Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Medio pan y un libro

Leyendo entre mis archivos la alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931 en uno de sus párrafos dice:

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social”.

Esa es la interrogante que revolotea constantemente en la cabeza de mis estudiantes al analizar la situación de nuestra ciudad y país cuando me manifiestan en la clase de Economía y Política que a muchos de los gobernantes no les interesa que el pueblo se eduque ya que si todas las personas fueran estructuradas y copiosas en conocimientos no podrían ser maniatadas ni esclavas del discurso retórico que predica la mayoría.

Se piensa que los jóvenes de hoy en día por aquello de la tecnología y la inmediatez de la información no les importa o poco les interesa lo que ocurre a su alrededor. Se comete un grave error, estamos equivocados. A pesar del diluvio escéptico, del abanico de carreras a escoger, moda ligera y comida light, ellos se van encausando y desean que desde su mirada la situación económica, política y social cambie.

En una mesa redonda hablando de epistemología lancé una pregunta: ¿Qué pasa si alguno de los que está aquí no tuviera la oportunidad de estudiar? Inmediatamente escuché a uno de ellos responderme: Termina en la cárcel. A manera de broma (con todo el respeto para los que practican este oficio) les hubiera dicho: pelando cebollas, pero nunca algo tan puntual como lo expresó ese joven de 15 años.

Es obligación sin lugar a dudas educar al otro, es un deber sin excusas contribuir en la solidificación de pensamientos argumentativos, interpretativos y propositivos.

En otro aparte del discurso FGL dice:

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita”.

Tener la oportunidad de recibir educación en todo el sentido de la palabra, no sólo es abrir la mente para no quedarse como dice la canción: … no sabe más que la U, un borriquito como tú, yo se más que tú…”, es ser capaz de manera coherente y ordenada, con voluntad propia, corresponsabilidad ciudadana, desarrollarse como persona para ser útil dentro de una sociedad y para la misma sociedad dentro del contexto que se desenvuelva cualquiera que este sea. Es la clave para lograr el progreso.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

*Escritora

licorcione@gmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La ultima vez que estuve

La ultima vez que estuve visitando mi querida madre linda CARTAGENA DE INDIAS charle con muchos compatriotas en todos los aspectos, sociopolitico, ambiente, economia, muchas cosas. Cuando departi de mi natal, sagrada ciudad, unica en este universo casi me enfermo de tristeza, dolor, ansiedad, desespero impotente, mi pueblo es tragedia, un desastre ! Porque ? Mi impresion fue de un pueblo en absoluta desorientacion espiritual - sicologica. El tiempo han transcurrido, y casualmente hacen 3 o 4 dias leyendo este periodico que adoro tanto mire un articulo que decia, "los cartageneros no son optimistas."
Hoy he llegado a la conclusion; mi pueblo esta casi muerto. Porque ? Mi pueblo Sicologicamente y espiritualmente esta DESINTEGRADO ! Como le va Lidia ? Estoy en coma..., no se como rescatar a mi querido pueblo. La verdad ? No se, ni tengo ideas... (!)

Es posible clonar los

Es posible clonar los temerarios heroes temerarios de nuestra ciudad heroica. El ultimo, creo, fue Pedro Romero...Y aunque yo sea el heroe tampoco venceriamos, Porque ? La lucha aqui no es de un individuo, la lucha es colectiva. Cada cartagenero (colombiano) tiene que hacer un inventario personal de lo que EL, ELLOS desean, a donde quieren dirigierse. Usar esa fuente de energia que tenemos innatamente hacia la transcendencia, a la busqueda de la perfeccion. No tengo mas que agregar. Lidia un abrazo fuerte, optimista y un saludo a mi sagrada gente cartagenera. Ciao. (2)