Indicadores económicos
2017-03-27

Dólar (TRM)
$2.913,48
Dólar, Venta
$2.887,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.172,48
UVR, Ayer
$246,88
UVR, Hoy
$247,12
Petróleo
US$47,73

Estado del tiempo
2017-03-28

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:50

Marea max.: 14 cms.

Hora: 23:57

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 14 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Mártires y labiales

Digamos por un momento que “A” es una mujer y que “J” es un hombre. En un viernes cualquiera “A” se baja del bus que la deja en el barrio donde vive.

Camina por las calles polvorientas, con el cabello suelto cayéndole en la espalda como un relámpago de carbón. Observa una o dos panaderías, las  mismas de siempre en un barrio olvidado por el tiempo como la mayoría de la ciudad. “A” abre la puerta de su casa. Nota que en la sala no hay nadie, y luego se dará cuenta de que la casa está completamente vacía. Sólo ella en su soledad de estudiante.

Llega a su cuarto donde se quita la ropa y después entra al baño. El agua de la regadera empieza a caer sobre su cuerpo, el jabón, el champú, las baldosas se encharcan de espuma y melancolía. Antes de salir del baño se mira detenidamente en el espejo y no sabe que será la última vez que sus ojos la encuentren desnuda en un reflejo, goteando de agua como una orquídea escurrida en la lluvia, como un acuoso presagio de muerte.

Cuando entra a su habitación “J” la espera. Tiene un machete en una mano y un bidón con gasolina en la otra. “A” está sorprendida, pasmada, “J” no tiene por qué estar en aquel sitio, pero ahí se encuentra, y le da varios machetazos en el rostro y en el resto del cuerpo. Ella grita pero nadie parece escucharla. “J” la empapa de gasolina y luego la prende en llamas. “A” corre desesperadamente al balcón y vuelve a gritar, con la garganta inflada por el aullido desgraciado de los inocentes. “J” escapa, y se pierde en la tarde de la ciudad.

Los vecinos acuden con sábanas para apagar el fuego, pero “A” ya está condenada, es inútil, llora con el alma ensartada de hogueras y cristales rotos. 24 horas después “A” muere en el hospital y es una más en la estadística.

Digamos que “A” también eres tú y que “J” puede ser cualquiera, o que “A” es tu mamá, tu hija, o tu mejor amiga. El punto es que no estás a salvo en este país y sus problemas, el punto es que por ser mujer muchos te ven como un simple objeto al que el viento le levanta la falda igual que una bandera, triste y sensual.

Aquí en las calles andan hombres peligrosos, y no por como están armados sino por como piensan, y ninguna sociedad avanza moralmente cuando cree que por diferencias físicas unos individuos son superiores a otros. La superioridad apesta. El año va arrastrando senos y cadáveres a través de sus días, el calendario huele a llanto con esmalte, a sollozo juntado con tacones, a suave perfume evaporado en el cuello.

Es el momento de indignarnos por todo esto, aunque las noches guarden para ti un puño secreto y tu rostro en el espejo quede salpicado de corozos, aunque sólo estés tú en medio de la madrugada, descompuesta y temblando.

No importa lo que pase ahora: igual rechazarás como nunca estos crímenes y pensarás en las otras mujeres, compatriotas de la misma república de mártires y labiales. 



*Estudiante de literatura de la Universidad de Cartagena



orolaco@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Siguen y siguen los crímenes

Siguen y siguen los crímenes contra la mujer. Hay varios problemas: primero LAS MUJERES NO ESTÁN ESCOGIENDO BIEN A SU PAREJA y cuando ya llevan mucho tiempo juntos se dan cuenta que no era el que creían, segundo EL MACHISMO TIENE SUS ADEPTOS y eso ya es mucho decir, hay mucha intolerancia en este país, un ataque de celos puede matar a alguien. Tercero HAY MUCHA IMPUNIDAD, y si el Estado no hace nada para apresar a estas personas violentas obvio que van a seguir pegándole a las mujeres.

Digamos que el hombre que

Digamos que el hombre que golpea a una mujer es un bruto maricon, pero realmente es un macho tipico de esta sociedad enferma, de esta sociedad abusada, en que que hemos crecido viendo qyue todo hay que arreglarlo a los golpes, a los maldita sea, somos una sociedad muy enferma y la pobre mujer es una de las victimas mas frecuentes, algunas por bruticas, pues ha pesar de conseguir compañeros maltratadores, lo s adoran y siguen viviendo con ellos