Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La tierra es de quien la despoja

Las interminables vigilias de la lucha revolucionaria en Colombia de los  años 60, 70 y 80 del siglo pasado, reposaban sobre un axioma que resumía el carácter agrarista de los movimientos marxistas que orientaban ideológicamente aquella lucha y marcaban las coordenadas a las guerrillas que harían posible la utopía de la toma del poder: la tierra es de quien la trabaja.

A quien osara desviarse de aquel precepto del más puro método fundamentalista, le esperaba un juicio revolucionario que fácilmente podía conducirlo al cadalso por disidente o revisionista, según dependieran de Moscú o de Pekín las directrices que sustentaban el partido o línea de militancia.

Pasado un tiempo, el triunfo revolucionario fue cada vez más incierto hasta extinguirse, pero la tierra siguió como eje fundamental del conflicto y de la lucha de clases que por entonces se pregonaba. Y, por supuesto, concentrándose y erigiéndose en factor incuestionable de poder y riqueza.

Es así como de los terratenientes y latifundistas tradicionales a los que pretendía expropiar la lucha campesina de las calendas revolucionarias, la propiedad y usufructo en ganadería extensiva de las mejores tierras de Colombia, sobre todo en la Costa Caribe, pasaron a manos de las mafias del narcotráfico, quienes para preservarlas dieron en constituir ejércitos privados, los paramilitares, cuyo poder político, militar y económico hoy domina y determina el modelo político y de desarrollo en las regiones en las cuales se ancló, desarrolla, reproduce y muta sin contención, Bacrim, el fenómeno paramilitar.

De la sociedad dividida en las dos clases antagónicas que preceptuaba el marxismo pronto se identificó que la sociedad colombiana, además de burgueses y proletarios, estaba conformada por narcotraficantes, paramilitares y corruptos, cuyos aliados más efectivos, como viene a saberse después, se encontraban en la sólida esfera de la nomenclatura oficial.

Y que la tierra, grito de combate del campesinado que la reivindicaba como conquista revolucionaria, ya no sería de quien la trabajaba ni de las masas que luchaban por ese ideal. Bastaron los ejércitos privados del narcotráfico y los aliados políticos y burocráticos que se les adhirieron para que la consigna de otros tiempos se trocara en: La tierra es de quien la despoja.

Y bueno, lo demás es la historia reciente; de vergüenza y lesa nacionalidad: miles y miles de hectáreas despojadas a punta de violencia, tanto a particulares como al Estado; miles y miles de hectáreas de tierras en diferentes sitios de Colombia despojadas a punta de presión y de desplazamiento por los ejércitos paramilitares para entregárselas a narcotraficantes, mafiosos y políticos.

Y hasta para el Fondo Ganadero de Córdoba hubo del “gran despojo de tierra en Urabá”, según denunciara el mismo presidente Santos, algo que en grado superlativo rebasa la audacia delictiva de quienes alentaron y ejecutaron la “refundación de la patria” desde los cuarteles de Santafé Ralito.

ENTRE COMILLAS: “Rico es el que gana más de 4 millones”. (Juan Ricardo Ortega, director de la Dian).



*Poeta



elversionista@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese