Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

La batalla más digna

Uno de los cambios más dramáticos en las costumbres sociales en los últimos tiempos ha sido el comportamiento de las personas que han llegado al sexto piso.

Antes se definía como tercera edad, el arribo a los 60 años, ahora en virtud del progreso de la medicina, los sesentones tienen patrones de conducta muy distintos de sus antecesores de hace 50 años, quienes cuando llegaban a esa enantes “venerable” edad, por lo menos aquí en Cartagena, generalmente sólo iban a las retretas del Parque Centenario, a misas y a entierros. Los sesentones de ahora son distintos, se les ve en sitios de diversión, a muchos de ellos con jovencitas y a algunas de ellas con efebos. Una posible explicación a este fenómeno es que gran parte de la generación que ahora frisa los 65 años, fue en su momento rebelde y contestataria. La prueba es que a su activismo se les deben: la liberación femenina, la libertad sexual, con todo lo malo y lo bueno que esto implica, el bluyin como ropa refinada, el rock y muchas otros temas que en una época fueron “revolucionarios”.

Esas son las luces. Las sombras fueron que muchos miembros de esta generación también, encallaron en la trampa de la felicidad instantánea y usaron drogas duras, como el LSD y otras. En clave farmacológica esta generación recibió varios “regalos”, a ellas les llegó la píldora anticonceptiva que exorcizó el fantasma de la preñez, secundaria a los encuentros furtivos y a ellos, en 1998, el sildenafil, la pastilla azul que le ha servido para darle “extrainning” a la planta baja. Ahora en esta época, a pesar del deterioro biológico natural del sexto piso, una etapa en que el sueño es frágil, la memoria se deteriora y traiciona cuando más se necesita, en la que todo duele y lo que no duele no funciona, cuando peinarse significa acomodar los pocos pelos de la cabeza y en la que muchos cometen la tontería de dar buenos consejos porque no pueden dar malos ejemplos, a pesar de esto, esta generación se maquilla, va al gimnasio, acude donde el cirujano plástico para hacerse “latonería” y se divierte como si todavía tuvieran 35 años. Esta lucha no es fácil e implica un combate diario, pues la televisión ha endiosado la juventud y la belleza, al punto de que los sesentones a veces se sienten, como dicen en el boxeo, peleando fuera de su peso, pero, ellos, los de la “nueva generación” de veteranos luchan contra los estragos del tiempo para mantenerse vigentes. Otra arista de esta guerra contra el reloj, se libra, en el caso de los hombres, por un batallón llamado como “los nuevos viejos” que se caracteriza por tener músculo financiero y “farmacológico” (buen billete y Levitra) para irse de parranda con jovencitas, a las cuales conquistan con el argumento rotundo de que chequera mata a galán; las damas sesentonas, son más recatadas, pero existe una que otra “asaltacuna” que se refocila con un efebo a quien mantiene. En fin, los actuales sexagenarios gracias al cúmulo de fármacos que ingieren, están mejor preparados para esa especie de naufragio existencial que es la senectud que sus antecesores y no obstante las limitaciones biológicas, parece que están librando en estos tiempos el combate final, que será la batalla más digna que librara esta generación beligerante.

*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese