Indicadores económicos
2017-12-18

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-17

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 20:30

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Madres machistas

El libro “Los caballeros las prefieren brutas” inspira una serie de TV y una obra de teatro. Que en pleno siglo XXI este tema dé para tanto, demuestra que estos estereotipos banales siguen afincados en nuestra cultura.



En su columna de El Tiempo, Florence Thomas reacciona defendiendo a las mujeres inteligentes y argumenta que no es cierto: que cada vez hay más hombres que nos prefieren inteligentes, apasionadas, exitosas profesionalmente, para lograr una relación de pares que permita que la vida se comparta con camaradería de cómplices amantes.

Pero, ¿Lo único importante es saber cómo nos prefieren “los caballeros”? ¿Habrá preguntarse cómo los preferimos nosotras a ellos? ¿Por qué en vez de importar tanto sus preferencias, no nos cuestionamos las nuestras y luchamos para que abunde el tipo de hombres que queremos?

No creo que un hombre inteligente prefiera a una mujer bruta a su lado; estoy casi segura de que quien las prefiere brutas, sufre carencias que no le permiten interactuar de tú a tú con una mujer inteligente. Parte de la vida en pareja está en discutir como iguales, conciliar puntos de vista y armar un proyecto de vida, juntos, que no se rija por el poder tradicional del hombre sobre la mujer.

Por si no lo sabían, nosotras los preferimos amorosos; fuertes pero tiernos, flexibles y cariñosos; que nos hagan el amor desde muy temprano y todo el día. Si es permanente, el sexo que tanto une e importa, llegará fácil, llenando de verdadero placer la vida de ambos. No los preferimos sólo exitosos y ricos, sino sobre todo sensibles y generosos de alma. Que sepan y se permitan entregarse sin reparos ni condiciones. Que cuiden su físico, como esperan que lo hagamos nosotras. Nada nos desalienta más que un hombre descuidado. Y sí señores, los preferimos inteligentes; una amiga decía con tino, que no hay nada más seductor que la inteligencia.

¿Será que como mujeres-madres estamos criando hombres así? En la impactante y bella película Chocó, que inauguró el pasado FICCI hay una escena que pudo pasar desapercibida: Chocó obliga a su hija a cederle la única silla que tienen en la mesa de comer al hijo varón, solo por serlo. Esa mujer, que sufre los horrores de un marido maltratador, violador y bueno para nada, sin darse cuenta, con este acto sutil, perpetua su desgracia en otras mujeres y prolonga el esquema de privilegios injustos del hombre sobre la mujer.

Cuántas de nosotras en algún momento habremos tenido comportamientos similares pidiendo a nuestras hijas que tiendan la cama al hermano, o le recojan los platos o impidiéndoles salir hasta cierta hora pero a su hermano no y tantos otros en los que privilegiamos los derechos de los unos sobre las otras, sin razón. ¿Reproducimos nosotras mismas el machismo contra el que tanto luchamos? Tenemos una responsabilidad enorme en cómo criamos a nuestros hijos e hijas.

Al criar hombres afirmándoles estas prerrogativas, y a mujeres que las acepten, fomentamos que más mujeres sigan sufriendo lo que hemos sufrido durante años. Es tiempo de reflexión y cambio de patrones.



*Directora del área de Internacionalización de la UTB, Estudiante de literatura de la UNAB



iliana.restrepo@gmail.com



*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

De muchas maneras se sigue

De muchas maneras se sigue atentando contra la igualdad que reclama la mujer. La música de hoy, los medios de comunicación, etc., la muestran, con su complacencia, como un objeto sexual, como una mercancía. Se ha retrocedido porque hoy vale más (según el estereotipo de los medios) mostrar un buen cuerpo que un buen conocimiento (cerebro). No se dejen minimizar de esa manera.

El quinto párrafo, "fuerte

El quinto párrafo, "fuerte pero tierno, flexible y cariñoso", "no solo exitosos y ricos, sino sensibles y generosos"... ¡puchas!, eso no lo concilia nadie; pobres mujeres, no saben lo que quieren, y si lo saben (como la autora) ese tipo no existe -por eso es que reconoce al final "hemos sufrido"-. ¡Una sociedad llena de "hombres" como el descrito por Iliana!, estaría llena de conflictos existenciales, o asemejaría a una mujer en su período -esta última afirmación es fisiología, no machismo-
¡Feliz día de la mujer!

Y sobre todo y más

Y sobre todo y más importante, un tipo así lo más probable es que esos genes no pasan a la siguiente generación.