Indicadores económicos
2017-10-18

Dólar (TRM)
$2.944,27
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.462,16
UVR, Ayer
$251,97
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,88

Estado del tiempo
2017-10-18

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 03:42

Marea max.: 21 cms.

Hora: 10:28

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La fuerza del pesebre

¿Cómo celebrar la navidad con tanto abatimiento en nuestras conciencias por la inequidad e injustica?

La sensatez no nos dejará caer en el lirismo tradicional reforzado por la propaganda de los centros comerciales. Pensar en el pesebre es reconocer que Jesús nació fuera de su casa, entre animales “porque no había lugar para su familia en la posada”. San Juan nos dice con tristeza: “Vino a los suyos y los suyos no le recibieron”. Desde el principio define su misión: estar del lado de los que no tienen tierra, techo, ni lugar social. A ellos dirige primero su mensaje. Se identifica con ellos y es la única razón para que siga naciendo del vientre de los pobres. Ellos son el pesebre donde reposa permanentemente. Ellos, como ayer, tienen muchos rostros, algunos reconocidos.

En Cartagena muchos niños pasan hambre. No pocos sufren en las calles y algunos sobreviven de pequeños robos. Muchas niñas se prostituyen para ayudar en casa. No faltan los negros que sufren y cargan en cuerpo y alma, el estigma de la discriminación. La mayoría vive del rebusque y de milagros cotidianos. Se consideran explotados privilegiados por un sistema injusto de trabajo informal y de los beneficios vergonzosos de la seguridad social.

Son los “ceros económicos”, olvidados, los hermanos más humildes del Hijo de Dios, encarnado en nuestra miseria. Gritan: “Queremos vivir, ser gente, también somos hijos de Dios. Hasta cuándo, Señor, debemos esperar tu venida y, con ella, tu justicia, ternura y paz.”

En Navidad se escuchó ese grito. Dios deja su luz y misterio, y vive entre los humillados. Se hace un niño que llora entre el buey y la mula. Y les dice: “Ustedes son mis hermanos y hermanas, hijos del Padre querido. Quiero ser para ustedes el Dios con nosotros. Yo enjugaré sus lágrimas. Seré la vida y el derecho que buscan. Mi nombre es Jesús, el Dios liberador, alegría para todo el pueblo.” Justo en este momento aparece el pesebre como expresión de la bondad y del amor humanitario de nuestro Dios. Ahora ya no es el Dios de quien se decía “grande es nuestro Dios e infinito su poder”. Ahora hay que decir: pequeño es nuestro Dios e infinito su amor.

Cartagena tiene que mirar hacia sus hijos más humildes con más profundad que antes. Bendita sea esta hora que nos toca vivir, en la que nadie puede ser mediocre. Nuestro pueblo quiere nacer desde la solidaridad que nos falta, desde la compasión hacia el otro y desde la ternura que expresan las caricias de Dios.

Miren el pesebre de sus casas. Contemplen cómo refleja la humanidad dividida entre los que tienen abundancia y los que carecen de todo: no hay lugar para ellos en la hospedería de la prosperidad. Sólo la fe en Dios puede cambiar el desequilibrio humano. Cartagena tiene que hacer un acto de fe creyendo que el bien es más fuerte que el mal y que la verdad es más poderosa que la mentira. Dios es el niño pobre, recostado en la pesebrera, que necesita ayuda. Nuestro deber es transformar el pesebre en igualdad y dignidad. 

Post scriptum: Para todos, una Navidad serena en familia.



*Director del Programa de Desarrollo y Paz del Canal del Dique.



ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Antes que hacer un pesebre

Antes que hacer un pesebre material que para nada sirve, se deberia examinar el "pesebre" que hay en cada corazon, sea rico o sea pobre. A Dios no le ientresa que se haga el mas rimbobante de los pesebres sino que el hombre le entregue su corazon y todavia siguen empeñados en materializar la vida de Jesus con cosas inutiles.

Por el contrario ecos1954,

Por el contrario ecos1954, quien organiza el pesebre ya se ha tomado el tiempo de organizar a Dios en su vida aunque sea con pequeña fe (como un granito de mostaza, que es todo lo que Dios pide), solo mirar dónde poner a los reyes, a san José, a la Bienaventurada Virgen María, las posadas, los pastores, los ángeles, nos informa que piensa en Dios como alguien concreto que pide un orden a las cosas, y que siendo eterno y atemporal, efectivamente se ha encarnado en la historia. Los exponentes de la iconoclastia moderna piensan que es mejor no ser, que ser (referido a su renuencia a aceptar el Misterio de la encarnación) El hombre es imagen de Dios, si uno se niega a ver el rostro humano de Dios quizá termina adorando a las energías y a la naturaleza, la muy famosa nueva era y el ecologismo.

Y aunque no deja uno de

Y aunque no deja uno de quejarse del acorralamiento comercial que hoy tiene la natividad de Nuestro Señor Jesucristo (con no poca culpa de nos los cristianos), no deja de ser interesante -digo en el caso del no creyente- cómo la celebración de los Misterios de la Encarnación, hasta la Epifanía, traen al mundo una alegría que puede llevar incluso a los que lo rechazan, a la exasperación, que ninguna otra fiesta iguala. Esta misma situación en quien tiene cimentada su fe, su esperanza y su caridad en Jesucristo, produce una alegría sobrenatural, que sabemos, procede del mismo Dios, el Sumo Bien.

si se quiere pensar en

si se quiere pensar en multiples interpretaciones a la hora de comtemplar un pesebre y de alli extraer la comparacion de los aspectos de una realidad marginada y decadente en cartagena es muy natural que de ella se pueda extraer multiples y vistosas interpretaciones que a mi parecer no se hallan muy alejadas de lo que realemente se esta dando, pero si tocamos en un transfondo aun mayor podemos vislumbrar que el pesebre en si y el niño jesus no representan y enmascaran vividamente esta realidad como otros elementos de la propia navidad,en la actualidad podria decirse que nos hemos descentendido del verdadero significado que enmascaran las festividades navideñas consolidadonos precisamente en objetos materiales, propios y representativos de una cultura cada vez mas consumista que se ve simbolizada en regalos, arboles de navidades y adornos cada vez mas llamativos, concuerdo en el hecho de que el pesebre representa todos aquella pobreza y decadencia de una desprotegida ciudad

pero entonces por que se

pero entonces por que se continua evitando generar cambios contundentes ante una cada vez mas amenazada juventud que realmente no se ve nutrida aun con la mejor calidad y verdadera disposicion, me encuentro entre la real y total percepcion de que es muy poco lo que realmente se hace por ella, el verdadero nacimiento del niño jesus seria que dentro de cada uno de nosotros hubiese y naciera una verdadera preocupacion por los problemas que realmente nos atañen pero lo cierto es que lo s comentarios siempre son muy sencillos de lanzar, decearia que los diligentes, fundaciones y sociedades que se especializan en estas ayudas continuacen con su labor,

pero que a la vez siempre se

pero que a la vez siempre se intentace aportar ma, por que siempre es posible hacer mas y eso nunca se pondra en tela de juicio, por el momento solo nos queda atisvar, como un pesebre junto a un muchos mas se aglutinan en las casas de los sectores mas altos, hasta los mas deteriorados y marginados, por que si algo no olvidan aun en medio de la pobreza las personas es intentar cumplir con poner aunque se un par de extensiones de luces en aquellas ventanas que desbordan mas desesperanza que buenos semblantes para el proximo año.