Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La maldición gitana

Los años recientes han presenciado un desplazamiento, cuando no una superposición, o sustitución de tensiones propias de la vida y la muerte en comunidad, al escenario del aparato judicial. Como se sabe éste no agota el espacio de la justicia.

Estas tensiones se refieren a las que se derivan de la discusión del acto político y su probable transgresión de la frontera ética o legal, y las de las respuestas de las personas que se sienten lesionadas por las palabras de los escritores de columnas en los periódicos.

De los pleitos actuales, y que han concluido con diversa fortuna, se pueden recordar el del científico social Alfredo Molano, quién salió absuelto y entre abrazos y aplausos de los manifestantes que esperaban en el patio de los juzgados; el del periodista Luis Augusto González, quien terminó con una pena de 18 meses de cárcel y la solidaridad de sus colegas y lectores; el del escritor Óscar Collazos, quien cerró con una digna conciliación y rodeado de los muchos que apreciamos su obra literaria y su valiente persistencia de polemista.

La controversia de Molano fue con una familia de políticos, ganaderos, agricultores y amigos del folklore; la de González con una política dedicada también a la explotación avícola; la de Collazos con un industrial, comerciante y benefactor.

Ojalá el tema sea materia de estudio en las escuelas de periodismo y en las de avances de la civilización de occidente con sus aplastados desarrollos y matices propios que empiezan a desenterrarse con fuerza por estos días a propósito del agua, de los páramos, de las comunidades afros y las tribus de indígenas y de la minería.

Podría examinarse la tendencia de hoy, demandar por todo, como una sorpresiva y nueva fe de los colombianos en los jueces y juzgados. Y acaso ello sea un logro social ya que a los viejos, traviesos, inocentes, y de felices hallazgos literarios, los panfletarios del XIX, eran expulsados, enviados por el tirano al exilio, sin proceso alguno, o castigados a golpes en acechanzas nocturnas, o citados a duelo sin padrinos. Qué harían los magistrados de ahora con aquel insulto de: su esposa con el pretexto de prestar servicios en un lupanar, se dedica al contrabando. O la no menos famosa de Vargas Vila: los dioses no permitieron que Santos Chocano deshonrara el patíbulo. Ahí está vivo después de haber fatigado la infamia.

O los casos tremendos de condena por hambre del autor de la Ciudad Vencida, o la ejecución al periodista de Manizales, Orlando Sierra. O al otro de Montería. Y al que hacía reír con las verdades para no colapsar de tristeza, de Bogotá DC.

Nos aplacamos: en lugar de exilio, persecución, muerte, amenazas y advertencias, vamos al juez a discutir la injuria y la calumnia.

Una interpretación más mostraría que nosotros, escritores de periódico, decimos lo mismo que se grita en las calles y parques. Sin consecuencia distinta a la información inútil que preserva la conformidad o algún apasionado contradictor lo oiga y grite una verdad distinta.

O estamos presos de la maldición de nunca poder dejar a una mujer, es la misma que en su jeringonza masculla la gitana: que tengas un pleito. Encono y encoñe se parecen. Nunca se sale de ellos.

 

*Escritor

 

rburgosc@etb.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese