Indicadores económicos
2017-03-26

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:01

Marea max.: 10 cms.

Hora: 09:36

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La muerte de mi compadre

Con mi compadre nos conocimos cuando entramos a las aulas de la facultad a estudiar Derecho y Ciencia Políticas y forjamos desde entonces una amistad sólida.

Al poco tiempo comenzamos a decirnos compadre sin la existencia aún de vínculo sacramental alguno, lo que tendría ocurrencia tiempo después para honrar lo que ya habíamos decidido por cuenta propia y sin razones religiosas.

Mi compadre se hizo a pulso en medio de las circunstancias económicas más adversas. Su abuela materna, a quien veneró y de quien siempre se sintió orgulloso, lo apoyó envolviendo tabaco en el mercado público desde cuando este quedaba en el centro de la ciudad y aún no se había consumido en un estallido de pólvora ni había sido trasladado a toque de banda.

Primero se graduó de agrónomo, pero sus metas y ambiciones iban más allá. Por eso entró a la Facultad de Derecho de la Universidad de Cartagena.

Mi compadre fue un hombre libre. Libre de ataduras y de prejuicios. Sólo obedeció en su vida a sus propias normas. Una especie de Zorba de estas tierras del Caribe que aplicó para sí la emblemática canción “A mi manera” que tan famosa hizo Frank Sinatra.

Le caracterizaron su inclinación y gusto por el sexo femenino. De todas las formas, edades y colores. De allí su numerosa descendencia a la que siempre apoyó y cuidó con un sentido tribal que heredó de sus ancestros africanos y que se extendió a sus hermanas, tíos, sobrinos e incluso a sus amigos y colaboradores inmediatos. Por eso se le veía rodeado de un séquito como un príncipe africano, perdido de ruta y de camino. Manes del colonialismo que arrancó de sus raíces pueblos y culturas.

Su figura siempre elegante con ropa blanca, corbata, zapatos capricho, tirantes de diferentes colores para sostener los pantalones de planchado impecable y sombreros de diferentes formas y tonos, se impuso en los juzgados donde fue un litigante inteligente, combativo y exitoso.

Entre los sueños que se le quedaron por cumplir está la publicación de unos libros de su autoría sobre Derecho Policivo y restitución de inmuebles, temas en los cuales fue reconocido y respetado en el medio judicial.

La muerte se lo llevó de repente, una madrugada de un viernes de marzo y lo atacó en el corazón que guió sus tantos lances amorosos y a veces le tendió celadas como esta última, que fue definitiva.

El día de su entierro estuvimos sus familiares, sus amigos, su esposa y cuatro  de las mujeres que le acompañaron en la vida y le dieron hijos. En la funeraria, su gente del Mercado de Bazurto exigió que antes de llegar al cementerio, el féretro fuera conducido al sector donde se vende el pescado y allí le rindieron homenaje con música de acordeón, brindis de ron, canciones compuestas para él, y gritos de “fuego, fuego, fuego”, un código inventado por el compadre a cuyo conjuro distribuía dinero.

Luego, el cortejo fúnebre llegó a los Jardines de Paz, al son de la música, los rezos, las lágrimas y el coro de “fuego”, en singular ritual.

En ese momento, me pregunté: ¿Estaremos ante el fin de una vida o el comienzo de una leyenda urbana?

Compadre Antonio Hernández Blanco, descanse en paz.



madorojas@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

CON RAZON SON COMPADRES TAL

CON RAZON SON COMPADRES TAL PARA CUAL DE LADRONES

OIGA CUADRO RESPETE!!!!!SE

OIGA CUADRO RESPETE!!!!!SE HABLA DE UN MUERTO!!!!OJALA Y TE PREMIEN EN TU VEJEZ!!!!!!!

De lo que leo, concluyo que

De lo que leo, concluyo que el compadre fue un bacán o camaján irresponsable, sin normas ni principios. Es mejor que estemos ante el fin de una vida y el principio de nada.

Gracias Doctor Rojas por

Gracias Doctor Rojas por demostrar el valor de la amistad.
La verdadera amistad no tiene barrera alguna, ni de raza, ni de posicion social ni de nada.
Se es amigo del amigo y basta.
Una grande leccion del doctor Rojas que lo enaltece como persona.
Honor, a quien honor merece. Paz en la Tumba al Dr. Blanco, un Negro de la Quinta, con alma de gorrion que siempre voló alto como aguila. sin olvidar el nido donde nació

Para aquellas personas que

Para aquellas personas que realmente lo conocimos de cerca, fue un gran hombre que se forjó a punta de coraje, de esfuerzo a pesar de las adversidades económicas en que le tocó abrirse paso como estudiante.
A toda su familia ("Mami", Inirida, Johnny y todas y todos) que tuvieron el privilegio tenerlo, mis más sinceras condolencias.
Siempre estará gozando una salsa de Henry Fiol o de La Fania donde quiera que se encuentre, tal como lo hacía en el Mercado de Bazurto, en La Quinta, en No me Toquen, en La Boquilla. O repartiendo las monedas de a $ 100 para el juego del dominó. Siempre lo consideré un padre. Algún día nos volveremos a encontrar.
Con mucho afecto: "El VIejo Mari."