Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La pelea es cantando

El lanzamiento del Festival de la Leyenda Vallenata, realizado la semana pasada en el Teatro Adolfo Mejía, por invitación del Festival de la Hamaca Grande, fue más que un soberbio espectáculo cultural, otra demostración de las posibilidades de la música en la convivencia pacífica de los pueblos.

Fue un encuentro histórico, que curó con notas de acordeón viejas heridas del alma, causadas por rivalidades y resentimientos entre los máximos exponentes de la música vallenata y la sabanera.

Durante casi cinco décadas no hubo mediación más efectiva para acercar las vertientes culturales que se proyectan a la nación y al mundo desde las tierras del Cacique Upar y desde las sabanas del Bolívar grande. Bastó un gesto de buena voluntad y el poder de convocatoria, para que Cartagena fuera escenario de integración musical regional.

Los eruditos de la cultura popular se dieron un banquete y con seguridad encontraron a lo largo del conversatorio entre los maestros Hernán Urbina y Adolfo Pacheco, argumentos suficientes para ilustrar nuevos capítulos de la historia y evolución de la música de acordeón, con sus implicaciones de doble vía en la vida cotidiana del Caribe.

El público que colmó el teatro no estaba conformado en su totalidad por acuciosos investigadores del folclor o por expertos melómanos, pero igualmente degustó con satisfacción una larga jornada de discusión, matizada con nostálgicas melodías que gritan verdades, angustias, pesares, amores y esperanzas.

Con la incisiva moderación del director de El Tiempo, Roberto Pombo, los maestros Pacheco y Urbina, se trenzaron en un delicioso debate, en el que a pesar de los reproches, prevaleció la armonía y el espíritu de conciliación, que revela la idiosincrasia del pueblo Caribe.

Los ingredientes de desagravio cultural con la Sabana, que eventualmente aportaron a la creación del Festival de la Hamaca Grande en Cartagena, cumplieron su objetivo, pero a partir del encuentro acordeonero del Teatro Adolfo Mejía, trasciende una propuesta mayor de integración y consolidación del evento, como plataforma de enriquecimiento y proyección de la música de la Sabana.

Con ánimo conciliador, Hernán Urbina repitió en varias ocasiones que la Hamaca Grande, canción que contempla la mejor metáfora lograda en Colombia, convoca a mecerse en ella a ritmo de canto e integración, por lo que este festival no puede ser escenario de confrontaciones. “Quien se pare en la hamaca para disparar, se puede caer y fracturar”, insistió.

En el cercano Festival Vallenato, Valledupar abrirá sus puertas y promoverá oficialmente a Cartagena y a su Festival de la Hamaca Grande, una demostración de respaldo y solidaridad que amerita reciprocidad.

Sin perder su esencia como impulsor de la música de la Sabana, nuestro festival, ya convertido en tradición, tiene el deber de engrandecerse y convertir en fortalezas, las exclusiones que la música de estas tierras afrontó en momentos de la historia, por la polarización vallenata del acordeón.

Las anécdotas y experiencias de estos tiempos de desavenencias y reconciliaciones, seguramente continuarán alimentando nuevas creaciones y composiciones, que a ritmo de acordeón le recordarán al mundo que en el Caribe colombiano la pelea es cantando.

*Trabajador Social y Periodista, docente universitario, asesor en comunicaciones.

germandanilo@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese