Indicadores económicos
2017-10-20

Dólar (TRM)
$2.921,92
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.457,80
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,29

Estado del tiempo
2017-10-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 20:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La cultura mafiosa

Estoy convencido de que el imperio de una cultura mafiosa en el manejo de los dineros públicos en sectores claves de la sociedad, la corrupción generalizada y cínica de una buena parte de nuestros políticos y las prácticas del soborno extendidas entre el empresariado privado son derivaciones del dominio del narcotráfico sobre nuestra economía y de los valores y modos de ver el mundo que acompañaron su increíble auge en la Colombia de los años setenta y ochenta.



La imagen repetida de narcotraficantes casi analfabetos que de un día para otro acumulan inimaginables riquezas, cautivan a las reinas o a las modelos más hembras con sus chequeras, andan en autos lujosos y compran propiedades como comprar perros calientes tuvo y sigue teniendo un poder de seducción enorme sobre las mentes de los colombianos, incluso de los jóvenes educados en los mejores colegios y universidades.

El resultado es que aquí muchos se quieren enriquecer de la noche a la mañana. Y esos muchos descubrieron que hacerse nombrar en un cargo público o desde el sector privado contratar con el Estado es mejor negocio, más productivo y menos riesgoso que traficar cocaína –lo que exige cierto valor. En un contratico para construir una carretera, montar un sistema de transporte, o crear EPS, para mencionar sólo unos cuantos ejemplos de las posibilidades infinitas de robarse el tesoro público, un funcionario astuto y un contratista avispao pueden ganarse lo que no produce un viaje de coca a Miami.

Y lo curioso es que una vez estos afortunados contratistas y empleados del Estado logran enriquecerse comienzan a actuar como los Pablo Escobar. No es sino mirar lo que hoy sabemos de las andanzas de los jóvenes Nule. O del señor Palacino. Es tanto el dinero que ganan que terminan malgastándolo en compras extravagantes o en actividades exhibicionistas, como la de organizar un torneo de golf, costear los gastos de los invitados en hoteles cinco estrellas y entregarle al ganador un Mercedes Benz de lujo avaluado en más de 300 millones de pesos. Eso, entre otras cosas, hicieron los primos Nule.

El poder de esta cultura mafiosa es tan grande y su influencia en las mentes de los colombianos tan profunda que las discusiones en los círculos sociales acerca de las elecciones de octubre en Cartagena terminan siempre alrededor del dinero. Ya no parece importar si un candidato tiene o no un programa, indagar acerca de qué se propone hacer como alcalde o gobernador o concejal. La pregunta inevitable para juzgar si tiene o no posibilidades es cuánto dinero tiene o cuál financista está apoyándolo.

Es como si de antemano aceptáramos que la forma más exitosa de hacer política es mediante la compra abierta o disimulada, directa o indirecta de los votos que se requieren para ser elegido. Se habla de ello con la misma naturalidad con la que se comenta acerca del invierno y las inundaciones.

Uno oye cosas como esta: que el candidato o candidata tal “tiene ya asegurados 15 mil millones de pesos para la campaña”; que el otro del que se creía que no tendría dinero “ha abierto una cipote oficina cara, que tiene plata”; que fulanito o fulanita “va seguro con el apoyo de los empresarios que le van a dar mucho dinero”, y así sucesivamente.

¿Hacia dónde vamos?

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese