Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-18

Dólar (TRM)
$2.924,77
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,61
UVR, Hoy
$242,64
Petróleo
US$52,48

Estado del tiempo
2017-01-18

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 23:00

Marea max.: 4 cms.

Hora: 05:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Identidad desvanecida

Momento 1: Al pasar un transeúnte por la acera de la Universidad de Cartagena observó el desmonte del cerramiento a la restauración de la vieja casona de al frente. Pidió permiso para ingresar y luego de conocerla por dentro supo del valor del predio y del costo alto de la nueva obra. Aún no había un solo mueble y la inversión lo asustó. ¿Por qué tanta inversión para que los propietarios vengan pocos días al año? –preguntó al profesional que lo atendió con cortesía. “Es que pronto toda esta zona va a cambiar, ya tenemos planes para hacer un hotel donde está la institución de al frente”-respondió quien autorizó la visita.

Momento 2: Un artista destacado y estudiante de un programa de educación superior narraba frente a sus compañeros de clase, hace dos años, cómo cuando era niño su padre los subía los domingos al automóvil que entre semana prestaba servicio público para llevarlos de su casa en un barrio alejado de la ciudad a Cartagena.
Momento 3: Un gobernante (empresario) propone vender el Palacio de la Proclamación para construir allí un hotel a pesar de faltar poco tiempo para la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de la ciudad heroica. A los pocos días, luego del rechazo a la idea, un profesional de la construcción lamenta –en entrevista a una revista de entretenimiento- los obstáculos legales para hacer más negocios en el Centro Histórico y proponía liberar la reglamentación.
Momento 4: Los estudiantes de la universidad pública, en acto de resistencia, defienden la pequeña placita que lleva su nombre ante el interés de una empresa comercial de ocuparla, recordando con su acto a don Antenor Barboza, quien siendo presidente de los egresados se llenó de entusiasmo y cambió –con apoyo de la viejas Empresas Públicas y la Escuela Taller- un atestado parqueadero de motocicletas por un espacio público amable para los jóvenes y los habitantes de la ciudad.
Momento 5: Aquel viejo transeúnte lee la columna de opinión del abogado Villalba Bustillo publicada por El Universal el pasado domingo en la que expresa su preocupación por la posibilidad de que sean vendidos pronto los claustros coloniales y republicanos de la Universidad de Cartagena a raíz del comentario de un miembro de su Consejo Superior.
Momento 6: Luego de leer el periódico, el mismo transeúnte toma un automóvil de servicio público y pide: “Lléveme por favor a la Calle de la Universidad”. “¿De cuál universidad, si hay tantas”? –le responde el jovencito conductor.
Las identidades con los espacios nacen y mueren. Se adoptan, se asumen. Se asfixian, se ahogan, se resisten. Como resiste la última familia, de cuarenta y dos, que aún vive en la Calle don Sancho. Pero cada vez son menos los habitantes que se identifican con este Centro Histórico de Cartagena codiciado en cambio por el mundo entero. Unos lo abandonaron décadas atrás; otros, muchos, nunca han llegado a él a pesar de vivir en la ciudad.
El día que desaparezcan las instituciones que le dieron vida a esta ciudad que conmemora doscientos años de independencia de la ocupación española sólo faltará cerrar nuevamente la muralla para cobrar por la entrada al más fastuoso de los parques temáticos del Caribe.


*Profesor universitario


albertoabellovives@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente nota , una pandilla

Excelente nota , una pandilla de negociantes inescrupulosos le tienen el ojo puesto al antiguo claustro de San Agustin que ocupa la Universidad de Cartagena para alli hacer un hotel . Eso no lo debemos permitir los cartageneros . Basta ya de tanta depredacion urbanistica , Cartagena despierta . avispate , alertate , te estan acabando los truchimanes de alto coturno social

Otro flagelo que debemos

Otro flagelo que debemos acabar en Cartagena es la influencia del "Cartel del Suero " que quiere quitarle su indole caribeña y convertirla en una sucursal de San Jacinto , erigiendo la gaita y el vallenato sabanero en simbolos citadinos . Da dolor pensar que Cartagena termine atravezada por la codicia de los empresarios hoteleros y la osadia de unas personas con nostalgia de abarcas y gaitas

Cierto. Hace muchos años,

Cierto.
Hace muchos años, Cartagena no es de los cartageneros.
Primero las grandes mafias de este pais, luego los grupos ilegales y desde siempre la dirigencia politica nacional, convitriteron a Cartagena en el burdel de Colombia, en complicidad de los gobernantes de turno.
De alli el 70% de aceptacion de la alcaldesa, para tenerla callada y alegre, y los mesdios de comunicacion le hacen eco, para sostener la vagabunderia.

Ya se dan circunstancias en

Ya se dan circunstancias en las que se vulnera el derecho a la libre movilización por el centro para defender intereses privados. No me refiero a cerrar las calles al tráfico vehicular, sino a las medidas impuestas a transeuntes locales para moverse con total libertad por calles y murallas, por celebraciones foráneas, por "seguridad", por eventos turísticos. Así que no está muy lejos el día en que a los cartageneros nos digan que no podemos entrar al centro. A esta ciudad la han put3ado.

Empezarán cerrando Santo

Empezarán cerrando Santo Domingo y la placita de San Diego.