Indicadores económicos
2017-03-23

Dólar (TRM)
$2.936,82
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,61
Euro
$3.173,82
UVR, Ayer
$246,64
UVR, Hoy
$246,72
Petróleo
US$48,04

Estado del tiempo
2017-03-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:37

Marea max.: 12 cms.

Hora: 06:58

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 2.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 3
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La corraleja, un lastre

La corraleja, cuyo origen, desarrollo y vigencia, reflejan las relaciones y el modo de producción agrario predominante en las sabanas de Bolívar, Sucre y Córdoba, Región Caribe de Colombia, son un lastre histórico que visibiliza y determina de forma significativa el atraso, subdesarrollo y precariedades sociales, económicas, culturales y humanas, de esta región.



Entre el conjunto nacional, son las de estos pueblos las más abultadas y negativas de las variables que contribuyen a promover y a consolidar niveles de calidad de vida y desarrollo humano nada equiparables a la media reglada para países como Colombia.

Desde luego que hay otros elementos que pesan en la canasta del desarrollo, progreso y modernización de estas sociedades, pero menos cierto no es que hay lastres que las atascan y frenan de manera tal, que cuanto acontece en ellas es un proceso de decadencia y anomia que las lleva paulatinamente a su parálisis e involución.

Es el caso de algunas tradiciones y expresiones culturales que, como la corraleja, han sido rebasadas por la historia y por nuevas formas de expresión que, sin perder su esencia, fisonomía e identidad, son civilizadas, incluyentes, participativas y de amplio espectro popular y aceptación social.

Y, por supuesto, exentas del componente de barbarie que es inherente a la corraleja, en donde hombre, toro y cabalgadura, son víctimas por igual de atroz violencia, sometimiento e indefensión.

Pero no solo muestra la corraleja el paisaje humano decadente del ser como víctima de una tradición ilegítima y nociva, es también esta falsa tradición el más vivo retrato de una deprimida e incipiente economía; de unas relaciones políticas de subordinación, clientelismo y corrupción.

Y de la resistencia que oponen sectores de esta sociedad agraria y vacuna, claramente identificables, a los procesos de modernización de las relaciones y modo de producción imperantes en estos territorios; a las dinámicas económicas transformadoras del capital, la ciencia, la tecnología y la academia, como vectores y catalizadores de primera magnitud en los procesos de cambio de modelo, mentalidad y poderes que requiere con prioridad la sociedad sobre la cual se asienta la falsa tradición y cultura de la corraleja y sus expresiones de barbarie.

No en vano puede señalarse, y coincido con Salomón Kalmanovitz, que en aquellas sociedades en las cuales logra imponerse la modernidad, “la disciplina del capitalismo industrial: previsión, ahorro y rechazo a los aspectos supersticiosos de la religión”, desaparecen los viejos valores y aquellas manifestaciones culturales que los expresan.

Y para muestra, Cataluña, la región más industrializada de España, en la cual la fiesta brava fue prohibida a partir de enero de 2012, gracias a una “alianza progresista” que se impuso a los defensores de los viejos valores, la superstición y el PP.

Valores a los cuales agrego yo, para el caso local y regional de la corraleja, el de la tradición espuria y el de expresión cultural popular, igualmente falsa, sobre el cual cabalgan orondos los que por acá son pares y epígonos de los de allá.

Y es que la corraleja no es más que un lastre histórico, cultural y social, propio de sociedades atrasadas y sojuzgadas por la superstición, la incultura política, el pensamiento agrario y un incipiente desarrollo capitalista modernizante.

*Poeta, escritor y periodista

elversionista@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

No sé que tiene que ver la

No sé que tiene que ver la corraleja con el desarrollo o atraso de un pueblo, si en chocó no las hacen, en la guajira menos, en putumayo tampoco, no señor comentarista, fijese que montería es ejemplo de desarrollo y hay que ver como les gusta a los monterianos estas fiestas, por lo que se desplazan a pueblos vecinos para disfrutar de ellas, si hablamos de sincelejo, no es precisamente las corralejas el motivo de sub desarrollo sino la clase política y la dificultad de acceder al agua potable, así que no le hechemos la culpa a esta tradición de lo malo que le pasa a los pueblos que los realizan

En Cartagena no hacen

En Cartagena no hacen corralejas y hay que ver los cordones de miseria y pobreza en que vive el 70% de su población, o es que ver las corralejas por video le generan subdesarrollo mental a los Cartageneros, mire señor comentarista la sabana de cordoba y sucre es procreadora de mentes brillantes, lastima que la corrupción política no permita el desarrollo de las mismas, por ejemplo los nule son de sincelejo sucre y volvieron un ocho a la sociedad bogotana, así que deje ese cuento chimbo de las corralejas, no le creo nada

Las corralejas son una de las

Las corralejas son una de las expresiones del atraso y subdesarrollo de nuestros pueblos, donde se hace tributo a la sangre y la muerte. Desde luego que el clientelismo y la corrupción son el cáncer que destruye y arrasa con el progreso. Dos conceptos que se interrelacionan pero no se sustituyen y que ameritan visibiliazarlos sistemáticamente para la toma de conciencia de nuestros pueblos. Las corralejas son un lastre que perpetua la incultura.