Indicadores económicos
2017-03-26

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:01

Marea max.: 10 cms.

Hora: 09:36

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La llave mágica

La persona reactiva actúa usualmente movida por los criterios que heredó de sus abuelos o que le sembraron en la mente de palabra o con el ejemplo sus padres y quienes le rodearon durante sus primeros 7 años. Sus reacciones están predeterminadas y dependen  de esos condicionamientos.

Por eso cuando comete un error y alguien le corrige suele responder “es que yo soy así”. O cuando afronta un problema grave dice  “no puedo hacer nada” o “esto me vuelve loco”, etc.

La proactividad, en cambio, es el hábito que nos permite hacernos dueños de nuestras vidas, artífices de nuestro destino.

Quienes han logrado analizarse, conocer cuál es el arte, oficio o profesión en que se sienten más a gusto, que  desempeñan con facilidad y placer, que han podido observar cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades, se encuentran en condiciones óptimas para ejercer la proactividad, cuyo primer ejercicio es trazar su plan de vida.

La persona proactiva reflexiona tranquilamente en quién quiere llegar a ser y qué quiere lograr en determinado período de tiempo, y con esas ideas claras, redacta su misión y su visión de vida.

Muy pocas personas se toman el trabajo de practicar este sencillo y esencial ejercicio  por pereza mental, pero quienes lo hacen suelen conseguir lo que se proponen por aventurado y difícil que pueda parecerle a los demás.

El ejercicio es fascinante. Nos enseña a soñar despiertos y a disfrutar gozosamente cada uno de los logros que vamos conquistando.

En principio, todos somos fruto de los genes heredados y de los puntos de vista con los cuales se forjó nuestro criterio desde nuestra infancia más tierna por la influencia recibida durante nuestros primeros años de vida cuando todavía no teníamos uso de razón y, por tanto, creímos ciegamente cuanto veíamos e íbamos asimilando ingenuamente cuanto nos decían los mayores y aprendíamos del ejemplo de nuestros padres y de las personas con quienes convivíamos para formar nuestro criterio.

No todo en ellos fue digno de ejemplo. Sus enseñanzas no fueron siempre positivas y sanas. Por lo regular ellos también las heredaron de sus mayores y las convirtieron en sus patrones de vida.

En nuestras manos está romper la cadena.

Afortunadamente gozamos de la facultad de autovalorarnos, de conocernos en profundidad y de la libertad esencial de modificar esos criterios y esos comportamientos heredados y aprendidos inconscientemente que han sido parte fundamental de nuestra manera de ser y actuar.

El buen uso de esa libertad se llama proactividad y es la llave mágica que puede cambiar dramáticamente nuestra existencia y la de quienes nos rodean o dependen de nosotros.

De las personas proactivas se dice que tienen iniciativa, saben lo que quieren y utilizan los medios convenientes para conseguirlo. Utilizan provechosamente su libertad. Se hacen independientes y se convierten en líderes en su área de acción.

Ante un problema cualquiera el proactivo dirá: “examinaremos nuestras posibilidades”; “yo elijo esta alternativa”; “controlo mis emociones”; “prefiero tal cosa”; “lo conseguiré pase lo que pase”, etc. Y se desempeñará conforme a lo que ha elegido como su misión de vida.

La mayoría de las personas es reactiva.

Disponemos de una sola existencia terrenal. Ella puede transcurrir como un corcho, sobreaguando a merced de las corrientes, o podemos transformarla en un barco y hasta en un poderoso trasatlántico cuyo piloto y dueño es uno mismo y que puede conducirnos al puerto que nosotros elijamos.

Podemos transformar  muchos corchos en majestuosos transatlánticos que nos lleven con seguridad al maravilloso puerto de nuestros sueños más encumbrados.



info@geniales.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente articulo como todos

Excelente articulo como todos los que acostumbra a escribir el Sr Araujo. Son estimulantes, optimistas, y alientan a cambiar nuestros malos hábitos y conductas por nuevas que nos lleven a cumplir los objetivos trazados. Esta materia (Educacion de la personalidad) debería ser una cátedra obligatoria como las matemáticas. Nuestra sociedad esta falta de impregnarse de estos valores y de una dinámica de superación personal. Sr Araujo y su trayectoria es ejemplo como la de Steve Jobs, Obama, el dueño de Colchones Eldorado en Colombia, etc de que si se puede.

Si estos temas fueran

Si estos temas fueran compartidos por los profesores frecuentemente entre sus estudiantes tendríamos una sociedad mas enfocada en lo importante y en el crecimiento y no jóvenes que malgastan su tiempo evitando con violencia que otros jóvenes, tan pobres como ellos, se acerquen a su barrio.

.....(hoy no se expresó en

.....(hoy no se expresó en primera persona....ha mejorado!!)....

...(¿será ke el señor Alberto

...(¿será ke el señor Alberto hasta esa edad es ke entiende la lamentable condición del ser humano?)