Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-23

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 22:47

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Jaime Angulo Bossa, mi papá

Uno de mis primeros recuerdos infantiles es el sonido de una radiola reproduciendo los célebres discursos de Jorge Eliécer Gaitán, desde la sala de mi casa.

Por esos tiempos, mi papá, heredero de la estirpe liberal de su abuelo, Simón Bossa Pereira, de Rafael Uribe Uribe y de Gaitán, ya sabía que su entrañable Cartagena no era el mejor lugar para su rebeldía. Por eso había decidido trasladarse a la fría y lluviosa Bogotá, a sabiendas de la dificultad que significaba para un caribe raizal, entrar en el cerrado círculo político bogotano. Su laureada tesis universitaria sobre el Quijote, de Cervantes, sus ensayos y sus vigorosos debates, lo habían convertido en una de esas personas raras que asumen pública y privadamente su pensamiento. Nuestras conversaciones caseras giraban sobre temas que la institución familiar no tocaba: el apartheid, la pastilla anticonceptiva, la guerra del Vietnam, el ateísmo, el feminismo, el divorcio.

Eran los años sesenta y venía de pronunciar un discurso valiente ante la ONU, oponiéndose al apartheid surafricano, posición que no había sido respaldada por el gobierno de turno: Colombia, como ahora, no asumía una postura ética ante las tragedias del mundo. Su rebeldía crecía. Desde su biblioteca, repleta de libros prohibidos que cambiarían para siempre mi visión del mundo, lo vimos navegar horas enteras acompañado de Susana, mi mamá, su eterno amor, su musa de siempre.

Hace poco más de un año regresó a Cartagena, y un domingo de enero murió dejando a mitad de camino muchos de sus sueños. Se apagó lentamente mientras su mano reposaba en la mía, al tiempo que su corazón languidecía en el sonido artificial de un aparato electrónico; sus ojos se cerraron poco a poco a la vida, luchando en duermevela por rescatar la última brizna de luz que exhalaba de su conciencia: ignoraba que su corazón había hecho un pacto sostenido y consentido con una ciencia que se resistía a verlo partir, pero que al final, lo había traicionado. Serás un corazón por siempre, pensaba.

Ahora que las rutinas han cambiado, y su lugar en la mesa está vacío, deambulo buscando las palabras precisas, elementales y sencillas que me ayuden a describir al soñador que fue, ese que con espadas de rosas había luchado contra monstruos de plomo, en un país desmemoriado que extermina la inocencia para exaltar la maldad. Sabía que detrás del trágico acontecer social y político de Colombia, se agazapaba una poderosa clase dirigente culpable del horror causado a generaciones enteras, excluidas de sus derechos más elementales. Sus convicciones filosóficas, siempre a la izquierda, lo llevarían a asumir una oposición rabiosa dentro del liberalismo, hoy tristemente pignorado a la mercancía del pensamiento individualista, privatizador y tecnócrata.

Ejerció desde la Resistencia y desde ese lugar habitó el mundo. Amó y luchó. Batalló, resistió, y comenzó de nuevo. Sus libros y escritos, se encargarán de recordarlo: la desobediencia que se grita, se eterniza. En un mundo liviano, de gente informada pero sin conocimiento, se fue defendiendo sus profundas ideas libertarias, a sabiendas de que sus verdugos, sentados a la Derecha del Padre, estarían siempre atentos a liquidarlas antes de nacer.

Gracias camarada por tu lucidez.



*Artista visual



murielangulo@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese