Indicadores económicos
2017-07-26

Dólar (TRM)
$3.016,55
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.539,24
UVR, Ayer
$251,57
UVR, Hoy
$251,58
Petróleo
US$47,89

Estado del tiempo
2017-07-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 08:48

Marea max.: 17 cms.

Hora: 01:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2 -
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Gracias, hermana Beatriz

El próximo 6 de agosto la hermana Beatriz Vansina, con sus 85 años a cuestas y habiendo dado lo mejor de sí, deja Colombia y regresa a Bélgica después de 23 años de servicio misionero entre los pobres de la ciudad.

Ella ha sido un testimonio vivo de amor a Jesucristo por su entrega total e incondicional. Cartagena y toda la zona sur occidental la recordará de manera muy particular por tres razones: nos enseñó, desde el evangelio, la santidad de la vida humana, con su ejemplo nos mostró la verdadera dignidad de la mujer convirtiéndose en madre de todos y nos construyó Iglesias y capillas para encontrarnos con Dios y en comunidad.

Su amistad con el padre Jesús Sanz (QEPD), para entonces párroco del Socorro, ha dejado una huella profunda y luminosa en la vida cristiana de las comunidades de la zona sur occidental. Este sacerdote y la hermana Beatriz, con el apoyo del señor Arzobispo, armaron, hace 23 años, la estrategia admirable del Centro Pastoral El Salvador con propósitos muy claros: promover a la mujer, desarrollar un programa de nutrición infantil que salvara vidas, acompañar a las madres gestantes y lactantes, implementar la atención humanitaria con las familias desplazadas de Nelson Mandela, satisfacer el hambre de muchos pobres históricos, curar sus dolencias y defenderlos de las ofensas y humillaciones a que muchos eran sometidos. En una palabra, un centro creado para calmar el sufrimiento que había en el corazón de la gente humilde.

Este Centro Pastoral, en alianza con el PMA (que desafortunadamente sale de Cartagena) y el ICBF, procuró, todos los días, que los niños huérfanos y desnutridos, las muchachas abandonadas, las madres solteras, los enfermos de sida, los jóvenes desorientados, la gente con hambre y las familias divididas encontraran acogida y escucha, alimento y abrigo, asistencia médica y cuidado espiritual. La motivación interna de la anciana misionera y la de su equipo ha sido descubrir en cada pobre el rostro sufriente de Cristo, conscientes de que todo lo que se hace a ellos, se hace al Señor: "Cuanto hagan al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo hacen. Y cuanto dejen de hacer al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo dejan de hacer". (Mt. 25, 40 y 45). Es el rostro solidario de la Iglesia de Cartagena. Alguna vez me comentó la hermana: “si apoyamos a estas jóvenes madres, nuestros sueños están cumplidos”.

Con las obras buenas debemos sacar aprendizajes. La Iglesia, de momento, puede suplir la falta de justicia pero sin renunciar a ella. El Estado debe mirar hacia estas experiencias y ver en ellas los insumos que han de nutrir la política pública para la sostenibilidad de lo que hace tanto bien.

Cuatro son los saldos pedagógicos que nos deja esta experiencia: primero, las capacidades instaladas en la gente que se ha formado. No es tanto lo que hacemos como lo que logramos que muchos otros puedan hacer. La hermana puede regresar tranquila. Hay frutos, no flores. Segundo, la promoción de la mujer en trabajo y mejoramiento de las condiciones de vida. Tercero, el programa de nutrición con niños y con las madres gestantes y lactantes. Y cuarto, una ayuda humanitaria personalizada en clave de derechos y no de favores.

Al tiempo que le agradecemos a la hermana por querernos y darnos buen ejemplo, le decimos a la señora alcaldesa y al Plan de Emergencia Social que la “Iglesia y el Estado no tenemos vocación diferente a la de servir, pero si servimos de acuerdo serviremos mejor”. Ustedes tienen la palabra.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese