estado del tiempo
2017-08-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: -31 cms.

Hora: 20:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Estudiar en Cartagena, valor social

Estudiar fuera de Cartagena –en otras ciudades del país o en el exterior– y tomar distancia, aporta múltiples beneficios: abre el horizonte mental, se entra en contacto con otros entornos y culturas, enriquece el conocimiento, desarrolla la tolerancia y fortalece el espíritu crítico.

Sin embargo, no todo es color de rosa; hay que considerar ciertos inconvenientes que no son tan evidentes.

Es común que quien estudia fuera no regrese. Se aleja desde edad temprana y no cuenta con la cercanía de sus padres durante ese proceso tan delicado que es el paso de la adolescencia a la adultez. Visitará la ciudad como turista y la conocerá poco. Sus amigos y sus intereses no estarán aquí y sus conocimientos no servirán a Cartagena. Son muy pocos los jóvenes que regresan después de haber pasado cuatro años fuera. Se arraigan, forman un hogar o consiguen trabajo y la ciudad pierde cerebros educados. 

Sorprende lo que expresan los pocos que regresan a trabajar o a terminar su profesión: se encuentran con una ciudad y un capital humano que no conocían. Se asombran de que Cartagena sea mucho más que el estrecho mundo donde pasaron su infancia y adolescencia y de que su gente sea mucho más valiosa de lo que pensaban o les habían inculcado.

Ha existido por años el prejuicio de que en la ciudad no hay universidades de buen nivel. Siguiendo el rebaño, se actúa sin reflexionar en las consecuencias. Los jóvenes buscan a toda costa liberarse del “yugo” del hogar y los padres, siguiendo su juego, se preguntan: “Si tantos se van, ¿por qué mi hijo no?”

Desde el área a mi cargo en la UTB, se promueve la internacionalización de los estudiantes, pero procurando evitar su desarraigo. Se han diseñado programas con múltiples universidades en diversos países que, a través de intercambios, dobles titulaciones o prácticas profesionales, les permitan viajar mientras continúan sus estudios en Cartagena. Que viajen, estudien y crezcan con las vivencias, pero que regresen.

No podemos aspirar a construir un capital humano sensible, con arraigo y sentido de pertenencia, si no fomentamos ni creemos en lo nuestro. Debemos construir entre todos instituciones educativas incluyentes que permitan a nuestros jóvenes convertirse en profesionales de éxito pero también en seres aptos para contribuir a desarrollar una ciudad en la que quepamos todos y se ofrezca un mejor mañana.

Se necesita del concurso de toda la ciudadanía y de la credibilidad y el apoyo de los padres de familia, de todas las capas de la sociedad, para que universidades con credenciales de excelencia, continúen creciendo con calidad. No debemos perpetuar la creencia de que la mejor opción es enviar a los hijos fuera. Imitemos a ciudades como Bogotá, Medellín o Barranquilla, que forman y arraigan su capital humano. Al dejar a sus hijos en la ciudad, contribuyen al crecimiento de sus instituciones. Éstas deben contar con un estudiantado diverso, que provenga de todos los estratos socioeconómicos. Existiría así menos discriminación, más tolerancia y una mirada más incluyente.

Debemos construir universidades donde la juventud, como en las grandes ciudades, se eduque inmersa en la diversidad, para construir esa Cartagena incluyente y dinámica que soñamos.



*Directora del Área de Internacionalización de la UTB



iliana.restrepo@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Mi estimada. la (1/2)cridad

Mi estimada. la (1/2)cridad tambien se arraiga.

De acuerdo, la ciudad

De acuerdo, la ciudad necesita que sus Instituciones de Educación Superior busquen altos estándares de calidad (ojalá todas tuviesen sus programas acreditados) y promuevan la internacionalización. Bien por la Universidad de Cartagena y la UTB, ojalá las demás sigan ese camino para que contribuyan de mejor manera al desarrollo de Cartagena.

Muy interesante ese artí[--

Muy interesante ese artículo, estoy de acuerdo en que debemos conservar a nuestros profesionales, por el bien de la ciudad, también en su idea de crear más instituciones de calidad y la igualdad en las posibilidades de acceso a los mismos.

Eso es generar valor social y progreso igualitario.

Yo soy de los que salí a

Yo soy de los que salí a estudiar al extranjero y me quedé por fuera durante 35 años. Ahora que regreso me encuentro con una cantidad de profesionales mediocres, cada vez que entrevisto a un abogado, ingeniero o médico le resta el comportamiento de un profesional. Me dá la impresión que aquí las Universidades no entrenan para la práctica profesional. Oficinas y consultorios que dan pena.