Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.011,32
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.547,63
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,09

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Las EPS

Entre 1992 y 1995 fueron concebidas e implantadas en Colombia por los gobiernos de Cesar Gaviria y Ernesto Samper dos instituciones privadas que a la larga resultaron nefastas para la clase media y los pobres en general: las administradoras de fondos de pensiones (AFP) y las empresas promotoras de salud (EPS).



Las EPS se introdujeron a insistencia de Juan Luis Londoño, Ministro de Salud de la administración Gaviria, quien entonces ofreció al sector privado que asumiera el aseguramiento y prestación de servicio de salud, en reemplazo del Sistema Nacional de Salud, donde los recursos del Gobierno Central para la salud eran transferidos directamente a la red de hospitales públicos.

La idea era privatizar el régimen contributivo, de tal manera que las empresas de medicina prepagada de ese entonces asumieran las funciones del Seguro Social. Los inversionistas no estaban interesados, pues les resultaba más atractivo administrar los fondos de pensiones. Sin embargo, ante la insistencia del gobierno – influenciado por los tecnócratas “neoliberales” en su afán de privatizar – los grupos económicos fueron incentivados a invertir en la salud, bridándoseles garantías de rentabilidad.

Para esto se creó una estructura donde el dinero es manejado por ellos. Además, como promotoras, se les otorgó el poder de contratar a quienes realmente atienden a los pacientes: las instituciones prestadoras de servicios de salud (hospitales y clínicas en general). También concibieron el Plan Obligatorio de Salud (POS) para efectos de la medicación y, en el caso de las medicinas no estipuladas, se creó el Fondo de Seguridad y Garantía (Fosyga) para que respondiera financieramente por estos.

El negocio es redondo. Los dineros que antes se giraban directamente a los hospitales y clínicas son girados hoy por las EPS. Y las medicinas que estas no querían suministrar porque no estaban en el POS, pueden cobrárselas (los famosos recobros) al gobierno a través del Fosyga.

Un esquema tal ha llevado al colapso del sistema de salud en Colombia y a la quiebra de la Red Hospitalaria Pública. Las deudas a los hospitales y clínicas del país sigue creciendo: a 30 de junio de 2012 el monto total de la cartera llegó a 3,8 billones de pesos. Según la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC), citada por la revista Portafolio, el 55.6% del total de ese pasivo es cartera morosa. Del total de la deuda, las EPS del régimen contributivo son las mayores deudoras, con 1,4 billones de pesos, es decir, el 36.6% ciento del total.

El médico Carlos Francisco Fernández, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, sostiene que el papel de las EPS hace tiempo se desdibujó al punto de formar parte de una cadena tortuosa, donde los dineros tienen un curso enrevesado y traumático.

Todavía es posible rectificar. Según la revista América Economía, de los 35 mejores hospitales y clínicas de América Latina en 2011, ocho eran colombianos, lo que nos muestra que tenemos una red hospitalaria de alta y mediana complejidad, con una calidad reconocida a nivel internacional. Estas instituciones estarían en capacidad de garantizar una prestación de servicio de niveles superiores, y con las cuales se podría arrancar un nuevo sistema de salud integral. Para esto no es necesario tener intermediarios financieros como las EPS.



*Profesor del Programa de Ingeniería Industrial, UTB



jumoral@unitecnologica.edu.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Cesar Gaviria y Ernesto

Cesar Gaviria y Ernesto Samper únicos responsables de los engendros AFP y EPS.
Sus gobiernos presentaron los proyectos de ley. Pudo retirar proyecto o desautorizar ministros si no estaba de acuerdo con desviaciones y orangutanes.
Las AFP y EPS son unos bancos con el agravante que matan gente con tanto especular con nuestro dinero y los de FOSIGA.
Estamos lejos de eliminar y cambiar porque los dueños son los políticos
Solo referendo o plebiscito puede quitarnos esta champeta de la yugular

En forma muy ladina evitas

En forma muy ladina evitas mencionar al artifice y ponente de este ley, al sr. Alvaro Uribe Velez, por que?
Como premio, le dieron años despues, la presidencia de este pais, y bien sabes que a el le toco Saludcoop, parte grande del descalabro de este sistema, acompañado de toda la peor estela de corrupcion habida en Colombia, durante 8 años de su administracion.
Lo mides en termino economicos, y, quien habla de las vidas fallecidas?

Laopinión: Nunca voté Uribe

Laopinión:
Nunca voté Uribe ni votaré. Lo que dices es refrito
Escribí que las AFP y EPS son bancos que matan y no cucarachas
Uribe fue ponente y si como aprobó la totalidad del Congreso no gustó al Gobierno, el Gobierno pudo vetarla como lo hizo (con orangutanes anticonstitucionales) hace unos días con la reforma a la justicia.
¿Cuántas no han vetado los gobiernos? El gobierno de Barco retiró una reforma constitucional porque le estaban guindando micos de narcotráfico. Eso es tener carácter y pantalones