Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Los “doce” del Congreso

Veinte siglos después se evoca la historia. En un lugar del vasto y ajeno universo, la humanidad doliente habría de relacionar la noche en la cual un puñado de legisladores, el mismo número de los cuales da cuenta el cronista Juan, trocaron por rútilas prebendas la majestad y honra de la Justicia.

Y rifaron entre ellos y sus asociados de otras guarniciones del poder la túnica inconsútil de la Constitución de 1991, convertida ya en cobija remendada por quienes por reiterada ocasión procedían, como aquella tarde de la crucifixión, a rifar entre ellos y sus convidados el premio gordo de una reforma.

Horrible noche en la cual cesó en las fauces de los doce la independencia de poderes heredada de Montesquieu y gimió la Constitución que, violada en algún pasadizo por la soldadesca disfrazada de civil, se quedó atada por las cadenas de la impudicia y la avilantez.

No obstante, es probable que cuanto ocurrió aquella noche nefanda apenas si conduzca a la sanción mediática del Congreso, porque de la sanción fáctica que amerita tal felonía es probable que nunca lleguemos a ocuparnos los colombianos con la decisión y el coraje revocatorio que la misma demanda.

De lo cual hay razones para predicar con solo devolver los ojos y la memoria a episodios del pasado inmediato. De igual o parecido tenor al de la pirateada reforma de la Justicia que hoy copa espacios en periódicos, radio, televisión, redes sociales, pero de cuyos efectos en la conciencia del ciudadano colombiano poco quedará con el paso de los días.

Ojalá, aunque no es mucha la esperanza que abrigamos al respecto, no resulte esta una escandola más del Congreso, cualquiera sea el número de sus integrantes dispuestos a proseguir con la comedia que para el país es tragedia.

Y las voces y manos que hoy se alzan pidiendo y suscribiendo revocatorias y derogatorias de poderes y mandatos no sean las mismas y contadas voces y manos que siempre se han alzado con dignidad y valor frente a la embestida de fuerzas y poderes legislando, decretando y fallando en provecho e interés propio y en desmedro de la nación.

A esas, hay que sumar y multiplicar las indignadas de millones de colombianos ultrajados, vejados, humillados, por un puñado de felones, algunos de los cuales apenas si saben leer de corrido; otros, carecen de carácter. Y los más, incursos en conductas punibles y delitos ocultos en las mamparas de los poderes que detentan, comercian y truecan.

En tanto no se proceda en masa, colectivamente, a vociferar en contra de quienes se hurtaron la honra y la dignidad del constituyente primario para hipotecarlas en las compraventas del Congreso y de otras instituciones, el poder avasallador de quienes ejercen en uno y otras terminará imponiéndose.

Si bien hay un principio universalmente aceptado, en Derecho como se hace se deshace, aquí no cabe. Y no cabe porque cuanto se hizo rebasa el hecho jurídico y legal. Y lesiona, en grado severo, el atributo esencial de la nación.

Por tanto, cuanto acaba de salir del Congreso de la República, Reforma de la Justicia, mancha la democracia. Y, aunque tenga la patente de legal, no es legítima y atenta contra la nación.



*Poeta



elversionista@yahoo.es

@CristoGarciaTap

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Cristo, muy bueno tu

Cristo, muy bueno tu comentario,,, pero mira,, si es posible, asme un favor,,, yo no soy muy estudiada y al igual que yo habemos muchos aqui,,, pero tu usas vocabularios a veces muy finos para ti y NO entendibles para otros,,, seria bueno que usaras un vocabulario de pueblo para que todas las clases sociales entiendan tus finas palabras.

En conclusion el pueblo no

En conclusion el pueblo no confia en estos congresistas despues esta ley para ellos de quedar en la impudidad sus delitos es por eso que deben renunciar los que votaron principalmente el presidente del congreso , asi como lo hizo el ministro, que ahora le hechan toda el agua sucia a el para evadir respondabilidades, quien asumira estas millonadas en sobrecostos? el congreso se debe reducir a la mitad hay muchos partidos y sobrecostos para la nacion , tanta gente pobre pasando hambre y ellos haciendo lo que quieran con el pais.

una bella manera de decir que

una bella manera de decir que estos funcionarios son unos hampones profesionales, es una lastima que seamos un pueblo descastado, mediocre y tan bruto, que continua vendiendo el voto y asi reeligiendo esta partida de cinicos