Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

La oniomanía

En diciembre se desató un frenesí de compras en  los centros comerciales de Cartagena. Un  amigo mío,  célebre por sus apuntes, me comentó: “la gente aquí en Cartagena sale a comprar cosas que no necesita con plata que no tiene”.

Tiene razón, en diciembre, al lado de  las personas que compran los  regalos para el ritual navideño, hay un sector  poblacional que en cuanto reciben la prima de navidad, se les desata un frenesí consumista y se gastan esta bonificación, no contentos con esto, dilapidan todo el salario de diciembre y agotan el cupo de las tarjetas de crédito. 

Estos compradores delirantes padecen de un trastorno denominado oniomanía, un  término que proviene de la raíz griega onio, que significa “para la venta”. Las personas que padecen esta enfermedad que afecta tanto al bolsillo como a la relación matrimonial, viven en un caos financiero permanente, que los hace presa fácil de los agiotistas, en razón de que sienten un impulso incontrolado de gastar, ya que para ellos ir de compras les depara un placer inmenso, con las resultas de que en la mayoría de las ocasiones compran artículos innecesarios. Tras el frenesí de compras, se sienten momentáneamente “chéveres”, algo parecido a cuando un adicto esnifa  cocaína, pero, como en el Santo Rosario,  después de los “gloriosos” vienen los “dolorosos” (o sea los extractos de las tarjetas o los cobros violentos de los agiotistas) y el oniómano se siente culpable al ver el desastre que ha causado en sus finanzas.

La oniomanía afecta más a las mujeres que a los hombres, la relación es 4:1. Para algunos científicos, esto se debe de que en tiempos primitivos los hombres eran cazadores y las mujeres recogían frutos, de allí que la mayoría de las damas tienen todavía el instinto de recolectoras, lo cual, según esta curiosa teoría, hace que la oniomanía afecte más a las féminas. En efecto, una investigación reveló que los hombres reaccionan con elevación de una hormona vinculada al estrés después de estar en promedio más 32 minutos comprando, mientras que una alta proporción de mujeres, sienten un placer intenso y prolongado en los almacenes. Unos ejemplos típicos de oniomanía fueron: Eva Perón, mujer del dictador argentino Juan Domingo Perón, quien tenía más de 800 zapatos, decenas de abrigos de pieles, joyas de toda clase y centenares de vestidos todos confeccionados por los mejores diseñadores europeos (fue la mejor cliente de la Casa Dior) e Imelda Marcos, esposa de Ferdinand Marcos, autócrata filipino, quien  adquirió por cuenta del erario más de 1.200 pares de zapatos, los cuales tenía en varias habitaciones y 900 vestidos de los mejores diseñadores del mundo.

La oniomanía debe ser tratada por siquiatras. En algunos casos los pacientes necesitan  medicamentos antidepresivos, además de la sicoterapia. Ojalá las personas que padecen de esta enfermedad, que por lo que veo son muchos en Cartagena, busquen ayuda profesional, antes de que este trastorno compulsivo haga más estragos en sus finanzas, en su salud y de paso en su relación matrimonial, por la muchedumbre de rifirrafes y trifulcas que genera entre los conyugues esta patología.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese