Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Imagen, mujer y publicidad

En 1970 realicé un estudio juicioso sobre la imagen de la mujer en la publicidad, siendo estudiante de Comunicación Social, ajena a los partidos tradicionales, y en una constante búsqueda interior que me permitiera aportar vías alternas al desarrollo integral de las mujeres en la sociedad.

En aquel entonces encontré cosas interesantes. Nuestro papel se reducía a cazar a un hombre, ojalá con mucho dinero, a fregar el piso y las ollas y a suministrarle un mejoralito al bebé cuando tenía fiebre. La llamada “revolución femenina” se reducía, en la publicidad, a comprar una moto “Kawasaki”, que era “parte de nuestro movimiento”.

Había una delimitación clara entre el espacio cerrado (léase en-cerrado) de la mujer, y el espacio abierto y dinámico del hombre. Basta recordar la audacia del “hombre Marlboro”, que evocaba la hombría de un vaquero que redime a un caballito indefenso, salvándolo de la muerte. Mientras tanto, en la tele, una voz viril nos decía: “fuerza, vigor de la naturaleza, en ese mundo de hombres, en ese mundo de rudeza y coraje, allí está Marlboro.”

Esta propaganda de una de las empresas entonces más poderosas del mundo, la Phillip Morris, constituye la mayor expresión del hombre en ejercicio del poder, que se paseaba por América, Europa y el mundo entero. Paradójicamente, el modelo más valiente que cabalgó seguro en ese “mundo sin fronteras” fallecería de cáncer en el pulmón hace algunos años, a pesar de aquel mensaje de aparente nobleza y amor a la naturaleza.

Hoy la mujer ha superado a esas vedettes “buenotas” que vendían loterías, carros y licores. Pero la fiebre no está en las cobijas. No me gusta ese “destape” de la moda barata que muestra a las señoritas con las “alcancías” al aire, el ombligo afuera y el busto agarrado con tiranticas a punto de reventar.

Yo prefiero pensar que a pesar de tanta inequidad en el manejo de la publicidad, la mujer colombiana ha evolucionado en todos los campos, siendo hoy orgullosa madre cabeza de familia, presidenta de compañías financieras, ministra de Estado, dirigente cívica y ante todo, agente de paz, dada sus competencias dialógicas.

Estas valiosas mujeres sí nos están diciendo a muchas voces que la construcción de una sociedad más democrática se relaciona con la construcción de lo público, entendido como el espacio simbólico en el que todos los ciudadanos se pueden comunicar en igualdad de condiciones y son interlocutores de todos los proyectos de los diversos públicos y organizaciones que conforman la sociedad. En este espacio deben caber la palabra y la imagen en sus múltiples manifestaciones, el debate saludable, la fiesta, el duelo, el arte, la expresión de la memoria.

Ojalá las mujeres entendamos así la libertad que hemos conquistado con nuestro trabajo cotidiano y gris. Y no crean que las tiranticas y el “derriére” al aire, son la vía del éxito profesional, ni nos garantizan el respeto que merecemos por el solo hecho de vivir. El verdadero papel que hoy la vida nos reclama es el de conquistar la dignidad y la autonomía para decidir pensando en el bien común y en el bienestar de toda la sociedad.



*Directora Unicarta



saramarcelabozzi@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese