Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Innovación, corazón y cabeza

La innovación es un concepto que siem-pre ha existido; no es totalmente nuevo.

A Schumpeter, economista austro estadouni-dense se le reconoce en estos tiempos moder-nos porque en sus estudios estableció la rela-ción entre la innovación, la empresa y el em-presario. La innovación es un proceso y como tal hay que verlo dentro de la empresa. Hay que establecerla clara y concisa para que sea realidad en cualquier tipo de organización, independiente de su tamaño, forma o sector.

Nos referiremos a cuatro aspectos que son claves para iniciar un proceso de innovación empresarial. Primero, la innovación se lleva tanto en el corazón como en la cabeza. Esto hace referencia a la forma en que la dirección de la empresa asume el compromiso de inno-var. Es el primer paso para pensar que no es una moda, no es un nombre que se pone para ser atractivo. Es algo más serio que se debe buscar, apropiarse, desarrollarse, con resulta-dos concretos. No se puede caer en el juego de ponerle la palabra innovación a todo lo que se dice y se hace simplemente porque lu-ce más atractivo. Día a día leemos en la pren-sa, vemos en la televisión y escuchamos en la radio la creación de centros, escuelas, pro-ductos, obras, literatura y todos le ponen la palabra innovación. No se puede andar pre-gonando el concepto si realmente no se siente y se actúa adecuadamente.

Segundo, la innovación hay que contex-tualizarla. La innovación no se compra a par-tir de conceptos o formas de asimilarla de otros contextos geográficos y culturales. Hay que concebir concepto propio de innovación. ¿Qué es la innovación para mi empresa? ¿Cómo entienden la innovación las personas que laboran en mi empresa? Estos interro-gantes llevan a identificar lo que es la innova-ción en contexto geográfico y cultural basado en dos aspectos: novedad y éxito.

Tercero, definida la innovación para la cabeza mía y de las personas de la empresa, debemos establecer dónde se debe hacer in-novación dentro de la empresa, en qué áreas, cómo se va a  hacer y a qué tipo de innova-ción se apuntará. Hay pautas en el desarrollo de la teoría empresarial para determinar la innovación en la empresa, estas son: nuevos productos (servicios), mejora en proceso y productos, nuevos canales de distribución, nuevas alianzas estratégicas, nuevas estructu-ras organizacionales, nuevos modelos de ne-gocios, entre otros. Todas estas alternativas llevan a establecer qué quiere hacer la empre-sa en innovación.

Por último, crear condiciones en la em-presa para la innovación; no se puede seguir pensando que es un proceso, actividad y competencias de unos cuantos en sitios espe-ciales de la empresa. La innovación está den-tro y fuera de toda la organización. Hay que establecer cuál es el ecosistema de innovación de la empresa, es decir las relaciones institu-cionales del entorno que ayudan a la empresa a innovar, hay que crear la cultura de la em-presa hacia la innovación. Lo anterior incluye tener en cuenta los procesos de gestión hu-mana que le apuntan a la innovación y faci-litan la cultura de la innovación en la empre-sa.

Entendidos estos cuatro aspectos, se puede comenzar a llevar la innovación en el corazón y en la cabeza.



*Profesor Universidad Tecnológica de Bolívar



larrau@unitecnologica.edu.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese