Indicadores económicos
2017-05-28

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-28

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 09:18

Marea max.: 25 cms.

Hora: 01:13

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La guerra y la paz

El país recibió con positivismo el anuncio de la muerte del “Mono Jojoy”, jefe guerrillero que por su carácter beligerante y despiadado se había convertido en uno de los verdugos más temidos por el pueblo colombiano.

No obstante, no pretendo analizar aquí esa victoria militar, sino indagar en las razones por las cuales el Gobierno y la ciudadanía mayoritariamente propenden por una salida militar del conflicto interno. Examinar por qué gran parte de los colombianos aprueba que las fuerzas militares sigan a la ofensiva, continuando con los éxitos obtenidos; en tanto que los dirigentes y militares consideran que les asiste el derecho de hacer la guerra (ius ad bellum), de profundizar en la confrontación bélica, para lograr la rendición de quienes se han levantado contra el orden constitucional.
En la Suma Teológica, Tomás de Aquino estableció tres presupuestos necesarios para una guerra legítima: (i) que ésta sea declarada y se libre por la autoridad pública competente; (ii) que exista una causa justa para atacar al enemigo, o sea, que haya tenido lugar una agresión; y (iii) que las intenciones que se tengan sean lícitas, es decir, que el objetivo de la confrontación tenga un propósito loable, como el de alcanzar la paz.
Hoy, el Estado colombiano tiene la certeza de estar librando una guerra justa, porque confluyen esas tres condiciones: la ofensiva contra las FARC la conduce el Presidente de la República; la guerra es la respuesta a un cúmulo de ataques y agresiones que ese grupo guerrillero le ha causado a las fuerzas militares y a la población civil; a la vez que se tiene la intención firme de que la confrontación conduzca a la paz. De ahí la superioridad moral con que el Estado y la sociedad miran a la subversión. Es tal la legitimidad que tienen para combatirla, que no consideran necesario entrar a dialogar o negociar con ella: no hay nada que aprender del enemigo, éste nada tiene que aportar.
Además, si el Presidente Santos avanza con su agenda legislativa liberal y progresista, puede trasladar al terreno político la ofensiva contra las FARC. Si el Gobierno logra que se apruebe la ley de tierras para restituir a los campesinos dos millones de hectáreas que les fueron usurpadas, daría un gran paso en la solución del problema de la distribución del suelo, que las FARC históricamente han señalado como justificación de su existencia. Y de aprobarse la ley de víctimas, nacería el marco jurídico para reparar a las personas que han sufrido daños, cuestión necesaria para reconstruir el tejido social en el posconflicto.
Habiéndose esfumado el mito de un secretariado intocable, empieza a tomar fuerza la tesis de que las FARC pueden ser derrotadas militar y políticamente, y que las reformas sociales deben adelantarse por los canales institucionales, sólo con actores vinculados a la civilidad.
El Estado puede llevar a las FARC en los próximos años a un escenario de invisibilidad política y reducción militar: uno en que el país adelante reformas profundas sin que la guerrilla sea tenida en cuenta, y en donde el conflicto bélico sea tan esporádico y de bajo impacto que no se afecte el orden público. Para que no le quede a las FARC otra opción que incorporarse a la vida civil en vez de permanecer en la guerra.

*Abogado y Filósofo

tiradojorge@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente!!! muy bien

Excelente!!! muy bien encaminado el articulo, muestra y nos presenta una hipotesis conocida por todos y la remata con una tesis sabia e inteligente. Muy pocas palabras que encierran la verdad del pasado, presente y futuro del conflicto Colombiano con las F.A.R.C.

Jorge,eres nominado para el

Jorge,eres nominado para el Premio Nobel.Fantastica columna que no deja a uno descansar intelectualmente.Primero; dices,que el gobierno apruebe la ley de tierras y que las FARC historicamente han senalado como justificacion de su existencia.Mas de 40 anos peleando por esta justicacion maligna.Millones de colombianos de todas las clases sociales muertos,billones de dinero perdido.Dios mio santo ! Que locura ! Finalmente la masas politicas y el pueblo esta despertando de esta pesadilla ? Que horror ! Ok,confrontemos la presente realidad.Dices, "y que las reformas sociales deben adelantarse por los canales institucionales,SOLO CON ACTORES VINCULADOS A LA "CIVILIDAD". Mi pregunta es:estan listos estos actores a tomar esta responsabilidad patriotica y no camuflados para continuar la destruccion.(1)

A mi me parece que la guerra

A mi me parece que la guerra y la maldad es un negocio.Lo bueno aqui es preguntar como podemos evitar que esta tragedia nacional NUNCA se repita.Recuerda, "aquellos que no recuerdan su pasado,estan condenados a repetirlo". Si este grave problema queremos erradicarlo,la responsabilidad no es solamente del gobierno,es de todos los colombiano. No acabar totalmente a la FARC es como tener a un enemigo fantasma durmiendo al lado de nosotros.Se desapareceran por un tiempo para rejuvenecerse,robustos y darnos la sorpresa tarde o temprano y comenzaremos en la misma vaina. Juntos triunfamos - Divididos nos derrotamos.

Jorgito!!! excelente columna,

Jorgito!!! excelente columna, cada vez son mejores estructuradas, felicitaciones!!! de verdad que ya basta del conflicto armado absurdo que conlleva este país. Tenemos muchas cosas que hacer para que nuestra hermosa Colombia progrese y lo irónico es que tenemos los recursos para hacerlo!!! Ojalá y estas bajas que ha tenido las FARC ya hagan entrar en conciencia a estos insensibles.

Pero recordemos que los

Pero recordemos que los problemas de Colombia no llegan hasta ahí. LA CORRUPCIÓN es el peor obstáculo que tiene nuestra nación para salir adelante...Pilas con los corruptos, hay que denunciarlos y sacarlos de los cargos públicos, y enseñarles a las nuevas generaciones que esas conductas no deben repetirse. Hay que tener más sentido de pertenencia con nuestro país, con nuestra gente, con nuestras tierras, con nuestros recursos!!! HAY QUE TENER IDENTIDAD, es la única manera de sacar a este país adelante!!!