Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Libro con anfo

Ayer, en plena visita del Papa a México, comenzó a circular en ese país un libro que lleva anfo por dentro: “La voluntad de no saber”, publicado por el ex cura Alberto Athié

 y los investigadores Fernando González y José Barba, sobre la bochornosa vida privada de Marcial Maciel, el sacerdote mexicano que fundó Los Legionarios de Cristo y que abusó de tantas víctimas cuantas se cruzaron en su camino de mentiroso, morfinómano y pederasta.

Dos de sus autores –Athié y González– le dijeron a Carmen Aristegui, de CNN en Español, cuál fue el recorrido de su investigación. Transcriben 212 documentos procedentes del Vaticano, que datan de 1944 hasta cuando Miguel Darío Miranda, arzobispo de la capital mexicana, formuló las primeras denuncias contra Maciel, y los analizan con el rigor a que obligan las evidencias que excluyen las tergiversaciones.

En esencia, el libro ratifica y amplía lo que Athié y Barba habían adelantado acerca del conocimiento que el entonces cardenal Ratzinger y el Papa Juan Pablo II tenían de las aberraciones de Maciel, sin que la autoridad vaticana le impusiera sanciones que sobrepasaran la simple condena a una vida de oración y penitencia. Y eso porque ya hasta los efebos habían cantado sus experiencias con él.

En estas circunstancias, el objetivo de la visita de Su Santidad, que era revitalizar la debilitada fe de los mexicanos en su Iglesia, difícilmente se cumplirá después de que se negó a conversar con las víctimas de Maciel y a demostrarles que la Santa Sede no había encubierto la conducta criminal del prelado. El desencuentro con las víctimas fue otra oportunidad que se perdió para enfrentar la verdad, reconocerla y resarcir al Vaticano de su error antecedente.

Las protestas que hubo en el Distrito Federal el mismo día de la llegada de Benedicto, contra su presencia en el país y su ausencia de la capital, son un síntoma de la insatisfacción de los mexicanos, en especial los jóvenes, con sus dobleces en el caso Maciel y las tesis irreductibles de Roma sobre el celibato y el aborto en casos extremos. Su rostro, en la ceremonia inicial, no era el de un pastor a gusto con las ovejas del aprisco azteca.

Es innegable que las religiones han recobrado sonido en esta sociedad de la ciencia, la tecnología y el conocimiento, pero sin ajustar sus cánones a la dinámica también globalizada de un estilo de vida al que se acogen, a hurtadillas y sin miedo a las herejías, sus curas, en nuestro caso. Y eso, o cambia, o conviviremos, por los siglos de los siglos, con el macielismo.

En esa búsqueda anda “La voluntad de no saber”. Athié anunció que, a pesar de que la palabra y las acciones pontificales siguen rodeadas de sacralidad y de respeto, su intención es la de utilizar el acervo documental del libro para impugnar, si él y un grupo de abogados hallan el boquetillo, el proceso de santificación de Juan Pablo II, pues, a juicio de ellos, no debe alcanzar el santoral un vicario de Cristo que tapó las depravaciones de un clérigo libertino y cínico.

Benedicto, con el silencio temeroso que guardó, le habría abierto la trocha a un hecho histórico que desvanecería lo grande que un Papa superior como Juan Pablo II consiguió con su personalidad, su genio y su carisma.



Columnista



carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese