Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-16

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.130,02
UVR, Ayer
$242,55
UVR, Hoy
$242,56
Petróleo
US$52,37

Estado del tiempo
2017-01-16

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 21:53

Marea max.: 8 cms.

Hora: 14:10

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

La palabra de los delincuentes

Los delincuentes gozan de buen espacio en lo medios cuando deciden incriminar a otros.

Se palpa proclividad para destacar los dichos de matones y pícaros, de funcionarios corrompidos y arbitrarios, y en general de los sindicados de delitos que llamen la atención de las gentes, cuando acusan a terceros con papel descollante en la sociedad. En ciertos casos se percibe en esas divulgaciones cierta fruición de quienes las hacen o autorizan y, en veces, se las presenta como prueba idónea para colocar a otras personas, con justicia o sin ella, en posición de sospechosas o, peor aún, de convictas, por el dicho de los delincuentes.

Quizá ante el desvencijamiento ético e institucional que padece el país sea fácil pensar que cualquier persona es capaz de cualquier crimen y que ser incriminado por un delincuente es algo natural que a cualquiera puede ocurrir. Tal vez el deterioro moral de nuestras conductas y en especial la cotidianidad de los hechos incorrectos de dirigentes políticos y económicos de todos los tamaños determine pensar que todos somos delincuentes, no ya potenciales, sino encubiertos.

Impera una propensión a creer cuanta versión perversa se difunda contra alguien, a pesar de lo correcto que ese alguien haya sido hasta entonces.

Casi que en todos los casos de delitos que acaparan la atención general, la primera reacción de medios y ciudadanos es preguntarse a quiénes va a involucrar el sindicado. Se experimenta desolación cuando el sindicado no abre sus declaraciones con una lista de notables a quienes señale como determinadores, coautores, auxiliadores o beneficiarios de los crímenes imputados. Así llevamos largos meses esperando que uno de los implicados en el llamado escándalo de las chuzadas diga que Uribe lo mandó a chuzar, o que un beneficiario de préstamos de AIS diga que el exministro Arias le exigió respaldo electoral, o que un narcotraficante o un paramilitar diga que Samper le ordenó asesinar a Gómez Hurtado.

Se goza viendo en dificultades, cuando no enlodado, a quien conserva buena fama y a quien, a pesar de las animadversiones, no se le ha podido sentar, con razones valederas, en el sitial de los acusados.

No comulgo con el criterio de descalificar toda aseveración de los delincuentes, pues el hecho de serlo no significa que siempre sean mentirosos, mas tampoco es aceptable tomar como verdad inconcusa cuanto declaren. Su testimonios merecen un exigente examen y deben recibirse con desconfianza, máxime cuando acusar permite reclamar premios. Es demasiado peligroso que una sociedad finque su justicia en el dicho de los delincuentes. Por ese camino, Mancusos y Rasguños, Quicas y demás del mismo talante delictual serán los dueños de la libertad de las demás personas, en especial, de sus contradictores o adversarios.

Y no olvidemos que el inculpar o no a inocentes puede convertirse en expedita herramienta de chantaje por parte de delincuentes que por sus múltiples crímenes ya no tienen honra que perder, escasas esperanzas de libertad y sí mucha codicia, amén de pericia en hacer daño. Terrible que, por el crédito que los jueces les brinden, tenebrosos criminales terminen dictando sentencias a su acomodo y conforme a sus intereses tenebrosos, Así se desquicia la sociedad.

*Abogado – Docente de la Universidad del Sinú-Cartagena

hhernandez@costa.net.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

" Así se desquicia [AÚN MAS]

" Así se desquicia [AÚN MAS] la sociedad".

Tiene razón. Dice el dicho

Tiene razón. Dice el dicho que al caido caerle. Que no hay que darle mucha credibilidad a quien no tiene nada que perder, pero tambien es cierto que hay delincuentes que no nacen sino que se hacen en la medida que se haga necesario. Nunca una de estas piltrafas ha reconocido sus errores, más bien sostienen sus mentiras con ayuda de los corruptos. No importa el debacle que se cause ni a quien se lleven por delante.

La pericia y la codicia van

La pericia y la codicia van tomados de la mano. Personas que dentro de una sociedad aparentan tener un rol o status, tratan de conservarlo a costas de lo que sea. Hasta la verguenza se pierde. Luego vienen las reacciones adversas, la violencia o la forma de hacer pagar al vencedor de manera fácil la derrota. Para eso es el dinero. Con él se compra conciencias, con él se mete miedo, con él se consigue todo. Esto es lo que ha operado en Colombia, por eso andamos llenos de podredumbre.