Indicadores económicos
2017-03-30

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-30

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:30

Marea max.: 16 cms.

Hora: 00:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Jaime Díaz Quintero

“La vida es como una sombra, una sombra que pasa como el actor que se pasea y desgañita sobre las tablas y luego desaparece sin que se vuelva a saber nada de él Así es la vida: un cuento contado por un idiota con mucha rabia y algarabía ,pero que no significa nada”.

Shakespeare, Macbeth, Acto V., Esc v

Para que con el difunto Jaime Díaz Quintero no suceda lo que dice Shakespeare, propongo que, así como se dio el nombre del pintor Pierre Daguet a un salón de la Escuela de Bellas Artes de Cartagena de Indias, también se dé el nombre del actor y dramaturgo desaparecido a otro salón de la misma institución, adornado con un busto suyo hecho por los alumnos de escultura. No me parece difícil. Basta que la rectora Sacra Nader reúna al Consejo Directivo y le proponga la idea. Con seguridad que sería acogida por unanimidad. Al acto inaugural se debería invitar especialmente al Ministro de Cultura, para ver si se obtiene un apoyo decidido para el arte en todas sus manifestaciones.

Yo no podría decir que fui amigo de Jaime Díaz Quintero, sino que nos conocíamos y teníamos el uno por el otro un mutuo respeto y una recíproca estima. Nos saludábamos cortés y caballerosamente cuando nos cruzábamos en el Centro, pero nunca nos sentamos a conversar ni hicimos una tertulia. Yo sabía de sus actividades de homme de théatre y lo admiraba, tanto más cuanto que en este medio las personas de nuestra clase que se dedican a la cultura no la tienen fácil. Yo tengo la impresión de que nuestros artistas no viven bien. Debo decir sin malicia ni segundas intenciones que la apariencia de Jaime fue  algo que siempre me intrigó. Parecía una figura griega de los tiempos de Sófocles. Confieso que a mí personalmente me impresionaba mucho. Lástima que no se hubiera hecho una máscara mortuoria, que habría podido servir de logotipo a la sección de teatro de la Escuela de Bellas Artes. Su aspecto tenía algo trágico y conmovedor, sobre todo cuando enfermó y encaneció prematuramente. Me imagino que quienes lo conocieron bien y lo trataban de cerca, debieron experimentar una extraña sensación de frustración y desencanto al verlo decaer antes de tiempo, sin haber dado todo de sí ¡Salve post mortem!     

Me parece que la sociedad cartagenera no supo aprovechar el talento de Jaime Díaz Quintero. De haberlo apoyado como se lo merecía, hubiésemos tenido aquí una época de florecimiento del teatro y quizá se habría podido institucionalizar en Cartagena un festival nacional e internacional, como ya hay un festival de cine y un festival de música clásica. Huelga decir que el arte debe ser para el disfrute de todos, no de una élite selecta. El arte es el mejor antídoto contra la descomposición social: el teatro, la música, la danza y la pintura, aprendidas desde pequeños, sana el alma y libera el espíritu. Claro que al arte hay que invertirle muchos recursos, ya sea por parte del Estado o de la sociedad civil, como en otros países. Sin apoyo económico y financiero no se llega lejos. Sólo unos cuantos –muy pocos– logran superar la coyunda de la pobreza y proyectar su talento, cuando podrían ser una pléyade.

¡Ojalá cambien las cosas para bien de todos!                                                      

lacydescortes@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Las buenas intenciones del

Las buenas intenciones del señor Lacydes se quedan cortas y termina generando algo de malestar con su visión equivocada del artista: Jaime fue un hombre vital hasta sus últimos días. Nos sorprendía que luego de una cirugía a pecho abierto, aún saltara por encima de las barreras de plantas en la Reculá del Ovejo. Estoy seguro que recordamos más su sonrisa y carcajada que los momentos de "frustración y desencanto" durante su cirugía...

Los homenajes se están dando

Los homenajes se están dando y seguirán. Bellas Artes bautizará el salón donde se hace teatro y sus colegas le haremos cuantos homenajes podamos por lo que significó para nosotros. Pero que algo quede claro: el artista que vive mal no se aleja del chofer que vive mal, de la señora de frito que vive mal, del ingeniero que tiene problemas... Es cierto que la política de apoyos debería ser mayor para los artistas, para que no se haga tan difícil el camino de la creación, pero...

...pero de ahí a decir que

...pero de ahí a decir que los artistas no viven bien, me recuerda a las defensas que del Chavo del Ocho hace el Profesor Jirafales, rayan en el insulto. Los artistas viven con dignidad, con la dignidad de decidir qué crean y cómo lo crean, así esto no les genere riqueza económica, generan riqueza cultural. Suena romántico, pero es la naturaleza del arte. Me gusta el ejemplo de Van Gogh y su aporte y ahora doy el ejemplo de Derain, que luego de incursionar en el fauvismo...

...terminó pintando lo que

...terminó pintando lo que los nazis querían, porque eran ellos los que tenían el poder y la riqueza y él, pobrecito, para no vivir mal, terminó colaborando con el régimen de la Francia de Vichy. Alguna vez fue artista, pero perdió su condición y se convirtió en un mercachifle de su arte, traicionando su dignidad, con tal de "vivir bien".
Jaime fue un artista digno, entregado a sus convicciones, a la necesidad de investigar el teatro en el Caribe, un ejemplo para todos.