Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Los verbos afónicos

Esa noche Carmencita había soñado que tenía la boca más grande que el cuerpo y se encontraba parada sobre un reguero de tierra.

Su boca era tan gigantesca que los labios parecían un juego de colchones pegados y la barbilla le daba a las rodillas cuando vociferaba alguna vocal abierta. En el sueño todo lo que decía empezaba a nacer de la nada, a construirse: galletas polvorosas y su bocadillo cíclope, tiendas de esquina, colegios públicos, palos de mangos, garzas en tumbaga. De pronto, cuando se disponía a deletrear a la gente, un vértigo de cama la hizo despertar lejos de los ángulos de su cabeza: «Ah ya entiendo» dijo desperezándose, «Si Dios no dice que la luz se haga, la luz no se hace».      

La gente de este país es la que se sabe de memoria aquel poema de Neruda que comienza diciendo “me gustas cuando callas porque estás como ausente”, como si se lo hubiesen aprendido de tanto escucharlo en la voz criminal del Estado, en el eco arisco de las calles vaciadas por sicarios y policías autoritarios. A cada rato un campesino honrado se transforma en un guerrillero perforado a metralla sólo porque un batallón del Ejército necesitaba la noche libre para el Día de las Madres; a cada rato hay profesores asesinados que murieron con la clase del día siguiente en la orilla de la boca y con la libreta de asistencia bajo el brazo, con la carpeta llena de exámenes y sueños de una maestría a pesar de ser maestro; y todos los días al mar lo visten con liquiliques de concreto y décimos pisos mientras vamos asomados por la ventanilla de la buseta leyendo los únicos títulos de playa y océano que nos dejaron: Morros Vitri, Alta Mar, Mar del Norte, Las Américas.

Y nosotros como un suéter viejo: sólo damos nostalgia. Algunos quieren alzar la mano para que les den la palabra y no se la dan, otros tienen agujetas de cordones en las bocas y su opinión es la misma que la de un zapato amarrado: cuántas personas no se estarán ahogando con un buche de sermones sin pasar de la molleja, cuántas mujeres acosadas con un trapo viejo en la garganta. La crítica de este país no pasa del silencio, en esta ciudad más hablan los intelectuales muertos desde sus libros que los vivos muriendo desde sus casas.

A cada rato se celebran cumpleaños de ciudades fundadas por personas remotas cuyo único recuerdo de eternidad fueron los holocaustos de la Colonia, porque la gente no entiende que si bien la historia venidera cambia, la historia del pasado también sufre cambios de perspectiva. Todos los días las mismas indias piden limosna, un manglar es cortado, el cangrejo en su parque se pudre, y nosotros mamándonos para adentro nuestros verbos como si nos hubiéramos hipotecado la mala gana.

Gente mía, le gustas cuando callas porque estás como ausente, y los vemos desde lejos y sus actos no nos tocan, parece que los ojos se nos hubieran volado y parece que el miedo nos tapara la boca.

*Estudiante de Derecho de la Universidad de Cartagena

orolaco@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

No se si entendí. Tu primer

No se si entendí. Tu primer parrafo es un relato corto, ficción. Y de allí palante una supuesta columna. Me pierdo. Sigo sin encontrarme contigo, columnista. Un saludo, y espero encontrarme pronto con tu literatura, abandona ya estos híbridos.

"me gusta cuando no escribes

"me gusta cuando no escribes porque no leo estupideces".

Por favor, asi como se ha tratado de corregir la publicacion de foristas con estilos y escritos vulgares, solicito muy respetuosamente que no publiquen mas los escritos de este joven, por respeto a los lectores, no me digan que si no los acepto no los lea, ya que ocupa un espacio haciendolo improductivo.

El estilo de relato literario

El estilo de relato literario que se encuentra sujeto a un exegetismo de versos, y del estilo de la lingüística, se encuentra atado a una cadena de tormentos, una condena inevitable. el estilo es propio de cada autor. Criticar por estilo es no criticar.
Me parece que el autor se compagino con una problemática que nos sumerge en el atraso y en el subdesarrollo decir que estos escritos son basura, es condenar a los que se atreven a quitar de sus bocas los cordones de los Zapatos, los invito a que en vez de perder el tiempo leyendo farándula y chismes. lean estos escritos que los que no aprecian son los que aun están sometidos al silencio que llevara en sus espaldas el ataúd de su sepulcro

Exelente columna. Galeano

Exelente columna. Galeano escribió en un libro "hemos guardado un silencio muy parecido a la estupidez", ¿hasta cuando vamos a estar callados?, la tal Ecos no es más que una vieja amargada, las críticas tienen que servir para algo, tal Ecos no usa las críticas para nada, realmente no tiene el menor sentido de la opinión ni el decoro. Lastima que quienes lean este periodico sean las personas más vulgares!

Orlando, tus escritos son un

Orlando, tus escritos son un grito joven que invita a no callar. Siempre encontraras personas que disientan de lo que dices, que eso, no impida que sigas diciendo lo que tu alma joven siente. La ciudad necesita más gente como tú, arriesgada, intrépida, irreverente y con el profundo amor que se denota por el lugar que habitas. Continua tejiendo tus palabras abiertas que bastante falta nos hacen.

Buena columna. No hagas caso

Buena columna. No hagas caso a comentarios de gente que se escuda en ellos para ocultar su ignorancia... Seguramente no entienden ciertas cosas del lenguaje...pero el mensaje, a mi parecer, está ahí!

Me gusta mucho esta columna,

Me gusta mucho esta columna, en especial el mensaje y el trasfondo social que tiene.
respecto a comentarios vacíos anteriormente solo diré:
"El hombre de talento es naturalmente inclinado a la Critica, porque ve más cosas que los otros hombres y las ve mejor". Montesquieu

Excelente columna, Orlando;

Excelente columna, Orlando; solo se puede expresar de formas tales la problematica de nuestra sociedad usando el lenguaje como una sinfonia y no como un distorsionado y molesto altavoz, como cree Ecos. Creer que para criticar hay que gritar a diestra y siniestra solo muestra la decadencia de la sociedad colombiana del siglo XXI; solo revela las exequias de la educación en la nación, perdidas desde hace mucho tiempo...

Excelente columna, Orlando;

Excelente columna, Orlando; solo se puede expresar de formas tales la problematica de nuestra sociedad usando el lenguaje como una sinfonia y no como un distorsionado y molesto altavoz, como cree Ecos. Creer que para criticar hay que gritar a diestra y siniestra solo muestra la decadencia de la sociedad colombiana del siglo XXI; solo revela las exequias de la educación en la nación, perdidas desde hace mucho tiempo...