Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Libros

 Ahora en esta prolongada segunda juventud que vivo –juvenez y vejentud la llamé alguna vez- se ha apagado en mí el deseo adolescente y desbocado de adquirirlos, como si fueran los últimos, y traerlos a mi residencia para algún día leerlos, no sin previamente gozar del índice deseoso de encontrar en él las seducciones ocultas de cada uno de sus capítulos. Nunca he sido lector de “best-sellers” ni de textos de moda, porque siempre traté de buscar aquellos sobre ideologías, constitucionalismo e historia política que sirvieran a mi conciencia, de modo progresivo construida democráticamente, así como sobre el sentido indispensable de la oposición constitucional, la tolerancia y la fuerza ecuménica de la actitud izquierdista, propia del liberal-socialismo que profeso. Ello me llevó a tener en mi residencia de Bogotá dos grandes espacios para mi biblioteca particular por la que siempre guardé afectos profundos. Orgulloso me sentía de ella y quienes me visitaban se asombraban del número incalculable de títulos que contenía. Nunca llamé a nadie para que los organizara y era yo quien sin técnica bibliotecológica pero con buena memoria sabía dónde estaba el que requería. La intuición y el olfato me conducían al buscado.
Al trasladar mi residencia a Cartagena, como a fines de 2010 ocurrió, me vi en la necesidad de tomar una decisión sobre la suerte de mi biblioteca en la que incluso hay obras que adquirí cuando era un simple bachiller. Y la tomé: resolví donar la mayor parte de ella a la Universidad Libre de Cartagena de la que nacionalmente fui Profesor, Rector, Consiliario, Presidente del Tribunal de Honor y sigo siendo miembro de su Sala General. La Libre es mi segunda casa académica debido a las afinidades históricas e ideológicas que a ella me unen, cofundada como fue por Benjamín Herrera y mi abuelo Simón Bossa en 1922 durante la Convención Liberal de Ibagué que este presidió, porque la primera fue la Universidad de Cartagena donde me gradúe de Doctor en Derecho y Ciencias Políticas en 1948 y a la que recuerdo con inmensa gratitud.
Desprenderse de libros que como maestros, hijos, amigos y simples conocidos lo han acompañado a uno durante toda una vida no es fácil. Rotos y sangrantes cordones umbilicales surgen en el interior de nuestras querencias literarias, filosóficas, ideológicas, históricas y estilísticas al separarnos de ellos. Muchas lágrimas furtivas y solitarias han brotado por ello de mis ojos sin que yo mismo lo advirtiera. A los libros se les llega a amar, respetar, admirar y seguir con altos arrebatos intelectuales tal me pasó a mí y a tantos como yo que hicieron la suya y consintieron que invadieran sus residencias como plaga amada hasta el extremo de cubrir con fuerza posesiva cada tramo de pared que encontraban. En mi casa de Niza en Bogotá el alma de los libros que la habitaron debe estar recogiendo sus pasos y buscando mis ojos que tanto deleitaron.
Hace pocos días en El País de Madrid leí sobre el caso de varios escritores españoles y latinoamericanos víctimas locativas de sus agigantadas bibliotecas acerca del cual pronto hablaré pues es bueno que la opinión sepa que otros, como yo, también han gozado y sufrido las suyas.


*Abogado, catedrático, ex Representante, ex Senador, ex Gobernador, ex embajador ante la ONU.


jangossa3@gmail.com
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese