Indicadores económicos
2017-06-22

Dólar (TRM)
$3.057,90
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.404,18
UVR, Ayer
$251,02
UVR, Hoy
$251,04
Petróleo
US$42,53

Estado del tiempo
2017-06-22

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 14:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 22:15

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-06-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La amenaza del bioterrorismo

Hace dos meses, Ron Fouchier, un afamado virólogo holandés, anunció que había modificado el virus de la gripe aviar (H5N1), uno de los más letales del mundo para así poder estudiar sus efectos en otro tipo de animales.

El H5NI1, se transmite entre las aves, pero también puede haber contagio, aunque raro, de las aves al humano. La prueba es que desde 1997 hay documentados más de 565 casos, de los cuales fallecieron 331 personas. El descubrimiento de Fouchier radica en que desveló las claves para saber qué modificación habría que hacerle al virus para que fuera contagioso de humano a humano, con lo cual este elemento patógeno uniría su enorme letalidad a una alta contagiosidad para el humano, algo que lo convertiría en un arma formidable para los terroristas. La peligrosidad de este descubrimiento originó un hecho sin precedentes como fue que el Consejo Asesor Científico para la bioseguridad de los Estados Unidos, ordenara a la revista Science, una de las más prestigiosas del mundo, que no publique la investigación de Fouchier para evitar que los terroristas se apropien de esta información y lo utilicen para sus fines protervos, lo cual ha generado un debate sobre temas álgidos como la libertad de expresión, la necesidad de la publicación de trabajos científicos para que sean validos, además de la vieja polémica, sobre ética y conveniencia. Por lo pronto, el 17 de febrero, tras la intervención de la Organización Mundial de la Salud, se ha resuelto el asunto mediante un acuerdo con Fouchier y su grupo de investigadores, que consiste en publicar su trabajo científico, sólo después que se haga un análisis profundo de los riesgos, entre los cuales estaría que los bioterroristas utilizaran esta información para desatar una epidemia de gripe como la que ocurrió en 1918, causada por el virus H1N1, la cual causó más de 50 millones de muertos.

El bioterrorismo es antiguo, en la Edad Media los ejércitos contaminaban las fuentes de agua de las ciudades sitiadas con cadáveres para lograr su rendición. En la Segunda Guerra Mundial, Alemania, Japón y Rusia tenían armas biológicas, que afortunadamente nunca usaron. Se dice que después de 1950, China y Corea del Norte desarrollaron armas bacteriológicas, las cuales hasta la fecha no han utilizado y las tienen guardadas. El problema reside en que parte de este arsenal del horror logre llegar a las manos de los grupos terroristas quienes anhelan golpear al mundo occidental con armas biológicas. Según algunos expertos, los bioterroristas le tienen el ojo puesto al virus de la viruela, lo que ha motivado que las cepas de este microorganismo que sólo existen en Estados Unidos y Rusia estén en laboratorios fuertemente custodiadas para evitar que de ellas se apropien estos fanáticos

En fin, la obtención de virus letales, con fines terroristas, es el Santo Grial para algunos grupúsculos extremistas, ya que es un arma barata de la cual se necesita una cantidad pequeña para hacer un daño incalculable, en razón de que, por ejemplo, sólo bastaría diseminar el virus H5N1 “modificado” en una ciudad para causar una epidemia mundial, de allí que la censura momentánea del trabajo de Fouchier sea en mi concepto muy pertinente.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese