Indicadores económicos
2017-07-26

Dólar (TRM)
$3.016,55
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.539,24
UVR, Ayer
$251,57
UVR, Hoy
$251,58
Petróleo
US$47,89

Estado del tiempo
2017-07-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 08:48

Marea max.: 17 cms.

Hora: 01:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2 -
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

¿Humillación?

El martes pasado, la imagen de un soldado del ejército colombiano llorando, mientras lo perseguían indígenas de Toribío (Cauca) que le exigen salir de su territorio, circuló hasta la saciedad por los medios de comunicación y se reprodujo como un virus por las redes sociales.

La imagen despertó una suerte de nacionalismo en varios sectores de la población que calificaron de humillante la actitud de los indígenas y tacharon de débil y arrodillado al gobierno de Santos.
Me pregunto cuál es el punto exacto en que la opinión pública pierde la perspectiva y se olvida del contexto y de la historia colombiana, y concretamente del departamento del Cauca. Me pregunto desde cuándo la actuación civilizada de unos soldados que no disparan contra la población, y por el contrario respetan los derechos humanos, se convierte en humillación.
Después de años de exigir respeto a los derechos humanos (una conquista mínima en cualquier democracia), el comportamiento racional de las fuerzas militares debería ser celebrado, como lo han hecho algunos sectores de la población (minoritarios, por supuesto), lo mismo que la comunidad internacional.
La arremetida ligera de algunos medios llevó a que supuestos líderes indígenas (que no se sabe a qué organización representan) aparezcan dando entrevistas largas y exigiendo la entrada de las fuerzas militares; otros más, relacionan a la población con las Farc y el narcotráfico, pretendiendo debilitar la organización y la naturaleza de la resistencia indígena, la misma que le valieron el Premio Nacional de Paz.
Es cierto que la Constitución le da a las Fuerzas Armadas el poder para intervenir en todo el territorio nacional, pero esa misma Constitución les reconoce el derecho ancestral a las comunidades indígenas para dirigir su territorio. Esa misma Constitución plantea las bases para procesos de concertación especial en la administración de los territorios.
El Estado tiene el deber de intervenir en regiones como el Cauca, donde la población padece una tremenda pobreza estructural, y se enfrenta a los cultivos ilícitos, narcotraficantes y guerrilla, pero esa intervención debe ser digna y ejemplar, y no intermitente y casi siempre militar, como ha ocurrido por años.
El Cauca no es el primer territorio del país que expulsa a actores armados, sin distinción. Hace años que comunidades como la de San José de Apartadó demostraron que en el conflicto la presencia militar del Estado, incapaz de derrotar a la guerrilla y a otros actores armados ilegales, no garantizó la vida ni los derechos de quienes padecen la guerra.
Quienes hoy exigen la respuesta violenta del ejército ante la resistencia indígena a que se ocupe su territorio, deberían preguntarse cuáles son las causas de ese rechazo a la autoridad, y considerar los años de expoliación, maltrato, e indiferencia de una Nación que perdió la memoria.
Más allá de los gritos exaltados de quienes piden mano dura y el restablecimiento del Estado (entre comillas, claro está), me quedo con la imagen de una guardia indígena que la semana pasada persiguió y expulsó a la guerrilla de su territorio, de un ejército que en lugar de disparar respeta a los ciudadanos, y de un gobierno que intenta valorar los derechos humanos.

ijunieles@gmail.com

*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La autonomía indígena,

La autonomía indígena, negritudes y demás están limitadas en la Constitución Nacional. Pobreza hay en toda la geografía colombiana para blancos, monos, mestizos, descendientes europeos…
¿Qué tal que alguna zona de Cartagena sea declarada zona de negritudes e inicien por exigir que no puedan ingresar estamentos del Estado como policía, ejercito... sino solamente el Estado benefactor para regalar salud, educación, vivienda, alimentos, etc.? Lo mismo en Sucre, Córdoba, Sierra Nevada, Guajira…
En Colombia resurgirían las republicas independientes que tanto daño causaron y causan a la nación como fueron Marquetalia, El Pato, Caguan, etc.
El Ejército fue humillado pero de responder estuviera crucificado por la prensa nacional e internacional, ONG especializadas en destruir, sanciones de OEA, ONU, UE.

excelente comentario sr

excelente comentario sr concepto, confirma que es uno de los foristas mas sensatos, siga asi.

Estos periodistas de hoy que

Estos periodistas de hoy que modernidad,que comodidad y de pensamiento de avanzada tenéis,no saben de miedos y menos de valor porque estos dos últimos amores jamas los han tenido.En ese campo de intereses que es el cauca la pretensión libresca de los indígenas y de otros actores no es tan inocente.Menos ingenuidad opinante

EL ATROPELLO INICIADO CONTRA

EL ATROPELLO INICIADO CONTRA LOS INDIGENAS POR LO ESPAÑOLES NUNCA HA DESAPARECIDO. POR EJEMPLO EN EL CERREJON O EN ZONAS PETROLIFERAS LAS GANANCIAS NUNCA HAN BENEFICIADO A LOS HABITANTES DE ESAS REGIONES EN LA PROPORCIÓN QUE SE MERECEN POR SER LOS POBLADORES NATIVOS DE LAS MISMAS.

EL ATROPELLO INICIADO CONTRA

EL ATROPELLO INICIADO CONTRA LOS INDIGENAS POR LO ESPAÑOLES NUNCA HA DESAPARECIDO. POR EJEMPLO EN EL CERREJON O EN ZONAS PETROLIFERAS LAS GANANCIAS NUNCA HAN BENEFICIADO A LOS HABITANTES DE ESAS REGIONES EN LA PROPORCIÓN QUE SE MERECEN POR SER LOS POBLADORES NATIVOS DE LAS MISMAS.

EL ABSTENERSE LOS MILITARES

EL ABSTENERSE LOS MILITARES DE USAR LAS FUERZAS ES ALGO QUE TODOS LOS COLOMBIANOS APLAUDIMOS; PERO DE AHÍ A NEGAR QUE HUBO HUMILLACIÓN HAY UN TRECHO MUY LARGO. EL MILITAR QUÉ LLORA, ¿POR QUÉ LO HACÍA? LOS SOLDADOS QUE RECIBIERON TIERRA EN SU ROSTRO Y ESCUPITAJOS EN SU CUERPO, ¿CÓMO SE LE LLAMA A ESO? ALGUIEN PODRÁ CREER QUE LOS INDIOS (MI ANCESTROS) ¿SI PODRÁN ALEJAR DE SUS TERRITORIOS CON PALOS Y PIEDRAS A LA FAR?