Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-16

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.130,02
UVR, Ayer
$242,55
UVR, Hoy
$242,56
Petróleo
US$52,37

Estado del tiempo
2017-01-16

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 21:53

Marea max.: 8 cms.

Hora: 14:10

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

La inteligencia emocional

Hace algunos días leí, con el interés que siempre me suscitan los editoriales de El Universal, uno cuyo título fue “Seamos amables de palabras y de obra”, el cual se refería a la facilidad con que los cartageneros nos salimos de casillas ante cualquier provocación.

Para mí el tema no es de poca monta porque toca una de las falencias más graves de nuestra cultura individual y ciudadana: la ausencia de madurez emocional.

El emocionalmente inmaduro lleva por dentro su peor enemigo. Puede poseer un alto cociente intelectual, ser profesional y trabajador pero difícilmente podrá llevar una existencia saludable, próspera y feliz.

Al emocionalmente inmaduro se le sale fácilmente la piedra. Reacciona, no con el uso de la razón, sino con el sentimiento, con la emoción. Esto lo convierte en persona conflictiva con el cónyuge, con los hijos, con los compañeros de trabajo y con los amigos. En cuestión de relaciones humanas es víctima de su agresividad incontrolada. Y una persona así vive amargada y es fácil presa de divorcios,  enemistades y depresiones.

En cambio, cuando una persona se decide por cultivar el desarrollo de su inteligencia emocional, todo en su vida empieza a cambiar favorablemente porque esto le permite que la razón dirija su existencia. Poco a poco se va haciendo sereno, ecuánime, aplomado y esto le facilita actuar con prudencia, mirando siempre lo que le es más conveniente, analizando, midiendo y pensando sus decisiones antes de adoptarlas y una vez que las adopta, las realiza.

Tener conciencia clara de nuestro estado emocional y poder influir sobre uno mismo  nos permite sostener buenas relaciones y tomar las decisiones correctas.

La buena respiración es un prerrequisito para desarrollar nuestra inteligencia emocional. La mayoría de nosotros desperdiciamos buena parte de la capacidad de nuestros pulmones. En nuestro quehacer diario si acaso utilizamos una quinta parte de su capacidad  pero las personas que aprenden a respirar bien amplían considerablemente el aprovechamiento de sus pulmones los cuales se llenan de oxigeno y lo irrigan por todo el organismo, especialmente en el cerebro y esto nos produce una sensación de bienestar que se traduce en serenidad y aplomo.

El yoga es un buen método para aplicar, pero hay muchos otros para perfeccionar la respiración diafragmática que nos facilita la conquista del éxito en nuestras relaciones familiares, sociales y de negocios.

Un complemento conveniente es concientizarnos de la importancia enorme que tiene nuestro aplomo y procurar actuar conscientemente como si fuéramos serenos hasta arraigar el hábito.

El Presidente Uribe, dotado de un temperamento fuerte, a base de yoga y de sus famosas “goticas”, pudo capear situaciones difíciles en el orden interno y en el internacional.

Y de las muchas cualidades que le admiro al presidente Juan Manuel Santos, quizás las más sobresalientes sean su serenidad y su prudencia, las cuales le han permitido desempeñar todas las posiciones que ha ocupado con evidente éxito y de las cuales hace gala en el ejercicio de la Presidencia.

Son ejemplos eminentes para tener en cuenta en nuestra vida diaria y para poco a poco convertirnos en líderes en nuestra área de acción y asegurar el acierto en todos los roles en que nos corresponda actuar.

talarame@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Señor Alberto Araújo; cómo se

Señor Alberto Araújo; cómo se ve que los de su clase, no pierden oportunidad, de adular... ; me parece una afrenta a la inteligencia, proponer al expresidente Alvaro Uribe, como ejemplo de manejo de las emocioines, un tipejo gritón, irrespetuoso, temperamental, por algo le dicen en los reencauchados, FURIBE! y, en cuanto al presidente Santos es que es menos expresivo, pero no quiere decir que sea poco emocional. Finalmente , el tema de las emocioines y la no muy bien llamada inteligencia emocional, requiere más argumentación (la estructura psíquica del hombre es EMOCIÓN, RAZÓN Y VOLUNTAD, trabajan juntas pero cada una hace lo suyo)