Indicadores económicos
2017-02-20

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.858,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,64
Euro
$3.091,49
UVR, Ayer
$243,77
UVR, Hoy
$243,86
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-20

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La fiesta bárbara

Alguna vez el poeta pagano Alberto Caeiro, heterónimo de Pessoa, conjeturó: “En cada cosa hay aquello que es ella y que la anima. / En la planta está por fuera y es una ninfa pequeña. / En el animal es un ser interior lejano. / En el hombre es el alma que vive con él y es él”.



El alma del Toro, su “ser interior lejano” está hecha del verde de los pastizales y de los árboles, del olor pacífico del amanecer que germina por el oriente, de fuerza majestuosa, de elegancia y de libertad. Pero la del desdichado animal encerrado en el toril de la plaza está hecha de cansancio, dolor, oscuridad, pesadumbre. Le han colgado pesados sacos de arena en el cuello, lo han purgado para deshidratarlo y debilitarlo, le han introducido algodones en la nariz para dificultar su respiración, le han untado vaselina en los ojos para alterar su visión, le han vapuleado las carnes y los genitales, le han dado narcóticos para restarle bríos y ahora lo azuzan con puyas y palos para obligarlo a salir al ruedo adonde huye aterrorizado, enceguecido por la luz que hace rato no percibe, y, aturdido por las exclamaciones de los espectadores y los engaños de la cuadrilla, se estrella contra barreras y burladeros hasta que es guiado ante la pica. Comienza el espectáculo de la tortura pública como negocio y como “arte”: la fiesta brava, quise decir, la fiesta bárbara.

Lo demás es conocido: cuatro o seis banderillas desgarran aún más músculos y nervios vecinos a la cruz por donde penetró la pica, mientras el ruedo se tiñe con su sangre: faena de capote, faena de muleta, un pasodoble, la euforia de los “olé” que festejan este rito de la crueldad y el martirio denominado “el arte de Cúchares”. Pero el toro no sabe qué es arte, ni quién es Cúchares, ni Ignacio Sánchez Mejía, ni Hemingway, ni Goya, ni Picasso, porque no conoce las palabras con las que mienten quienes lo atormentan: sólo conoce la realidad, que no se deja deformar por las palabras, y su realidad es el agotamiento, malestar, desconcierto, sed, miedo, sufrimiento. Llega la “suerte suprema” y un estoque lo atraviesa sin romperle la aorta, pero lo deja mal herido. Vueltas y vueltas persiguiendo el revuelo colorido de capotes hasta que se arrodilla exhausto, consciente de su agonía. Un mozo secciona su médula espinal con la puntilla y lo deja cuadripléjico, mientras el público aplaude y agita pañuelos blancos… Aún vivo, pero paralizado, siente cómo le cortan las orejas antes de arrastrarlo fuera del ruedo hasta que al fin lo acoge la piadosa muerte.

¿Arte, cultura, tradición? El toro no lo sabe y no puede preguntárselo. Como en el “1984” de Orwell, el ruedo es la habitación 101, el toro es Winston Smith con el rostro a punto de ser devorado por las ratas, el torero es O’Brien y en los tendidos una muchedumbre desquiciada, fanática y patética que paga por entrar observa y disfruta. Si el toro pudiera preguntarle al torero cuál es el objetivo de la tortura, quizás éste respondería, como O’Brien a Winston: “el objetivo de la tortura es la tortura”. Pero tampoco puede hacerlo.

*Médico y Escritor

mmo@costa.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

MARIO LA FIESTA BRAVA SOLO

MARIO LA FIESTA BRAVA SOLO DEMUESTRA LA CRUELDAD DEL HOMO SAPIENS. NO OBSTANTE SU DESARROLLO Y CULTURA NO PODEMOS NEGAR QUE DENTRO VIVE UNA BESTIA QUE LOS IDEALISTAS COMO TU CREEN QUE ESTA DOMADA. SI ASI FUERA SERIAMOS LOS NEODIOSES DEL OLIMPO, PORQUE ACUERDATE QUE LOS DE LA MITOLOGIA ESTABAN CARGADOS DE PASIONES PERVERSAS. LA AUSENCIA DE COMPASION NO SOLO LA DEMOSTRAMOS CON EL TORO SINO CON NUESTROS PROPIOS CONGENERES, SINO FIJATE LA LIDIA DE LAS EPS CON SUS USUARIOS LOS PACIENTES, ELLAS SE GANAN RABO Y OREJAS.

Es la mejor opinion que he

Es la mejor opinion que he escuchado, la cruda realidad de la fiesta barbara, ojala la lean y recapaciten las personas que les parece elegante, sobre todo los torerillos y demas que torturan a los animales indefensos.

100% de acuerdo!

100% de acuerdo!

Dr. Orozco, su articulo

Dr. Orozco, su articulo expresa la realidad de un espectaculo propio de la epoca de la antigua Roma , pero si las corridas de toros en las grandes ciudades en los pueblos las corralejas son una muestra colosal de nuestro subdesarrollo y una apologìa al salvajismo en el que ademàs de maltratar al asutado toro se expone la vida de centenares de personas que ingresan a ellas.

Supongamos que al dr. Mendoza

Supongamos que al dr. Mendoza le sea dado reencarnar: bien en un toro de lidia o en otro para producción de carne. En el primer caso, lo criarían con todos los mimos y cuidados hasta los 4 años, cuando se le trasladaría a la plaza, en donde se le aparecería un duende con vestidos multicolores que lo incitaría a embestir, le hincarían harponcillos y una pulla y después de quince minutos de frenética lucha, en donde tendría la oportunidad de matar a su matador, lo matarían de una estocada. Aunque también podría ser indultado y moriría de viejo rodeado de un harén de 25 vaquillas. En la otra alternativa: al cumplir un año de edad, al becerro "Mendoza" lo someterían a la horrorosa topizadora, para quemarle la madre de los incipientes cuernos, lo caparían y lo alimentarían otros dos años, al cabo de los cuales, encontrándose indefenso en una manga, un chuzo en la médula acabaría con sus días. ¿Qué alternativa escogería el doctor Mendoza?

MARIO JUAN DE LA COSA TE HA

MARIO JUAN DE LA COSA TE HA CLAVADO, AQUI EN ESTE DEBATE EL UNICO TORO ERES TU, TRES MULETAZOS, SEIS BANDERILLAS, UNA PICADA POR LOS CUARTOS TRASEROS Y MARIO ESTAS RENQUEANDO, DIRIA AGONIZANDO, MIRAS EL SOL CON ESOS OJOS VERDE ACEITUNA RECIEN OPERADOS COMO PIDIENDOLE A JUAN DE LA COSA QUE TE CLAVE DE UNA VEZ POR TODAS EL ESTOQUE DEL DESCABELLO PARA QUE TERMINE TU PADECIMEINTO, QUE ES PEOR QUE EL DEL TORO, PORQUE DIGAN LO QUE DIGAN ESTE NO ENTIENDE DE ESO SOLO LOS HUMANOS. BUDA DECIA QUE UNA COSA ES EL DOLOR Y OTRA EL SUFRIMIENTO.

Se imaginan que fuera lo

Se imaginan que fuera lo contrario? Los toros "toreando" a los toreros, con todas esas marañas que llevan acabo para garantizar que el torero salga victorioso - ya existiera un grupo sólido y reconocido representando a aquellos humanos sometidos a esas torturas. Es absurdo como una persona dedica su vida a asesinar toros frente a multitudes, mas absurdo aun es que otras personas paguen por ver la masacre de un animal tan noble (dinero que puede ser invertido en causas mas nobles).