Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Laberinto de expresiones propias

Siempre he creído que el lenguaje no es solamente un simple fenómeno de la comunicación, el lenguaje es un proceso de selección de palabras indicadas para nombrar lo que sentimos, es una ubicación de significados en el enmarañado laberinto de nuestras propias expresiones.

Por eso no aprendemos a hablar cuando nos enseñan cada cosa en el mundo sino cuando usamos el idioma para decir exactamente lo que estamos pensando decir, es en esa sincronía que funciona el misterioso mecanismo del uso de la lengua. Los gestos, el estado del cuerpo, el movimiento de las manos, la misma mirada triste y perdida del colombiano revelan la definición más certera de que el lenguaje es la envoltura física de nuestra educación sentimental destinada a ser interpretada por el resto de personas.

Sin embargo, basta con observar atentamente cómo está constituida la sociedad para darse cuenta de que no sabemos usar el lenguaje, y que hemos ido perdiendo la capacidad de poder dejar en él una parte de nuestra personalidad, del carácter que ya no poseemos más que para joder a los demás.   

El día del idioma no se celebra porque muera Shakespeare o nazca Cervantes sino que se vive cada día cuando las palabras que usamos para piropear a la mujer hermosa de la esquina eran las que queríamos usar. A mí ese día me sabe a lápiz Mongol, a poema declamado en un auditorio de colegio público, pero también tiene esa mentira por la cual nos creemos que el mundo está mejor cuando celebramos las letras. ¿Cuáles letras? Si ya nosotros no somos más que una grosería, somos frases gastadas, la misma historia de idiotas perdiéndose en el áspero avance de la tecnología, escribiendo en los celulares, dejando mensajes en las ventanas de los chats. Ya no hablamos tanto pero en cambio escribimos, pero escribir ha sido un verbo reducido a la vulgar organización de símbolos y palabras. Vivimos y andamos sobre el país de los analfabetos, paseamos por las calles de los barrios sin bibliotecas, leemos novelas y cuentos sin entenderlos, entramos en el ámbito inhabitado de las pocas bibliotecas, dormimos cada noche con el único libro que nos persigue de generación en generación y que no es sino la enciclopedia de nuestra interminable violencia, que nos determina como un territorio empantanado en la pobreza, en el desamparo intelectual, en lo más profundo de la porquería y la falta de conciencia…qué idioma vamos a celebrar si el único mensaje que hemos podido crear ha sido el texto colectivo de nuestra propia guerra.

El día del idioma que de verdad tenga sentido para nosotros será aquel en que nos miremos a los ojos y sintamos el terror del otro como si fuera el último signo que quedase en su ya desvalijado orgullo. De modo que puedas piropear sin remordimiento a la hermosa mujer de la esquina con las palabras que querías usar, y mientras todo desaparece de la faz de la tierra en una salva de cadáveres, tú estarás contento de haber sonrojado a una joven en plena calle con un solo movimiento de la boca.



*Estudiante de literatura de la Universidad de Cartagena



orolaco@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese