Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Kirchner

Nunca supuso el montonero de 24 años que era Néstor Kirchner al morir Perón en pleno ejercicio del poder, que seis lustros más tarde sería él el número uno del Justicialismo. Había bajado el tono de su radicalismo ideológico, bien subido en la trinchera del neoguevarismo urbano de sus años juveniles, pero conservó intacto el sello imperioso de su estilo personal. Más por esto que por su inagotable disposición para la pelea, fue un Presidente inflexible y testarudo.

Sin embargo, el baqueteado agitador de la Universidad de la Plata, superada la dictadura y recobrados los derechos ciudadanos, le franqueó la senda al destino que le reservaba la política, y comenzó por el principio en su lejana Patagonia. Se hizo elegir alcalde de Río Gallegos y gobernador de Santa Cruz, y afianzó en su provincia un liderazgo que amplió las perspectivas de su carrera. Del tremedal de una honda crisis económica y social, emergió su figura, con pie firme, para la consagración nacional.
Apadrinado por Eduardo Duhalde, se alzó con el Estado por cuatro años. Desde Salta hasta San Carlos de Bariloche, la Argentina era una ruina, una nación despedazada y caótica condenada a la desesperación de sus clases media y popular, despojadas por los bancos y los usureros. Nada comparable a “La grande Argentina” insinuada por Lugones en un alarde por emularle a Alberdi el genial dictamen de sus “Bases”. Se asemejaba más a la del “Cambalache” de Discépolo.
Tomó Kirchner el Gobierno con la mira puesta en la reactivación de la economía, la reducción de la deuda externa, el rescate de los fondos de pensiones y el libre comercio con otros países, pero atornillando una estructura de poder con etiqueta individualista y torneada para que una esposa igualmente ambiciosa, tan activista y activa como él mismo en la oposición y en el mando, prolongara en otro período presidencial el tránsito de ambos hacia la historia.
La situación en 2010 es distinta a la de 2001, aunque tampoco la de ahora es la ideal. El país está polarizado, con serios traumas institucionales, sacudido por conflictos políticos que dejan la impresión de que para Kirchner y su cónyuge las garantías democráticas de sus adversarios constituyen una calamidad pública. Exceptuado el abuso de las armas, su autoritarismo no distaba mucho del de Perón en sus épocas de dominio. El fundador y el discípulo no perdonaban los reproches a su autoridad. Las represalias contra el Grupo Clarín por su posición crítica contra la Administración son un episodio inaudito de intolerancia. Irónico que al siguiente día de la desaparición del ex mandatario las acciones del grupo se revalorizaran en las bolsas de Buenos Aires y Londres.
El enfrentamiento con los líderes del campo –consejo del finado a su señora– desgastó al Gobierno y le costó la derrota a su partido en los comicios de 2009. Ya el canciller argentino le augura dividendos reeleccionistas al cadáver de su jefe. Impulsos de la consternación. En un año, empero, las aguas bajo los puentes se renovarán y aflorarán otras alternativas que fulminen las nostalgias.
La lucidez de doña Cristina, además, no será la misma al sentir que ya en el tálamo de Olivos no duerme, ni urde sus jugadas magistrales, el peronista más parecido al cacique Namuncurá, el último soberano de la pampa.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Muy buen comentario, Néstor

Muy buen comentario, Néstor Kirchner sacó Argentina de la ruina que la dejó el Neoliberalismo, asi como está Colombia, recuperó las empresas del Estado, y tal parece que el doctor Villalba no le perdona que le que haya quitado el monopolio al grupo Clarín, con el papel, la televisión y la radio, este grupo tiene un poder igual al que ejerce El Tiempo en Colombia.