Indicadores económicos
2017-11-24

Dólar (TRM)
$2.982,73
Dólar, Venta
$2.833,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.533,93
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$57,97

Estado del tiempo
2017-11-24

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 17 cms.

Hora: 15:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
7 - 8
Motos
S/M

La cultura de los reinados

Cuenta un amigo que declinó el honor de que su hija de tres años fuera candidata al reinado de su colegio, cómo se sorprendió al encontrar en el evento a padres con pancartas apoyando a sus hijas.

Rara es su sorpresa en una cultura que considera la belleza física atributo principal de la mujer y donde su uso económico es práctica común. Sin ánimo de juzgar, invito a padres y profesores a pensar en el mensaje que transmiten a esas niñas: ¿Cómo explicar que en el mismo plantel donde están educando su intelecto y formándose integralmente, se les enseñe a ser apreciadas por sus cuerpos y a comerciar con ellos? ¿No basta con que los medios las bombardeen con imágenes de mujeres que valen solo por su “belleza”?
Los reinados de niñas son el síntoma extremo de una cultura obsesionada con la apariencia. Pero lo que está detrás de las docenas de concursos con que se festejan desde productos agropecuarios hasta clubes sociales es, además del negocio, una serie de ideas.
La belleza es la síntesis de actitudes y comportamientos, no solo de atributos físicos, que representan en cada era la feminidad ideal. La ignorancia (disfrazada de inocencia) y la modestia solían hacer a mujeres de muy distintas fisionomías “bellas”; la independencia y la rabia, en cambio, siempre han hecho a las mujeres “feas”. Cabe preguntarse qué comportamientos celebra un modelo de belleza que mata cada año a millones de mujeres de anorexia, mientras millones más exponen sus vidas en los quirófanos por un cuerpo “ideal”. Y qué tipo de feminidad valora una sociedad donde reina incólume la exhibición y el intercambio del cuerpo por fama, estatus y dinero. ¿Es el cuerpo una mercancía más para consumir y negociar?
Valga aclarar que aprecio la belleza femenina. No creo que tengamos que hacernos las tontas para que nos vean lindas ni que haya que verse fea para defender nuestra inteligencia. El estilo personal es un derecho y la estética parte central de nuestra identidad. Porque aprecio el desfile cotidiano de nuestra fantástica variedad de mujeres es que me duele ver el disfraz que nos imponen desde las pantallas, portadas y pasarelas: la unidad de medidas, cortes y maquillaje que nos venden como indispensables para un éxito que se reduce a tener y mostrar.
Pero más que nada me preocupa el mensaje que niñas aún sin criterio para discernir reciben sobre la relación entre sus cuerpos y el dinero; las pocas opciones que tienen para desarrollarse en una cultura que las valora por su apariencia, que aplaude que exhiban su “sensualidad” para el goce ajeno, y que acepta hipócritamente que vendan su sexualidad aunque no baja de “sinvergüenzas” a las que hacen con ella lo que les place de verdad. ¿Por qué los hombres no tienen que exhibirse para triunfar? y ¿por qué no salen ellos a desfilar?, ¿son acaso los únicos con derecho a mirar?
En todo caso, si tuviera que escoger rescataría el reinado popular. A falta de presupuesto, gozan sus candidatas de la irónica suerte de haber salvado de la tiranía del bisturí la diversidad de bellezas naturales que proliferan en sus comunidades, para las que son fuente de alegría y orgullo. Me place, además, que alrededor de su reinado se haya independizado la riqueza de la fiesta popular del mero espectáculo para la televisión nacional.

* Profesora universitaria

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente columna. Ya yo

Excelente columna. Ya yo creía que la mujer había aceptado ser solo una mercancía que tiene que estarse mostrando en vitrinas para venderse al mejor postor (ver Soho). La mujer es sinónimo de belleza pero es mucho más que eso y lo ha demostrado plenamente en el curso de la historia. Deben pararse firme para que no sigan siendo utilizadas como mercancía, talvez esa es una de las razones para el permanente maltrato por parte del hombre.

Excelente discernimiento el

Excelente discernimiento el de la columnista. La invitacion es para que sean las mismas mujeres quienes comiencen a cuestionar su papel en la sociedad actual, la cual en nuestro medio tildan de "machista" cuando son precisamente este tipo de comportamientos los que paradojicamente minan su valor. Es tan comun la practica de desnudarse de manera "profesional" o "artistica" que finalmente terminan proyectandose como cualquier mercancia. Aplausos para aquellas mujeres que aun siendo bellas miran este atributo desde otra perspectiva.