Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-18

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 02:19

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:09

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 06 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Más allá de las pandillas

El reciente asesinato de la joven Elvira Barraza, en el sector 11 de Noviembre de Olaya Herrera, perpetrado, al parecer, por el exnovio de la víctima, pone de manifiesto la urgente reflexión sobre la violencia contra las mujeres.



En poco más del 95% de los casos de violencia entre pareja, se identifica a la mujer como víctima. Datos numéricos que representan uno de los más perversos daños del patriarcado. Sin embargo, el caso de Elvira pone en evidencia otro tema no menos preocupante, y es la abrumadora violencia que afecta a los residentes del sector 11 de noviembre.

Algunos barrios de la ciudad, son reconocidos por la presencia – casi histórica – de pandillas. Jóvenes que son afectados por múltiples factores, y que encuentran nicho y oportunidades en el grupo social que los acoge. No se llega a ser pandillero porque se tenga al diablo adentro – no al menos desde mi perspectiva -, se llega a ser pandillero por una serie de condiciones sociales, psicológicas, económicas, e incluso políticas que se suman.

Tradicionalmente, los enfrentamientos entre pandillas eran caracterizados por una lluvia de piedras, ataques nada inofensivos, pero que resultan casi pintorescos al lado de las dimensiones que tiene el conflicto actual.

Pandillas como Los Pollos – a la que al parecer pertenecía el victimario de Elvira -, y Los del Pueblito, se enfrentan regularmente en el sector. Algunos vecinos señalan que desde el 1 de enero ha crecido la ola de terror, después de que resultara apuñaleado uno de los jóvenes y los compañeros tomaran represalias haciendo disparos contra las casas.

Resultaron heridas personas que no tenían relación con la disputa, y la policía, según informan residentes, se enfrentó con los jóvenes pandilleros. La tranquilidad duró poco, pues en repetidas ocasiones las luchas territoriales terminaron en nuevas agresiones contra la comunidad. Algunos hechos no se denuncian por temor a nuevas represalias, pero se habla incluso de agresiones sexuales a mujeres y a hombres homosexuales.

Las dinámicas de las pandillas se han transformado con la presencia de empresas delincuenciales que están lejos de ser producto de jóvenes conflictivos. La lucha por los territorios adquiere otros matices, van quedando atrás las amas artesanales. Ahora se financia armamento y municiones.

Los jóvenes, desde temprana edad, son reclutados al servicio de la mensajería, por la que pueden ganar 20 mil pesos por una “vuelta”. Poco a poco los van involucrando en el negocio, pueden ganarse 80 mil por un turno como distribuidores de sustancias, o incluso incursionar en el sicariato.

Las pandillas sólo son el iceberg, no representan la complejidad del problema. Su función es instrumental, más allá hay un tema estructural y poderoso, que se deriva de lastimeras visiones de desarrollo y que responde a intereses de mayor alcance, que guarda relación con otras lógicas de la ciudad, mafias cuyos nombres apenas se susurran por miedo.



*Psicóloga



claudiaayola@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese