Indicadores económicos
2017-02-27

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-27

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:20

Marea max.: 9 cms.

Hora: 11:30

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 33 a 42 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Los enmascarados de la palabra

“Le pido un favor, inserte un párrafo donde alerta a las AUC sobre la importancia del cumplimiento de su palabra ante la opinión pública, de cumplir con el cese de hostilidades, que incluye abandonar definitivamente cualquier participación en actividades del narcotráfico, pues es lo que espera Estados Unidos”.

Así comienza la periodista Claudia Julieta Duque su artículo para Un Pasquín, citando las palabras con las que Carlos Castaño le hacía recomendaciones amistosas al columnista Ernesto Yamhure sobre el contenido de la columna que posteriormente publicaría en El Espectador, y cuyo texto completo se puede leer en http://www.unpasquin.com/PDF-Version/Un-Pasquin-Ed56.pdf

De Carlos Castaño se ha dicho tanto, que parece un ser mitológico de la historia reciente, pero era inimaginable su experiencia como editor, corrector de estilo y de contenido.  Inmediatamente Yamhure reaccionó enviando carta de renuncia a El Espectador en medio de la controversia caótica tras la revelación de los correos que se cruzaba con el cabecilla paramilitar. En la carta se dirige a Fidel Cano señalando que por razones personales se ve en la penosa obligación de renunciar a su columna, y luego aclara que actividades de otra índole le impiden continuar ejerciendo dicha labor.

Vladdo, director de Un Pasquín, grabó una conversación con Ernesto Yamhure, previa advertencia, en la que Yamhure le dice que los mensajes que se cruzó con el líder paramilitar tenían solo una razón académica. 

En medio de la controversia aparece la pregunta por las intenciones de los textos de Yamhure, que peligrosamente estuvieron circulando por 11 años. Desde qué lugares se ha contado este paisito. Una cosa es ser el comunicador de la empresa paramilitar y redactor de sus boletines de prensa, y otra es jugar a hacer un periodismo limpio cuando en realidad se le sirve a quien permanece en la sombra desangrando inocentes.

Tal vez Yamhure renuncie. Tal vez decida no contestar su teléfono atribulado por la prensa. Tal vez le abran una investigación o le den una embajada. Pero qué pasa con los otros Yamhures que transitan entre la tinta y el papel periódico, esos que se atreven a hablar con un muerto mientras fingen un oficio de periodismo independiente. 

Esos que por años han tenido un micrófono contando el país a su antojo y al antojo de las fuerzas siniestras. Cómo los reconocemos. Cómo sabrán los ciudadanos que lo que dicen lo acomodan a intereses particulares, que le sirven al diablo, y cuyos criterios editoriales no aparecen en ningún manual del oficio, sino que se cocinan en un nido pútrido de ratas que desangra esta tierra.

Debemos acabar el letargo que nos permite consumir la información manipuladora que arrojan los enmascarados de la palabra.  En Colombia los paramilitares no fueron los únicos crueles con pasamontañas. No fueron los únicos que cubrieron su rostro. Se velaron los intereses de tantos detrás de un manto bien planchado y un remiendo de pluma.



*Psicóloga



claudiaayola@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Muy cierto, no solo este

Muy cierto, no solo este noble oficio sino muchos politicos que son voceros de los grupos al margen de la ley.