Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La educación del público

Con motivo del Hay, un editorial de El Espectador concluía preguntando si el público de Cartagena tiene la talla para los Festivales Internacionales que acoge.

Obviemos el insulto a nuestra inteligencia y el oportunismo cachaco de quien aboga, además, porque el Hay se mude para Bogotá, y admitamos lo real tras el comentario: la primacía del público nacional y extranjero en estos eventos. Supongo, además, que la apariencia de la minoría local asistente daría al periodista para preguntarse a cuántos toca el contenido de las charlas, con temas tan relevantes para la ciudad como la pobreza o la prostitución infantil.

Es obvio que estos eventos son diseñados como “exclusivos”–con toda la carga de distinción y discriminación de la palabra. Sin embargo, la justificación del fenómeno suele ser que a la gente no le gusta asistir. Léase la culpa es del cartagenero que, en su ignorancia, prefiere a Silvestre Dangond, cuya “cultura” sí disfruta y defiende. La cuestión económica (de 17 a 160 mil pesos por boleta) pasa por irrelevante. Tampoco cuenta que hasta los conciertos “gratuitos” sean cerrados.

Olvidemos por un momento que Festivales como éstos son abiertos en Puerto Rico y en Chicago, y que, nada más en Barranquilla, disfrazarte es suficiente para entrar gratis al Carnaval de las Artes. Supongamos que, como se ufanan en sus folletos, estos Festivales quieren darle, más bien devolverle, algo a la ciudad. Hay que advertirles que cuando te enfrentas a medio milenio de exclusiones sistemáticas, no basta dártelas de inclusivo. Te toca ser deliberado, asumir tu papel en educar y atraer a la gente, asegurarte de que se sientan bienvenidos no sólo los niños sino todos los ciudadanos.

De acciones simbólicas, además de políticas y económicas, está tejida la malla que divide esta ciudad: de gestos, movimientos, miradas, presencias y ausencias que te hacen saber, con la piel y el corazón, que hay sitios a los que NO perteneces.

Por eso es tan importante todo gesto afirmativo, desde los esfuerzos oficiales hasta los de artistas y jóvenes defendiendo minorías, pasando por cada talento creativo que se instala con o sin permiso en una plaza, a disputar el espacio que nos pertenece a todos. Por eso cuentan las agendas alternas que han llevado a los barrios a escritores y compositores, y los esfuerzos recientes por traer a las comunidades del “extramuro” a las actividades culturales del centro. Al esfuerzo por valorar las tradiciones propias hay que sumarle el de enseñar a apreciar y retroalimentarse de las de los otros.

La reciente inauguración de la agenda del Bicentenario de la ciudad es una lección en este sentido: un evento diseñado por y para cartageneros, y montado a la altura de eventos internacionales; con elementos tradicionales propios y arreglos contemporáneos, y excelsa calidad en cada presentación, brillando en la Torre del Reloj. Ciertamente el Centro histórico es un “escenario natural” inigualable, y los cartageneros sí sabemos, si nos sentimos acogidos, apreciar esa belleza. La inauguración del Festival Internacional de Cine, con pantalla gigante en el Camellón de los Mártires, gratis y con buses llegando desde los barrios, promete ser otro evento memorable.

Esa es la actitud. Así se educa al público no sólo para disfrutar del arte sino para sentirse parte y propietario de su ciudad.

*Profesora e investigadora

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Cartagena de cachacos viuda

Cartagena de cachacos viuda de Indias. Hace años perdimos la ciudad, ahora peor con las BACRIM y cuanta porqueria nos lego Uribe, sumado a la actitud despotica y discriminatoria de la ciudad, ligado a la cantidad de negros propios y venidos de otros lares, con sus costumbres montunas, que esperas?, ademas, no hay tanto mari.ca, ni travestis, ni lesbiana, como en Bogota, para llenar estos escenarios.Ciudad soñada y diseñada para fuera, no para el nativo.

existe otro problema....

existe otro problema.... cuando un "local" llega a un evento de esta talla, es normalmente tratado por los wachimanes como una mosca en leche por no ser del jetset cachaco... el local es discriminado por otro incluso mas ordinario. Como es de costumbre, les gusta lamerle al visitante...

NO OLVIDEMOS QUE EN

NO OLVIDEMOS QUE EN CARTAGENA,SE HAN CERRADO MUCHOS EVENTOS PUBLICO QUE SON DE GRAN RIQUEZA CULTURAL PARA LOS CARTAGENEROS, Y QUE HOY SON PARTE IMPRESCINDIBLE, PARA OCUPAR EL TIEMPO LIBRE INCLUSO, PARA NUESTROS JÓVENES DEL MAÑANA Y QUE DENTRO DE OTRAS COSAS MIREN LO QUE PASA HOY CON LAS PANDILLAS, SON EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA, CULTURICEMOS A NUESTROS JÓVENES! OFRECIÉNDOLES ESPECTÁCULOS PUBLICO , CINE, RECREACIÓN Y TODO LO CONCERNIENTE AL ARTE Y LA CULTURA...ES OTRA MANERA DE HACER PAZ.

Hay que superar los análisis

Hay que superar los análisis parroquiales. Poco a poco el cartagenero se vincula a los eventos culturales que la ciudad brinda. seguir con la disputa cachacos vs costeños, es elemental y no produce resultados. La ciudad no es la más bonita de colombia, (con sus Bazurtos, falta de civismo, invasión al espacio público, miseria) es imposible. Y sus habitantes cada vez más, tiene una actitud de que lo peor esta por venir. Basta leer, como muestra, estos foros de El Universal, donde hay quienes se graduaron de quejosos sin soluciones, o recurren al insulto como argumento. Bajísimo nivel.

El evento no fue diseñado

El evento no fue diseñado como "exclusivo". Creo que fu suficientemente abierto para los cartageneros. Creo, más bien, que fallan directivos y profesores, de escuelas y universidades, por no crear estrategias para que los estudiantes de la ciudad se interesen más por los eventos culturales. Fallan nuestros periodistas que deben informar más sobre estos eventos. Fallamos los padres por no interesar a nuestros hijos. Pero, soy optimista y creo que poco a poco nos vamos "culturizando", no más mira el creciente interés por el Festival de Música (clásica).