Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La necrofilia

Según El Tiempo, el 4 de enero, Chadil Deffy, de 28 años, se casó en una ceremonia budista con su novia Ann, en Surín, Tailandia. Asistieron sus familiares y amigos. Lo particular es que la prometida había muerto cuatro días antes.

El ceremonial lúgubre lo difundió la televisión tailandesa y muchas fotos en internet muestran a Ann vestida de novia, con una flor en el pecho y una liga blanca. Otras imágenes revelan cuando Chadil le pone el anillo, y la besa en la frente y en la mano. Deffy dijo después de su “Boda Negra” que el mejor regalo será reencontrar a su amada en su próxima vida. Las bodas macabras ocurren poco, pero llaman la atención.

Un caso emblemático fue el del monarca portugués Pedro I, El Cruel, con su segunda esposa, Inés Pirez de Castro. Pedro, aún príncipe, se casó con Constanza Manuel de Castilla, prima de Inés, una joven de la alta aristocracia ibérica, dama de compañía de Constanza, la cual murió en su segundo parto en 1340.

Pedro, que ya hacía “inmoralidades” en secreto con la bella Inés, ya que hacía rato que se la estaba “eating”, se casó con ella y así la aristocrática Inés paso de amante secreta a cónyuge del príncipe heredero. Era tanta la devoción de Pedro por Inés que él mismo la bañaba y posteriormente la perfumaba. Pero, los cuentos de hadas en la vida real no siempre tienen un final feliz. Alfonso IV, rey de Portugal, padre de Pedro, en 1355 le ordenó a varios sicarios asesinar a Inés. Pedro, bravo como el carajo, se enfrentó a su padre y después de varios rifirrafes militares lo asesinó en 1357 y se apropió del trono con el nombre de Pedro I de Portugal. En la ceremonia de coronación hizo desenterrar el cadáver de Inés, la vistió como reina, le puso una corona y obligó a toda la nobleza y a los jerarcas religiosos que besaran los huesos de  la mano de la “reina” y le juraran lealtad. Este sainete necrofílico tuvo un último episodio: al fallecer Pedro I en 1367, sus restos fueron sepultados con los de Inés.

En Colombia ha habido casos de necrofilia producidos por el alcohol y enfermedades siquiátricas. La necrofilia ha sido descrita por muchos autores. Julio Flórez parece que hizo el poema Boda Negra, cuyos versos son la letra de una canción famosa bellamente interpretada por Julio Jaramillo. Esta retrata la necrofilia al describir el caso de un bohemio cuya novia había muerto y que /En una horrenda noche hizo pedazos / El mármol de la tumba abandonada/ cavó la tierra y se llevó en sus brazos /El rígido esqueleto de su amada / se acostó junto a ella enamorado / Y allí en la oscura habitación sombría / De un cirio fúnebre a la llama incierta / Sentó a su lado a la osamenta fría / Y celebró sus bodas con la muerta.

Estos versos también se le atribuyen a Carlos Borges, un cura libertino, quien parece que era aficionado a la necrofilia, una parafilia sexual que por su sordidez sólo es practicada por algunos orates.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese