Indicadores económicos
2017-07-25

Dólar (TRM)
$3.023,67
Dólar, Venta
$2.860,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.521,97
UVR, Ayer
$251,55
UVR, Hoy
$251,57
Petróleo
US$46,34

Estado del tiempo
2017-07-25

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:06

Marea max.: 22 cms.

Hora: 00:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0 -
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Juez y maestro

Aunque los ciudadanos terminan por entender la preocupación cívica de los jueces, no parece que sólo con sentencias se pueda implantar un estado de convivencia libre, solidario y fundador de formas colectivas necesarias para hacer sociedad.

La semana que pasó, la Corte Constitucional decidió una Acción de Tutela mediante la cual resolvió que en los buses de servicio público que pertenecen al sistema Transmilenio, los pasajeros no pueden llevar bultos, valijas, paquetes, o andamios rodantes que obstaculizan la circulación del resto de viajeros.
Esto no deja de asombrar por cuanto al lado de la decisión razonable, surgen varios aspectos que estimulan las malas maneras nacionales.
No es la menor de éstas una costumbre perniciosa que conduce a las mayorías de usuarios a pretender que su problema, grande o insignificante, pequeño o de importancia, sea atendido y resuelto por la autoridad máxima del correspondiente sector. Ningún usuario quiere ser recibido por la persona competente para su caso. Todos van en busca del jefe. ¿Por qué? A lo mejor la anterior conducta encierra una prevención doble.
El ciudadano o persona desconfía de la Administración y sus jerarquías y competencias y está convencido de que aquel que manda, resuelve. La otra consiste en que la crisis de legalidad impuso el imperio de las influencias, no siempre legítimas. Entonces no se tiene el convencimiento de la razón o el derecho sino la esperanza en la influencia y su quiebra del principio de igualdad.
Con ello se apareja una inclinación que los años han aumentado. La inclinación de amenazar al otro gritándole que se lo va a demandar.
Aquí el gusto por los pleitos inoficiosos desvirtúa la finalidad de la justicia.
Ahondar en las reflexiones muestra que algunos actos de apariencia útil y encomiable causan daño. A primera vista aparecería como si la Corte Constitucional es portadora de tal sensibilidad social que se ocupa de las dificultades cotidianas de la gente. Y no es así. La Corte ha despreciado a muchas instancias que podían resolver un conflicto de comportamiento cívico. Al administrador del transporte público. Al guardián de la estación. Al policía bachiller. Al policía profesional. Al juez.
Se necesitó un magistrado ilustre para que repitiera la lección previa al Código de Policía. ¿Qué ocurrirá con los perros que ensucian las aceras con sus excrementos urgentes?
¿Será que los colombianos están dispuestos a sostener una costosa rama del poder público para que resuelva líos de vecinos por gallinas? Es de suponer que un juez está en capacidad de discernir si de verdad el planteo de una Tutela tiene que ver con un derecho fundamental, y si es urgente, y si no tiene otras instancias administrativas o policivas, óptimas para responder el reclamo.
Un buen alcalde, incluso con las exageraciones propias de su fe en la educación, puede enseñar las reglas de la ciudad y sancionar por su inobservancia. Un aplicado maestro con la fuerza de su vocación puede enseñar el respeto al otro, el sentido de la justicia en una comunidad, la composición amigable de las diferencias.
Parece una desmesura tener que revisar la Constitución política para establecer si en un bus se puede llevar un bulto. Por locuras así el bueno de Kohlhaas incendió al pueblo.

*Escritor

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese