Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Los ladrones de Omar Rayo

Nos sabíamos la dirección de memoria: edificio Barichara, en la avenida 19 con carrera 3ª.

No había razones para echarse atrás, desde siempre soñaba con atracar una biblioteca, entrar con pistolas y cuchillos, amenazando a los lectores mientras iba metiendo en un saco a Dante, García Márquez, Wilde, Verne, Neruda, gritando “todos al suelo” y aguaitando las ediciones más antiguas en los estantes, pidiéndole a la bibliotecaria que me dijera dónde estaban, como si le tocara escupir la clave de una caja fuerte; imaginaba ser un fletero-pandillero de los libros.

Esa vez al Viola y a mí se nos ocurrió una idea: íbamos a robar la obra entera del maestro Omar Rayo. Surgió en una conversación sobre sus cuadros, cuando yo le decía que aquellos podían catapultar nuestro mundo de curvas y de contornos oblicuos a una realidad geométrica perfecta. «El lugar mejor medido en el mundo es su taller en Bogotá» le comenté; «Entonces vamos a robárselos» me dijo riéndose. Pero lo que nos dio risa un momento, se acomodó a lo que habíamos pensado por siempre: él ganar su plata, yo ser un bandido del arte.

Las obras del maestro Omar Rayo, las inéditas, estaban todas guardadas en ese apartamento que el autor usaba de taller y archivo de estudio. Había muerto el 7 de julio del año pasado, su esposa había decidido conservar el lugar y guardar todos sus bocetos y acabados de acrílico sobre lienzo, para que luego se exhibieran en el museo de Roldanillo, Valle.

Figurarse las alcobas llenas de arte tal vez póstumo, encerrado bajo llave, era como entrar en una ceremonia secreta donde se mostraba el corazón desmechado del artista, su vida triangular, sus conflictos poligonales.

Viola lo planeó todo: nadie visitaría el taller durante dos meses, tiempo que nos serviría para actuar, yo compraría los pasajes de ida, y de vuelta cada quien cogía por su camino. Esa vez nos fuimos a dormir con el chiste del diálogo y nos levantamos con la disposición en serio.

El día del robo nos paseamos ocho veces alrededor del Barichara. La mañana en la capital del país era tan fría que las conversaciones quedaban escritas en el aire mucho después de que las personas dejaban de hablar. Por eso le dije al Viola que no comentáramos nada al respecto en la calle. A las diez entramos al edificio disfrazados de técnicos de televisión, subimos la caja vacía de un tv plasma, directo al piso 21. Viola forzó la puerta y cuando la abrió, un polvo artesanal se estrelló en nuestras frentes.

Nos apuramos a meter las obras en la caja, estaba emocionado, era un cuatrero de la pintura cuando Viola me empezó a romper un cuadro con un cuchillo «¿Qué haces maricón?» le susurré con espanto, «Hay que dejar la firma» dijo. Así que esperé a que me diera la espalda y le metí un filazo en la nuca, me estaba echando abajo mis fantasías de bibliotecas y pistolas, maldito. Fui a otro cuarto y puse al Viola debajo de una pila de obras. Agonizaría aplastado por los trazos de un verdadero maestro.

Dos semanas después sigo sacándole provecho a mis días de perfecta geometría.



*Estudiante de Derecho de la Universidad de Cartagena

arquerolivero@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Por favor, no tortures mas

Por favor, no tortures mas nuestra ignorancia, con tus escritos que no se si son estupideces o sandeces juveniles....Todo escrito debe dejar un mensaje, leccion, enseñanza o algo similar, pero lo tuyo atropella la mente humana.

¿Cómo es posible que una

¿Cómo es posible que una vieja amargada le hable así a un joven que está apenas empezando a vivir?

Muy buen escrito, Orlando.

Muy buen escrito, Orlando. Vas por buen camino, serás un gran escritor.
Grande error el de señoras reprimidas que nunca han logrado escribir como este joven prometedor y lo atacan con resentimiento visceral.
Sería una lástima que un talento así se trunque por causa de la crítica malhadada. Por tanto, sugiero a quienes buscan enseñanzas que mejor se vayan a comprar un libro de autoayuda y dejen de leer lo que no entienden.

"Quienes encuentran

"Quienes encuentran intenciones feas en las cosas bellas están corrompidos y carecen de encanto. Esto es un defecto. Quienes encuentran intenciones bellas en las cosas bellas son cultos. Para ellos hay esperanzas.
Existen los elegidos para quienes las cosas bellas tan solo significan belleza.
No hay, de ningún modo, libros morales o inmorales. Los libros están bien o mal escritos. Eso es todo".

Wilde

QUE LINDO CUENTO ORLY, ME

QUE LINDO CUENTO ORLY, ME ENTRETUVO!