Indicadores económicos
2017-08-19

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-19

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 04:17

Marea max.: 30 cms.

Hora: 21:43

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.9 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 29 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La ciudad que se corta las venas

Cuando les preguntamos a los jóvenes de una escuela de Loma Fresca, en las faldas de La Popa, sobre las veces que se han sentido violentados, hicieron una lista larga. 

Pero llamó mucho la atención cuando uno muy pequeño levantó la mano y dijo: “cuando entro a un almacén y me miran”.  Los demás asintieron moviendo sus cabezas, expresando un acuerdo casi de manera eufórica.Quiénes miran a estos jóvenes. Por qué los miran. Por qué ellos perciben violencia en esa mirada. Lo exclusivo excluye. Lo distinguido distingue. Los lugares de clase favorecen a unas clases sobre las otras. Los criterios para distinguir dicha exclusividad los dictan las élites.

Aunque en el imaginario local el color de la piel está asociado a poder adquisitivo, no es lo negro lo único que se excluye en los lugares exclusivos, también lo popular, lo indio, lo pobre; pero en una ciudad de piernas abiertas, perdón, quise decir puertas abiertas, para visitantes de todo el mundo, también excluye lo local si es necesario.

La ciudad, entonces, se suicida. Se corta las venas.

El reciente incidente de exclusión en el restaurante Giogia, en el que sacaron del lugar a unas clientas para favorecer a los intereses de otro cliente más poderoso, pone nuevamente el tema en la mesa. No porque Cartagena suele espantarse cada vez que alguien es discriminado o excluido, sino porque este restaurante estuvo “de malas” en excluir no solo a unas reconocidas juezas, dispuestas a consumir con previa reservación, sino que una de las clientas era la ex directora del IPCC, Irina Junieles.

El caso de Junieles, espero, reavivará una discusión que hasta el momento ha sido muy tibia. Se evidencia cierto movimiento por las redes sociales e incluso se ha vuelto sobre el eslogan que dice “Primero los ciudadanos y las ciudadanas, los turistas vienen después”.

Pocos recuerdan, sin embargo, que el citado eslogan hace parte de una campaña que desde hace más de un año es iniciativa de la asociación FUNSAREP, una organización social promotora de desarrollo humano, situada cerca del mercado Santa Rita desde 1987. En Cartagena, no solo se olvida a la gente, sino que también se desconocen las luchas y los procesos.

Junieles, sin temblarle la mano, dirigió una carta al restaurante. El restaurante se disculpó. Ella no requiere una revolución que la acompañe, ella tiene su propia fuerza. La discusión debe ir más allá y requiere hacer preguntas profundas por lo que ocurre cotidianamente, preguntas que den cuenta de lo que le pasa a los niños de Loma Fresca, y lo que le pasa a todos aquellos que este perverso modelo de desarrollo margina, los que Eduardo Galeano llama “los nadies, los ninguneados.”

Cartagena está llena de historias de personas que sacan de lugares y no dejan entrar. De exclusiones del espacio público y privado. Lógicas, además, aceptadas en el imaginario colectivo. En Cartagena, los locales de sectores populares son ciudadanos de segunda, el eslabón inferior de una voraz cadena alimenticia.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese