Indicadores económicos
2017-08-23

Dólar (TRM)
$2.986,83
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.750,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.515,79
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$47,64

Estado del tiempo
2017-08-23

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 07:05

Marea max.: 9 cms.

Hora: 13:31

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La felicidad

Más que palabras, placer, bienestar y felicidad son tres conceptos que se diferencian entre sí sólo en su duración, y que dependiendo de la edad, formación y religión, cada cual prioriza de manera diferente.

El placer por ejemplo, guarda relación con lo más temporal, lo instantáneo si se quiere. La felicidad -que se podría entender como diversión o suma de placeres- es menos efímera; mientras que el bienestar, lo más parecido a la tranquilidad que otorga la vida holgada, es permanente.

Sin ser categórico se podría afirmar que los jóvenes priorizan el placer y los adultos el bienestar; pero cada uno de ellos cree que ahí está la fuente de la felicidad.

Se me ocurre pues pensar, que igual que los más jóvenes, quienes por las condiciones materiales en que nacen saben que nunca lograrán alcanzar el bienestar, priorizan el placer como fuente de felicidad; y esa podría ser otra explicación a la condición de abandono social que padecen muchos de los pueblos de la costa. La problemática social podría ser entonces, tanto un asunto del gobierno, como de la idiosincrasia.

Muchos coinciden en que la felicidad está es en el camino, que es incierto, y no en la meta, que pierde su atractivo una vez se llega a ella. Por eso cuando todo se obtiene sin esfuerzos, se reclama más, mientras que cuando se lucha, no solo se crece, sino que se disfruta con tranquilidad.

La verdad es que algo tan complejo como la felicidad, se termina asociando cada día más, con algo tan elemental como la relación sana con la naturaleza y con nuestros semejantes; dos bienes que están al alcance aún de los más pobres. Esta parece guardar mucha más relación con disfrutar lo que se hace, hacer cosas que tengan utilidad social, y obtener reconocimiento de los demás, que con la posesión de bienes materiales.

Sin embargo la ambición, la envidia y la inconformidad -los mayores enemigos de la tranquilidad y la felicidad- son precisamente el motor del desarrollo de la humanidad. Esas, y el mismo fin intrínseco del desarrollo, que es procurar la satisfacción de las necesidades humanas con el mínimo gasto económico y energético -como si abundancia y reposo, fueran sinónimo de felicidad- y que destruye fortalezas y habilidades adquiridas en el desarrollo previo, son las grandes paradojas de la vida. Pareciera como si la humanidad toda, corriera alocada hacia el progreso y al mismo tiempo hacia un abismo de infelicidad.

Hay un cuento que narra las peripecias de un humilde pescador que abandonó todo y se fue a la ciudad para progresar. Al cabo de la vejez, ya enfermo por el estrés, daba todo por lo que no le había costado ni cinco al momento de nacer: una comunidad, un bote y un pedazo de tierra a la orilla del mar.

No obstante los estadistas, aún evalúan -como sinónimo del desarrollo- sólo la tenencia de ciertos bienes materiales e inmateriales que soportan la existencia, cuando se debería medir el grado de felicidad, que es un estado interior que transciende en mucho a lo puramente material, y que tiene mucho más que ver con la libertad.

Amartya Sen, premio Nóbel (1998) de Economía, introdujo un nuevo concepto del bienestar: el de la libertad, entendida como la capacidad de vivir y hacer según nuestros deseos, y no como otros determinen que sean nuestras vidas.

*Ing. Electrónico, MBA, pensionado Electricaribe

movilyances@msn.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

"Pareciera como si la

"Pareciera como si la humanidad toda, corriera alocada hacia el progreso y al mismo tiempo hacia un abismo de infelicidad"....pareciera no: es asi.
Pdt. adhiero al Senianismo.